Bibliotecas en la nube

¿Cuál será el futuro de la industria editorial? La pregunta me la hacía ayer mi amiga periodista Elisabeth G. Iborra, para un reportaje que está elaborando. Ella me insinuaba que la famosa computación en la nube podría ser una solución. La verdad es que le envié un mail medio incendiario arremetiendo contra el intermediario-que-sobra, los talibanes del copy right, la literatura de canapé, los libros pelotazos impuestos desde arriba. Después, meditando un poco, recordé bellos ejemplos de literatura 2.0, de caminos a seguir. Me vino a la mente la editorial Bubok (autoedición), Dpr-Barcelona (combina papel y digital), Libro de notas (¡inician camino editorial!) o el maravilloso Orsai del ´comandante Casciari’, la editorial donde los lectores son editores. Elisabeth me presentó el proyecto Liibook (100% de remuneración para el autor, con licencias abiertas). ¿Y qué decir del visionario proyecto Traficantes de Sueños? ¿Y de la genial iniciativa #compartecultura del gran @kurioso?

Me centraré en la etérea nubecita, ese rincón virtual que hace que el intermediario sea tan útil como un florero en medio de la jungla. Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid y que el pasado 1 de enero los herederos de James Joyce perdieron los derechos de copyright de sus obras (pasaron a dominio público, como tantos otros), me limito a recomendar algunas nubebibliotecas. La mayoría sin copyright.

Cultura en la nube. Espectacular proyecto de la Fundación Cultural Germán Sánchez Ruipérez y Conexiones Imrpobables. Desde Peñaranda de Bracamonte (Salamanca) dan lecciones a una industria anquilosada con un proyectón de cultura en streaming, de cultura en la nube, basado en licencias abiertas (copyleft / creative commons). El vídeo que abre este post es de la Fundación.

Bookcamping.cc. Confieso que esta biblioteca colaborativa (palabra que por algún misterio insondable no sale en el diccionario de la RAE) surgida a la “luz del 15M” es mi ojito derecho. Cualquier persona puede subir libros libres a la nube de esta biblioteca organizada en diferentes estanterías. Cuando tienen copyright se señala el link de dónde comprarlos. El aviso para navegantes (todos los que desde arriba no entendieron nada del 15M español) es genial: “Algunos libros para entender cómo hemos llegado hasta aquí (porque no hemos salido de la nada). Y tú, ¿qué libros te llevarías a tu plaza / acampada / bookcamping? .

Archive.org. De todo con licencia “dominio público”. Vídeos, libros, fotos, software…

Project Gutenberg. Más de  38 mil libros para Kindle, Android, iPad y iPhone.

Publicdomainworks.net. Todo o tipo de contenido (incluso artículos académicos).

Dominiopublico.gov.br. Sí el .gov no es un hackeo. El Gobierno de Brasil lanzó esta biblioteca digital realizada con software libre para encontrar obras en cualquier idioma con licencia dominio público. ¿José Ignacio Wert, ministro de pro, estás por ahí?

¿Se me olvida alguna? Seguro que muchas. Envía tus links al hashtag #bibliotecasenlanube de Twitter

 

Mi web: bernardogutierrez.es Dirijo la consultora futuramedia.net. En Twitter soy @bernardosampa

Queremos #chalecosparatuiteros

 

Reniego del chaleco para periodistas que la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, quiere promover entre los profesionales del sector. Lo tunearé. Lo convertiré en un #chalecoparatuiteros. Se lo daré a un parado para que cubra en primera línea la creciente represión policial de España. Se lo regalaré a un estudiante valenciano para que informe desde su teléfono móvil sobre la #primaveravalenciana. Donaré mi chaleco pomposo a un ciudadano que esté reivindicando sus derechos en una plaza pública. Lo revenderé para registrar el dominio Chalecoparatuiteros.es. Ahora, una ronda de argumentos.

Soy periodista. Hace muchos años que soy miembro de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) y de la International Federation of Journalism (IFJ) de Bruselas. Las asociaciones de periodistas son útiles, siempre que luchen por la libertad de expresión, la defensa de la profesión y las condiciones laborales. Defiendo la libre circulación de periodistas por el mundo. Su papel (nuestro papel) todavía es importante. Condeno frontalmente los ataques a periodistas y fotógrafos que se han producido reincidentemente desde el 15 mayo de 2010 en España.

