Queremos #chalecosparatuiteros

 

Reniego del chaleco para periodistas que la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, quiere promover entre los profesionales del sector. Lo tunearé. Lo convertiré en un #chalecoparatuiteros. Se lo daré a un parado para que cubra en primera línea la creciente represión policial de España. Se lo regalaré a un estudiante valenciano para que informe desde su teléfono móvil sobre la #primaveravalenciana. Donaré mi chaleco pomposo a un ciudadano que esté reivindicando sus derechos en una plaza pública. Lo revenderé para registrar el dominio Chalecoparatuiteros.es. Ahora, una ronda de argumentos.

Soy periodista. Hace muchos años que soy miembro de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) y de la International Federation of Journalism (IFJ) de Bruselas. Las asociaciones de periodistas son útiles, siempre que luchen por la libertad de expresión, la defensa de la profesión y las condiciones laborales. Defiendo la libre circulación de periodistas por el mundo. Su papel (nuestro papel) todavía es importante. Condeno frontalmente los ataques a periodistas y fotógrafos que se han producido reincidentemente desde el 15 mayo de 2010 en España.

Soy periodista, sí. Pero hace un tiempo que en mi perfil de Twitter he colocado la palabra “posperiodista”. El ecosistema informativo ha cambiado radicalmente: la información ya no es monopolio de los medios. Los ciudadanos informan. Muchos compañeros tuiteros cubren mejor las plazas / calles que algunos compañeros periodistas. Y, sobre todo, llegan antes. Sí, señora Cristina Cifuentes, el tuitero @fanetin es más grande que @el_pais en algunos mapas informativos.  Incentivar el uso de chalecos para periodistas es una estrategia tosca. Cifuentes quiere convertir Madrid en Bagdag. Quiere transformar las plazas públicas en un territorio en guerra. Distribuir #chalecosparaperiodistas no es un guiño a la prensa. Es un clave para que la policía reprima su porra fácil frente a los achalecados. Es un guiño para que la policía apenas atice a ciudadanos No Periodistas. La señora Cifuentes ignora la ordenanza de Carlos V de 1523 que define a la plaza como un “lugar de encuentro para todas las funciones sociales, oficiales o de diversión y esparcimiento”. Y los chalecos para periodistas son un paso más en la estrategia de criminalización de los movimientos ciudadanos altamente digitalizados que han roto el monopolio informativo de la prensa. El chalequito facilón es otro intento de deslegitimar ese movimiento pacífico (15M) que el PP elogió tanto en su informe para conseguir los Juegos Olímpicos de 2020. El próximo paso será empotrar periodistas en las fuerzas policiales, como hacen los marines estadounidenses en sus guerras. Los beduínos del Sahara o los samis nómadas del Ártico han visto las tétricas escenas de la represión policial en Valencia. Pero Ellos Allá Arriba siguen manipulando, ayudados por los guiñoles de cierta anti-prensa chalecable: los manifestantes son violentos.

Cifuentes, señora de la guerra, becaria de emperatriz: no queremos chalecos para periodistas. No queremos que Madrid sea Bagdag. Queremos las plazas con las que soñó Carlos V, el emperador perroflauta. Queremos que ningún ciudadano sea vapuleado por las fuerzas policiales. Queremos que los periodistas informen. Queremos que los ciudadanos retuiten las plazas en tiempo real. Queremos una #twitternación sin represión. Y si ustedes – FAPE y Delegación del Gobierno – insisten en que me coloque un #chalecoparaperiodistas empezará la batalla del #chalecosparatuiteros. Además, la FAPE perderá un asociado. Y Cifuentes ganará un enemigo (ya que para algunos todos somos enemigos del poder).

No a la guerra. #chalecosparatuiteros ya. 