Soy periodista, sí. Pero hace un tiempo que en mi perfil de Twitter he colocado la palabra “posperiodista”. El ecosistema informativo ha cambiado radicalmente: la información ya no es monopolio de los medios. Los ciudadanos informan. Muchos compañeros tuiteros cubren mejor las plazas / calles que algunos compañeros periodistas. Y, sobre todo, llegan antes. Sí, señora Cristina Cifuentes, el tuitero @fanetin es más grande que @el_pais en algunos mapas informativos.  Incentivar el uso de chalecos para periodistas es una estrategia tosca. Cifuentes quiere convertir Madrid en Bagdag. Quiere transformar las plazas públicas en un territorio en guerra. Distribuir #chalecosparaperiodistas no es un guiño a la prensa. Es un clave para que la policía reprima su porra fácil frente a los achalecados. Es un guiño para que la policía apenas atice a ciudadanos No Periodistas. La señora Cifuentes ignora la ordenanza de Carlos V de 1523 que define a la plaza como un “lugar de encuentro para todas las funciones sociales, oficiales o de diversión y esparcimiento”. Y los chalecos para periodistas son un paso más en la estrategia de criminalización de los movimientos ciudadanos altamente digitalizados que han roto el monopolio informativo de la prensa. El chalequito facilón es otro intento de deslegitimar ese movimiento pacífico (15M) que el PP elogió tanto en su informe para conseguir los Juegos Olímpicos de 2020. El próximo paso será empotrar periodistas en las fuerzas policiales, como hacen los marines estadounidenses en sus guerras. Los beduínos del Sahara o los samis nómadas del Ártico han visto las tétricas escenas de la represión policial en Valencia. Pero Ellos Allá Arriba siguen manipulando, ayudados por los guiñoles de cierta anti-prensa chalecable: los manifestantes son violentos.

Cifuentes, señora de la guerra, becaria de emperatriz: no queremos chalecos para periodistas. No queremos que Madrid sea Bagdag. Queremos las plazas con las que soñó Carlos V, el emperador perroflauta. Queremos que ningún ciudadano sea vapuleado por las fuerzas policiales. Queremos que los periodistas informen. Queremos que los ciudadanos retuiten las plazas en tiempo real. Queremos una #twitternación sin represión. Y si ustedes – FAPE y Delegación del Gobierno – insisten en que me coloque un #chalecoparaperiodistas empezará la batalla del #chalecosparatuiteros. Además, la FAPE perderá un asociado. Y Cifuentes ganará un enemigo (ya que para algunos todos somos enemigos del poder).

No a la guerra. #chalecosparatuiteros ya. 

Este post  y sus reacciones estará asociado al hashtag de Twitter #chalecosparatuiteros

Gran Bretaña desde arriba

“Las ciudades pueden ser consideradas flujos de personas, vehículos e información”. La cita de la socióloga Mimi Sheller, investigadora de movilidad urbana en Universidad de Drexel, nos ayuda a entender esa nueva red formada por personas y objetos conectados a través de datos. Lo que más me fascina es cómo estas nuevas telarañas de bases de datos espesas se transforman en coloridas animaciones y/o gráficos. La estadística hecha arte. Toneladas de datos, en dinámicas herramientas para todos los públicos. Quiero destacar algunos trabajos de visual data realizados en Gran Bretaña (uno de los rincones más avanzados al respecto).

Bicicletas de Londres. La animación fue realizada por Martin Austwick (@sociablephysics) y Oliver O’Brien (@oobr) basada en datos de Open Street Map del 4 de octubre de 2010, cuando hubo huelga de metro en Londres. Un gran trabajo realizado en CASA-UCL. Además, se realizó un mapa de las bicicletas de alquiler de la ciudad.

Taxis de Londres. El estudio 422 South (uno de mis favoritos) viene realizando una serie de visualizaciones titulada Britain from above, bastante premiada. Esta sobre el flujo de taxis en Londres fue realizada con información del Sistema de Posicionamiento Global (GPS), fue uno de los primeros.

Tráfico Aéreo. Otro trabajo de 422 South, más reciente, utilizado por la BBC. Y más espectacular: visualización del tráfico aéreo de Gran Bretaña.

 

 

La fusión definitiva de lo virtual y lo real

*El prestigioso medio Tic Beat me invitó a escribir un artículo sobre tendencias para 2012. Replico el texto que publiqué  hace unos días en la sección Trends 2012 de Ticbeat.

En los últimos dos años llevo insistiendo mucho en el concepto de ciudad híbrida, en la fusión del ciberespacio y el territorio. De hecho, la cada vez más nombrada Web 3.0 se encamina a una mezcla de sensores de datos ubicuos, individuos conectados en el territorio y web semántica. También se está hablando de esta web squared , un cóctel de geolocalización, cloud computing y realidad aumentada. 2012 será el año de la consagración del mundo híbrido. Casi todas mis predicciones van en esa dirección. Dejaremos pronto de hablar de internautas y comenzaremos a hablar de ciudadanos, digitales y físicos al mismo tiempo.

1) Visualizaciones de big data. Se habla mucho de la inmensa producción de datos del nuevo mundo conectado, pero no tanto de las visualizaciones que se realizan para traducir semejante maremagnum de datos. La visualización de Mercamadrid desarrollada dentro del Visualizar del Media Lab Prado es buen ejemplo. Cada vez habrá más datos recopilados y traducidos visualmente gracias al crowd sourcing. Los mapas que elabora Eric Fisher, como el del uso de Flickr y Twitter en Estados Unidos serán tendencia. El experimento Tráfico libre del Diário de Pernambuco (Brasil), un mapa en tiempo real sobre el estado del tráfico en la ciudad de Recife elaborado con datos de los usuarios, es un buen ejemplo.
2) Nuevas superficies de medios. Los medios de comunicación impresos están perdiendo presencia física (papel) en el territorio. Como ya escribí en TicBeat, los medios irán encontrando nuevas superficies (pantallas, cristales, tickets de tren..) para reforzar esa presencia. El digital signage – visualización de información y tweets de usuarios en grandes pantallas – es otra tendencia. Las nuevas plataformas – principalmente los tablets – también irán adquiriendo fuerza. Otra forma de presencia en el territorio. Creo que algunas aplicaciones para tablets como Readitlater, que permiten que el usuario marque un contenido y lo almacene para leer después en el metro, por ejemplo, son otro nuevo e interesante camino.
3) Territorio escaneable. La relación de las personas y el territorio a través de smart phones va mucho más allá de la lectura comercial de códigos QR o de servicios como Shazam (reconocimiento de música). Google ha lanzado, por ejemplo, Google Goggles, una app de reconocimiento de imagen. Creo que aplicaciones como leafsnap (identifica especies de árboles a partir de foto de sus hojas o haciendo fotos de sus hojas) o WeBIRD (reconocimiento de pájaros a partir de trinos grabados) abren una senda interesante.

4) Interacciones en el territorio. 2011 fue el año de Instagr.am, la red social móvil fotográfica. También fueron (mini) tendencia algunas aplicaciones como Color, que permite geolocalizar fotos y compartirlas con personas próximas. Algunos proyectos como Skanz, que permite escanear un código QR con información personal de personas físicas, abren la puerta a relaciones de gente desconocida en festivales, bares o eventos. Por otro lado, los llamados “objetos sociales”, con capas de contenido creadas por los usuarios, inauguran una época de wikiespacio construido con narraciones colectivas.

5) Redes libres, tecnología libre. El cierre de Megaupload, los proyectos de ley PIPA y SOPA estadounidenses, la aprobación de la Ley Sinde Wert en España, la censura de algunos contenidos en Facebook y la nueva postura de Twitter en cuanto a la posibilidad de borrar tweets marcan un antes y un después en la historia de Internet. El software libre será más tendencia todavía en 2012. Veremos la explosión de redes sociales desarrolladas con software libre, como N-1.cc (y todas las redes del proyecto Lorea o Identi.ca (un clon libre de Twitter). Los movimientos ciudadanos como el 15M español o Occupy Wall Street serán referencia en el desarrollo de tecnología libre. Occupy ya anunció el lanzamiento de Global Square, una red libre para todos los ciudadanos del mundo. Al mismo tiempo, veremos surgir aplicaciones móviles de lectura de códigos, críticos con SOPA, Ley Sinde-Wert y/o empresas de dudosa ética.