Este post  y sus reacciones estará asociado al hashtag de Twitter #chalecosparatuiteros

Anuncios

18 pensamientos en “Queremos #chalecosparatuiteros

  1. Ya, es lo malo, hoy en día cualquiera se puede llamar periodista, así nos va, cuando la mayoría no saben hacer la “O” con un canuto, cometen faltas de ortografía grotescas, y simplemente se dedican a grabar vídeos para luego recortar lo que les interesa y luego colgarlos en el “youtube”. Es lo que tiene hoy en día tanta tecnología, mejoran la manipulación de las personas que siguen unos fines. Que curioso que cuando fue el 15M y salían esos policías que sólo sirven para reprimir, y que bien luego los llamas cuando tienes un problema (sino los quieres, no te molestes en pedir su ayuda cuando los necesites, fastídiate y sé coherente con lo que dices, ya que si son tan represivos, es que sobran y por lo tanto pedirles ayuda es hipocresía, o es que cuando a uno le viene mal son muy malos y cuando los necesitan son muy buenos y necesarios?), la foto de la persona de silla de ruedas, que luego y por suerte, salieron todas a la luz y se vieron como los manifestantes lo único que hacían era ocultarse detrás de él, de forma cobarde.
    Los profesionales, son profesionales y no se dedican a la manipulación de la noticia. Los demás, grabarán y dirán lo que quieran, de forma totalmente subjetiva.
    El problema, además, si es usted profesional, es que los periodistas reconocidos están autorizados para informar en lugares donde otros no pueden estar, y según usted, ahora todos los manifestantes, con móvil en mano, podrían estar, podrían entrar en el hemiciclo, ya que son “prensa del pueblo”, estar en sitios no legales, estar en primera línea haciendo lo que se les antoja y sentirse inmunes porque como están grabando, luego publicarán las consecuencias, no los motivos, con el pretexto de informar en unos medios tan poco objetivos como un twitter, en el cual, la noticia saldrá dependiendo de a qué bando pertenezca.
    Y lo diré como un ejemplo, porque a veces a la gente la capacidad de comprender lo que lee le cuesta bastante.
    – Una persona de izquierdas, saca fotos, y cuelga en el twitter, ese medio tan maravilloso y neutral, fotos de un policía agrediendo a un ciudadano, y criticando la orden del gobierno actual (en este caso, el PP).
    – Una persona de derechas, saca fotos, y cuelga en el twitter una foto de una persona meándose encima del policía, el cual no hace nada porque no ha recibido las órdenes de la delegada del gobierno (si, reciben órdenes, y si a un periodista no le gusta que le cuestionen ni critiquen su trabajo, a los policías tampoco, y ambos tienen el pleno derecho a desarrollarlo mientras estén en la legalidad, sino volvemos a la ley del embudo, derechos para mí, obligaciones para tí).
    Pero por otro lado, tenemos el del profesional, que ve todo, y no hace un corte en la parte que le interesa, lo publica todo, con todas las consecuencias. Y colgará que hubo un delincuente orinando encima de un agente de autoridad (malo) y verá a un policía tomándose venganza (malo).
    ¿A que es diferente?
    Pero yo me sigo preguntando, se le exige la dimisión de la delegada del gobierno (lo cual me parece muy bien), se critica la represión policial (me parece bien criticar a aquellos que se han excedido, pero no a un cuerpo que está para cumplir órdenes, nos guste o no, porque no siempre nos van a gustar las órdenes que ellos reciben), y critican que los “niños” tengan antecedentes policiales (lo cual, es lógico que los tengan, nadie les obligaba estar haciendo lo que estaban haciendo, y desde luego a mi no me representan como para que puedan hacer lo que les den la gana), pero….
    ¿Y los padres donde estaban? ¿Acaso son tan cobardes que tienen que venir sus “niños” a defender sus derechos, y recibir sus porrazos? ¿Donde estaban estos 8 años donde el paro no hacía más que subir y subir, los precios también subieron y los salarios, esos que el otro gobierno no iba tocar, lo bajaron ilegalmente según la Constitución? Si esos que ahora dicen que irán al Constitución por la nueva ley, cuando ellos de forma ilegal le bajaron el salario a los funcionarios, y se los congelaron año tras año.
    ¿Y el colegio? ¿Era en horario escolar las manifestaciones? ¿Si son menores de edad, los padres autorizaron al colegio para que los llevaran de manifestación?
    Si queremos ver las cosas, las vemos todas, porque ver lo que nos interesa, aparte de hipocrita y demagogo, es faltar a la verdad, como esos chalecos ofertados a los pseudo-periodistas que no lo son, aunque se lo crean.