El Carnaval del Ciudadano Zero

“El ciudadano debe acatar las decisiones del Estado. Si no, será denunciado. El ciudadano debe pagar cuantas denuncias se le impongan. Si no, será embargado. El ciudadano debe remunerar a los bancos todo cuando se le exija”. Así arranca la brutal, ácida y crítica comparsa gaditana Ciudadano Zero, del autor Tino Tovar. No queda títere con cabeza. Casa Real. Bancos. Políticos. Corrupción. Un grito algo y claro de nuestros tiempos. Vale la pena ver este vídeo de corte futurista de 23 minutos y 12 segundos. Los ciudadanos (zero) son ciborgs esclavos con un código de barras. Son mercancías en manos de políticos y banqueros.

*este blog estará cerrado por motivos mayores (Carnaval) hasta el próximo miércoles. El autor andará perdido entre multitudes en algún lugar indeterminado del planeta.

Dona tu cuerpo al #Copylove

“Queremos que os desnudéis, os descuarticéis y nos regaléis esa parte de vuestros cuerpos que os hace sentir cierto orgullo, asco, fascinación o atadura. Necesitamos un Frankenstein con todos los sexos, atributos, fluidos y representaciones posibles”. Así nos intenta seducir el colectivo ZEMOS 98  para que participemos en la iniciativa Dona tu cuerpo al #Copylove. Es muy simple: envía una imagen de una parte de tu cuerpo. Un pedacito de ti sin copy right. Y deja que ellos construyan un cuerpo ciborg, mitad hombre, mitad pixels. Un pluri indivíduo remezclado, prostituido, mejorado. Con licencia copyleft, claro.

En realidad, el juego / iniciativa es la línea temática de la decimocuarta edición del Festival ZEMOS.  ¿Cuál es el objetivo ideológico-intelectual del proyecto Copylove? Facilón facilón. Le doy al corto&pego.

Generar un cuerpo otro, raro, que haga frente a los técnicas de poder que nos persiguen cada día y que nos azotan en los afectos y en los deseos. Un cuerpo de todas y todos como forma de resistencia. Un cuerpo crítico ante los modelos establecidos.

-Pasar un buen rato imitando las técnicas del fotolog, esa vieja ruina digital, y construir un collage de formas imprecisas con las que restablecernos como un cuerpo en el que caben muchos cuerpos.

Venga, no te cortes. Participa en el copylove. Retrata tu ombligo, tu cicatriz o tu escroto. Remezcla tu vagina, tu oreja o la superficie de tu esternón. Razones no te faltan. El bio-poder nos intenta fagocitar. Impone estéticas, valores de cuerpos deseables, perfumes. El sombra-poder (¿religiones monoteistas? ¿decoro social?) reprime nuestros deseos, el torrente imparable de la carne&afecto.  Donna Haraway, autora del visionario Manifiesto Ciborg, escrito hace casi tres décadas, tenía razón: “Vivimos un cambio desde una sociedad orgánica e industrial hacia un sistema polimorfo de información, desde el trabajo al juego, un juego mortal”. Correcto: un sistema polimorfo donde la micropolítica de los cuerpos genera nuevos flujos de informaciones / subjetividades. Sofía Coca, del colectivo ZEMOS 98, da un matiz interesante sobre el Copylove:es una provocación para situar el amor en el centro de algunas cuestiones que afectan al cambio de paradigma que estamos presenciando: 15M, occupy, modelo cultural… ”

Por eso hay que entender el cuerpo como la hacía Donna Haraway, como una arma de poder: “Los cuerpos son mapas de poder e identidad. Un cuerpo cyborg no es inocente, no nació en un jardín; no busca una identidad unitaria y, por lo tanto, genera dualismos antagónicos sin fin, se toma en serio la ironía. Uno es poco y dos es sólo una posibilidad. El placer intenso que se siente al manejar las máquinas deja de ser un pecado para convertirse en un aspecto de la encarnación. La máquina no es una cosa que deba ser animada, trabajada y dominada, pues la máquina somos nosotros y, nuestros procesos, un aspecto de nuestra encarnación. No se trata del sueño de un lenguaje común, sino de una poderosa e infiel heteroglosia”.

La micropolítica de los cuerpos en las plazas públicas es un esbozo macropolítico. El orgasmo puede ser una guerrilla colectiva que descuartice las narrativas de la represión. El #copylove puede crear un nuevo Frankestein indomable, irreductible. Un nuevo cuerpo colectivo con cartografía propia. Quizá esta frase de la filósofa Beatriz Preciado resuma mejor el copylove que todo lo que llevo escrito: “Tomo testosterona simplemente para traicionar lo que la sociedad ha querido hacer de mí, para escribir, para follar, para sentir una forma post-pornográfica de placer, para añadir una prótesis molecular a mi identidad transgénero low-tech hecha de dildos, textos e imágenes en movimiento, para vengar tu muerte”

 

Yo he enviado una parte de mi cuerpo porque confío en convertirme en “un eslabón más de un poliamor de cuerpos robóticos y amables“. Si todavía tienes dudas, te recomiendo las Instrucciones para hacer Copylove.También Una conversación sobre procomún, amor y remezcla que arranca así.

–Te quiero. Pero reconozco que a veces tengo celos.

– ¿Por?

– No sé, porque supongo que el Copyleft no es aplicable a personas.

 

 

 

 

Ciudades, procomún y narraciones colectivas

 

Entre julio y noviembre de 2009, los estadounidenses Joshua Glenn y Rob Walker llevaron a cabo el proyecto Significant objects. El objetivo: probar que un objeto con una historia vale más que un objeto sin ella. Para el experimento invitaron a cien reconocidos escritores, Whitehead, Jonathan Lethem o Bruce Sterling entre ellos. Cada uno debía inventar una historia para un objeto viejo comprado en el portal eBay. El resultado fue contundente: las baratijas compradas en eBay por un total de 128,74 dólares fueron vendidas por un 3.612,51 dólares. El valor añadido de las historias fue donado posteriormente a causas sociales. ¿Cuánto cuestan unas mini botas de metal? 3 dólares. ¿Cuánto valen las botas si pertenecieron a unos soldados aventureros de Sicilia que se embarcaron en la Guerra Civil de Estados Unidos (historia inventada por Bruce Sterling)? 86 dólares. La narración de la epopeya, la emoción generada, cuestan 83 dólares.

Los significant objects de Rob Walker no sólo marcaron un punto de inflexión entre historias y objetos. Ampliando el ángulo, remezclando imaginarios, me atrevo a decir que los objetos+narraciones son una verdadera bomba para las ciudades del siglo XXI. Marcel Duchamp revolucionó las artes plásticas atribuyendo valor a objetos cotidianos (objects trouvés). De la misma manera, la tecnología móvil —smart phones, realidad aumentada, códigos QR— va a dinamitar los objetos compartidos con nuevas capas de subjetividades. Un objeto que acumule varios niveles de información adquiere un nuevo valor. Y esa nueva realidad aumentada y compartida — cuya única herramienta es un teléfono móvil, un código y un lector de códigos— puede modificar las relaciones humanas,  el espacio público y el eje  pasado-futuro de las ciudades.

Precisamente fue Bruce Sterling, una de las voces más aclamadas de la ciencia ficción, quién entrevió este nuevo universo de objetos-con-historias. Bruce, en Shaping things,  hablaba de spimes, “objetos sociales con historias escondidas”, “objetos localizados en el espacio y el tiempo, siempre asociados a una historia”.  Hoy en día no hace falta tener imaginación ni vocación visionaria para convivir con estos spimes. Si colocamos nuestra historia sobre cualquier objeto gracias a Stickybits, estamos creando “objetos sociales con historias escondidas”. Pero me gusta más hablar del proyecto británico Tales of  things, “las historias de las cosas”.