  2. Y de todas formas, añadir, que se demostró que igual que el movimiento “Nunca máis” vino de un partido político que usó a la gente de bien para sus propositos (moviento practicamente extinto en la actualidad), el “no a la guerra” hace lo mismo, apoyando a un partido politico, en el cual ha mandado tropas al extranjero en “misiones de paz” donde por desgracia han muerto compatriotas nuestros, siendo tan cobardes de no decir que aquello era una guerra con todas las letras, y que nos metemos donde no nos llaman con nuestros soldados. Ahora que han perdido las elecciones, los “de la ceja” se han cambiado de bando, y es que ya se sabe “las ratas son las primeras en abandonar el barco”

  3. David: sí, los tuiteros – ciudadanos deberían poder entrar al hemiciclo para informar a sus congéneres sobre los asuntos que los políticos debaten

  4. si, es cierto que nos falta muchísima información de cosas que deberiamos tener, pero hay lugares, como es lógico, están restringidos por motivos de seguridad, lugares donde no se puede aparcar.
    Lo idóneo, que no digo que no, es que todo pudiera ser abierto al público hasta cierto límite. Lo real, es que, y por desgracia, hacerlo implicaría un aumento en las posibilidades de atentado u otras cosas que por desgracia, este país ha sufrido constantemente, y eso hace que muchos sitios estén limitados a las personas “normales”. y por lo tanto, una de esas medidas de seguridad, es permitirle el paso sólo a personas perfectamente con credenciales (algo similar al chaleco pero más pequeño), y evidentemente, más controlables en caso de que hubiera problemas.
    Es lo malo, que lo ideal y lo real, no van siempre cogidos de la mano. Pero no por ello se debe abrir la mano y reducir la medida de seguridad para algunos que suponen la vida de otros, porque no somos pacíficos ni somos respetuosos, rápidamente nos ponemos agresivos, tanto física como verbalmente, al igual que unos que están defendiendo sus derechos nunca pueden quitar los derechos de los demás (cosa que en muchas manifestaciones, con los cortes de carretera, se hacen, sin decir nada más de aquellos que son pocos y se dedican a romper cristales y quemar contenedores, o en caso de huelga los famosos delincuentes-coaccionadores llamados piquetes informativos y su manía de amenazar a la gente y poner silicona en las cerraduras).
    De todas formas, hace tan poco que hubo elecciones, que no entiendo porque una parte de España no respeta a los votantes y que han autorizado legalmente y democráticamente esos recortes.
    Sería una buena conversación, larga, pero seguro que fructífera, el poder hablar de todos los puntos de vista, y las realidades por las que hace años que está pasando España y sus posibles motivos, porque estoy seguro que muchos sólo ven, y seguramente seguirán viendo, sólo un punto de vista, el suyo propio. Y eso es lo más triste de un país, la defensa a ultranza de algo independientemente de si está bien o está mal.

  5. “Los de la Ceja”
    tú debes ser de esos padres cobardes h.d.p que pusieron a sus hijos delante de las porras para no ser ellos golpeados mientras hacian el trabajo que ellos no hicieron, eh? o acaso un sindicalista que roba el dinero de los trabajadores mientras cobra del estado ayudas, haciendo EREs y manifestándose de las ajenas? Podrías ser aquellos que se lucraron con el CANON y pedir dinero a asociaciones benéficas. O esos que en Valencia pasan frio a 20º, y se van a la calle a cortarla en horario escolar, y se hacen llamar menores con 19 años?
    Humm, creo que va muy mal la educación en este País, no me extraña que se haya cambiado tantas veces, cuando ves que la única defensa de alguno, es el insulto y las malas formas, por lo tanto, no merece la pena de seguir conversando contigo, has demostrado en una sóla línea que no tienes argumentos, educación ni cultura para debatir contigo ni poder defender tu postura, ni eres persona la cual tenga ningún derecho para poder hacerlo.

  6. Desde luego viendo las faltas que metes (“atize”, por ejemplo) normal que digas que algunos “tuiteros” como tú los llamas sean mejores que los periodistas.