Sigue leyendo este artículo que he publicado en el blog del estudio Ecosistema Urbano

Manifestación en miniatura, activismo digital

 

Se abre el telón. Animales de peluche+muñecos de Lego+figuritas de South Park+pancartas. ¿Cómo se llama la película? (Mini Manifestaciones) desde Rusia con amor, por ejemplo. O bazocazos activistas hechos con pequeños gestos. El invierno ruso – ese movimiento ciudadano que estalló en diciembre contra los artimañas electorales de Vladimir Putin – nos dejó un peculiar movimiento de mini manifestaciones. Tras la prohibición de las manifestaciones en algunos lugares, como en la ciudad de Barnaul, en Siberia, los ciudadanos tuvieron que echar mano de estrategias diferentes. Imaginación y manta para el invierno ruso. The Guardian le dedicó unas jugosas líneas y recopila una galería. ¿Sirve de algo este símbolo lúdico-protesta? ¿Derrumbarán alguna vez  las figuritas de Lego a un régimen? En el caso de Rusia, el efecto en Internet fue viral. Y el Gobierno, intentando prohibir incluso las manifestaciones de juguete, regaló otra tonelada de autoritarismo a sus enemigos.

Pienso que el potencial de estas nuevas narrativas activistas son enormes. Leo Bassi ya utilizó la técnica de la mini manifestación en su obra Utopía. Con una cámara y un proyector, Leo Bassi aumentada su mini manifestación en una pantalla gigante. ¿Y sí las Mini Manis físicas tuviera una cara digital, un vínculo con Internet? Antes de especular sobre este Ciber-Lego Activismo, cuento de pasada la primer ciberhuelga de la historia, organizada por los  trabajadores italianos de IBM montaron el 27 de septiembre de 2007 en las instalaciones virtuales que la empresa tenía en Second Life.  La manifestación, para luchar contra el recorte de condiciones laborales, fue convocada por el Comité de Empresa Europeo e IWIS (Solidaridad Internacional de Trabajadores de IBM). Y fue un tremendo éxito: un mes después de la cibermanifestación el sindicato “Rappresentanze Sindacali Unitarie (R.S.U.) firmó un acuerdo con la dirección de IBM Italia.

La Mini Mani de Lego podría tener un espejo virtual. Y podría tener un vínculo del territorio a la red con códigos QR. Cualquier ciudadano podría escanear el código con un teléfono móvil y dirigirse a un sitio de Internet. Del muñequito a un blog, del osito de peluche a una cuenta de Twitter. Una especulación más: cada mini manifestante podría tener un código QR con su sentient ID (identidad digital). Cada mini manifestante, un vínculo a sus redes personales. El golpe físico-digital podría ser gigante. ¿Qué habría pasado si cuando la policía madrileña bloqueó la Puerta del Sol y la dejó vacía alguien hubiera colocado una Mini Mani en el centro de la plaza?

La carta de los comunes

“Madrid hace tiemque dejó de ser una unidad social autocontenida, si es que alguna vez lo fue. Un programa de liberación de la reproducción social y de gobierno de los comunes debe así tener en cuenta las interconexiones globales que hoy constituyen la metrópoli madrileña. Y aunque aquí, como no podría ser de otra manera, se dan respuestas a problemas globales adaptadas a este contexto específico, para que todo el programa de apertura de nuevos comunes tenga sentido, éste tiene que estar acompañado por movimientos similares en las distintas escalas geoeconómicas. Desde la extensión universal de los comunes, a escala local, hasta el diseño de mecanismos para gestionar los global commons como la atmósfera, los océanos, o el total de la biosfera, pasando por la solución de los problemas de deuda ecológica o déficit de materiales, el espectro de los comunes tiende a la universalidad. Dicho de otro modo, el programa de los comunes será global o no será”.

Este texto pertenece a La carta de los comunes, un libro de los colectivos Madrilonia y Observatorio Metropolitano. Publicado con licencia Creative Commons por Traficantes de sueños. La Carta de los comunes es un ácido y acertado escrito recreado en Madrid, en el año 2033, año en el que se recuerda “con una media sonrisa la crisis de los años diez”. El texto especula sobre una revolución constante de la ciudadanía sobre los bienes comunes que habían sido privatizados por instituciones irresponsables. Y hace un fantástico vínculo de leyes / conceptos medievales (el procomún) y tecnologías libres.  Los comuneros que se alzaron en Castilla en 1521 fueron los precursores del 15M, queridos políticos. Y si viviesen en el año 2012, serían defensores de las commons cities y formarían parte del nuevo grupo de trabajo del Media Lab Prado, Ciudad y procomún. La carta de los comunes es, sin duda, una lectura muy recomendable. Cualquier alcalde y/o político debería leerla.