  7. Lo de las camisetas con slogan ya lo he probado y me fué bien durante unas vacaciones, y lo de la gente que va a las manifestaciones solo diré que las personas se transforman pues he visto a algunas conocidas que parecian diferentes y he llegado a la conclusión que tanto los policias como los manifestantes, en manadas son muy valientes.Algo muy parecido a lo que sucede en Internet que ocultando la personalidad somos capaces de insultar y amenazar hasta a nuestro propio padre Dios

    Clica sobre mi nombre

  8. Habla por tí misma y no digas “No ‘queremos’ chalecos”, di en todo caso que tú no los quieres. Porque el resto de periodistas sí los queremos, en primer lugar porque los Tuiteros no son periodistas, el periodismo ciudadano no existe. Lo repito, el periodismo ciudadano NO EXISTE. Y ya estamos cansados de tanto flipado con cámaras que se cuela en las manifestaciones sin tener ni idea de información ni periodismo. Por lo tanto, un SÍ como una catedral de grande al chaleco, y que controlen bien a quien se lo dan por supuesto.

  9. 7: los periodistas (tal vez tú no) llegan tarde a las manifestaciones o directamente no las cubren. Cualquier información emitida por los ciudadanos en una manifestación es tan o más relevante de la que emita la prensa. Los periodistas de verdad, los del siglo XXI (The Guardian, por ejemplo), co-escriben la información con ayuda de los ciudadanos. Viendo tu actitud, creo que los tuiteros hacen innecesaria tu presencia en las manifestaciones

  10. Antes los periodistas no tenían que estudiar ninguna carrera para serlo. Eran personas que escribian (bien o mal) sobre lo que sucedía. Y sinceramente, yo puedo escribir mejores artículos (sobre todo si llevan información numérica o estadísticas) que algunos que publican en peiródicos o cadenas de prestigio. Por no hablar de la sintaxis de otros. ¿Cuál es la diferencia pues?

  11. Totalmente de acuerdo, Sara. Pero creo que no todo el mundo es periodista de un día para otro (es un oficio, con sus saberes y esquinas). Lo que ocurre es que los ciudadanos envían información, datos y registros sobre la realidad de mucha relevancia. Este flujo colectivo forma parte de algo mayor que supera a la definición de “noticia” o “crónica”. Algo que entenderemos mejor de aquí a unos años 🙂

  12. @David:
    Partes de que el periodismo es objetivo, y no somos pocos los que disentimos de esa premisa. Ni el periodista es objetivo al trabajar (gráfico o cronista), ni mucho menos lo es el medio en el que se publica, no hay más que ver las diferentes versiones que se dan ante un MISMO hecho en diferentes medios…

    También es cierto que el panorama informativo a cambiado (innegable), y que las nuevas tecnologías han jugado un papel fundamental en eso. ¿Por qué tú (periodista) tienes derecho a ser tratado mejor que yo (ciudadano) en una manifestación? ¿Por tener un carnet de pertenencia a cierta organización? ¿Por tener el respaldo de uno de esos medios que llamamos “tradicionales”? Cuidado que no hablo de recintos controlados (salas de prensa, conciertos, Congreso, Senado, etc. que también daría para hablar, sobre todo teniendo en cuenta todo lo que se mueve ahora con #grabatupleno. No olvidemos que son los que deciden sobre NUESTRO futuro, recursos, sociedad.

    Ahora bien, me pongo en piel de un periodista y entiendo que quiera protegerse de posibles daños (físicos, supongo). Si buscáis diferenciaros del resto, usad un chaleco, con todo el derecho del mundo, de los reflectantes o cualquier otro tipo, no entro en eso, pero ¿quién se toma el derecho de decidir quién informa y quién no? Esto, y espero que coincidas conmigo, suena mal, muy mal, y no tiene cabida en mi concepción de libertad (de prensa, en este caso).

  13. Leo dio en el clavo: estamos hablar de cubrir manifestaciones en el “espacio público”. En las plazas. Defendidas por las constitución y por toda una tradición milenaria. Nadie puede intentar controlar la cobertura ciudadana del espacio público. No han entendido (casi) nada. Aplican reglas del milenio pasado a una nueva realidad. Los ciudadanos informando son totalmente útiles a la hora de informar. Totalmente necesarios. La anécdota de Juanlu (Periodismo Humano) haciendo un streaming con un móvil desde SOL que fue a parar al New York Times y de un operador con una gran cámara, en medio de Sol, sin poder grabar, perdido, sin saber a quién preguntar… resume todo
    Por cierto: creo que los tuiteros también deberían entrar en el Senado y Congreso. Rotativamente. Para informar, sí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s