Curioso: los estados nación están diluyéndose, sobrepasados por problemas globales que les superan; las ciudades se están convirtiendo en los nuevos núcleos de influencia, poder y convivencia (recomendable lectura de Zygmunt Bauman en City of fear, city of hopes). Pero al mismo tiempo las ciudades no tienen ni recursos ni capacidad legislativa. Y sus gobiernos suelen demostrar una ceguera antológica. Además, en el caso de España, la situación es doblemente absurda: los expatriados han perdido el derecho a votar en sus ciudades y los inmigrantes (una gran mayoría) no pueden votar. ¿Quién gobierna nuestras ciudades, nuestros bienes, nuestro procomún? ¿Con qué legitimidad? ¿En nombre de quién?

 

 

 

Campus Party: hackers, multinacionales y activistas

 

La Campus Party Brasil 2012 , celebrada en São Paulo, acaba de bajar el telón. He tenido la suerte de estar dos días en el evento, uno de los más importantes del mundo de la tecnología. Me ha sorprendido la convivencia de grandes multinacionales, de la cultura del software libre y del ciberactivismo. Olmo Galvez (@olmogalvez), de Acampada Sol y Democracia Real Ya, incitó a la revolución mundial al lado de stands de gigantes de las telecomunicaciones. Comparto algunas ráfagas con vosotros.

Jandig. Realidad aumentada cooperativa. Fantástico el proyecto Jandig del estudio brasileño Meme Lab. Códigos escaneables entendidos como una Zona Autónoma Temporal (TAZ) basados en la colaboración. Cualquier usuario puede enviar imágenes y/o diseños para el proyecto.

BlablabLab. Sé tu propio souvenir. Me encantó la idea del estudio catalán BlablaLab. Be your own souvenir convierte a cada persona en una pequeña figurita gracias a impresoras 3D. Con software libre 🙂

Vídeo clip colaborativo de ruidos. La banda brasileña Móveis Coloniais de Acaju se curró un vídeo clip elaborado con sonidos aleatorios de la Campus. Vale la pena verlo.

Las profecías del físico loco. Gran conferencia del físico Michio Kaku. Lanzó una profecía con la que estoy de acuerdo. En 2020 no habrá ordenadores. Internet estará en todas partes.

El emprendedor de quince años. El chileno Sebastían Alegría, un adolescente de quince años, presentó su proyecto Alarma Sismos: sensores low cost para detectar terremotos. Inteligencia colectiva con tecnología casera.

Mapa cooperativo. Durante el evento ha sido creado un mapa colaborativo (la palabra no está en el diccionario de la RAE pero debería estar) a partir de Google Maps para encontrar a personas. ¿Dónde estás? ¿Nos tomamos un café? 

Perfiles digigráficos. Conocí en la Campus el fantástico documental, lanzado en You Tube, sobre comportamientos digitales de la agencia DM9.

Acampada Sol+Occupy Wall Street=¿huelga mundial sin sindicatos? Olmo Gálvez, de Democracia Real Ya, hizo una tremenda presentación sobre el 15M. Conmovedora la foto de la rueda de prensa en la que DRY presentó la convocatoria del 15M: sin periodistas.  Olmo habló de cómo “romper la barrera del ruido” con las redes sociales. En la misma mesa conocí una iniciativa de Occupy Wall Street que se me había escapado: el 99% escribiendo cartas al 1%. Historias personales (jodidas) como armas. Storytelling, vaya. Amigos: preparaos para una global strike. Huelga mundial sin sindicatos a través de redes sociales. Está al caer 🙂

Revolución post it. En la Campus contemplé una revuelta post it, espontánea, híbrida (redes+territorio). Me gustó tanto la revuelta (protestaban por robos en la zona de camping) como cómo fue resuelta por la dirección (interrumpieron la charla del palco principal para resolver todo). Acción, reacción, solución. Un vídeo, aquí.