Diez libros para el ministro de (in)cultura

Muchos ministros españoles bien podrían ser conocidos como desministros. El último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas suspende a todos y cada uno de ellos de manera contundente. Pero José Ignacio Wert, ministro de Cultura, Educación y Deporte, se supera cada día con su (des) gestión. Podría ser el ministro de Casi Cultura. O el ministro de Propaganda Neoliberal. O el Ministro Familia. O el (sub) ministro de la Decadencia de Hoollywood. O simplemente Ministro de Incultura. No es de extrañar que la ciudadanía valore con 2,49 puntos sobre diez su gestión. Has leído bien: 2,49 puntos sobre diez.

Su medieval Ley Sinde-Wert demuestra que no ha entendido absolutamente nada de la era digital. Hasta los empresarios de Internet denunciaron su radical ceguera. Su giro fundamentalista en la asignatura de Educación por la Ciudadanía deja bien clara la huella de su partido (Partido Popular, para despistados): la asignatura dejará de hablar de parejas homosexuales y de sus derechos para hablar de propiedad privada, familia y nacionalismos excluyentes.

Pero la esperanza es lo último que se pierde. Aunque Mr.Wert ha protagonizado hashtags de Twitter tan calamitosos para la marca España como #Wergüenza o #Wertnodoyuna, pienso que unas cuantas lecturas podrían abrir la mollera del susudicho (des)ministro o SubMinistro de la Casi Nada (nada dentro, nada fuera). He preparado una básica listita de libros que el señor (des) ministro de incultura podría leer en lo que queda de verano, si no es mucho pedir. En la mayoría de los casos, tendrá que bajarse cada libro de Internet de forma gratuita. Y totalmente legal, señor Wert. Aunque lo mismo, a su gestión como  Tal Vez Ministro le queda muy poquito y el señor Ministro de sus Amiguetes acabe pronto como consejero de alguna empresa nacional que no tribute en España, como es lógico. Pues eso: diez libros para el ministro de (in) cultura. Basta entrar en cada enlace (justo en esos links que su ley pretende criminalizar) para bajarse el libro.

1) The Wealth of Networks (Yochai Benkler). Un bello repaso a la era de las redes, la cultura colaborarativa (peering), la economía Peer-to-peer (P2P). La riqueza de las naciones de Adam Smith ya no sirve ni para encender una hoguera, señor Wert.

2) Por una cultura libre, (Lawrence Lessig). Algo así como la Biblia para entender los nuevos paradigmas de la creación y de la circulación de la cultura.

3) El código 2.0 (Lawrence Lessig). Fundamental para entender la era de la colaboración y aquella ya vieja idea de lo 2.0 que usted,  Super Ministro del Deporte que Compite, desprecia.

4) T.A.Z, Zona Autónoma Temporal (Hakim Bey). Una obra maestra que anticipó muchas de las cosas que están ocurriendo en este nuevo milenio.

5) Micromegas (Voltaire). Un clasicón de aquella Ilustración que desenbocó en aquella guillotina que le faltó a España (uy, si lo de la guillotina no lo dijo un perroflauta y sí un miembro de la Real Academia de la Lengua).

6) Q (Luther Blisset- Wu Ming). Espectacular western teológico que explica por qué una nueva tecnología (la imprenta) hizo perder muchos privilegios a la iglesia. La historia recreada tiene casi cinco siglos, pero Señor No Doy Una, sin duda que se sentirá identificado (con el lado del mal, lógico)

7) La ética hacker y el espíritu de la información (Peka Himanen, con epílogo de Manuel Castells). Un bonito texto sobre la ética de lo compartido, de lo abierto y lo colaborativo.

8) Ulises (James Joyce). Como sabemos que eres clasicote, aquí una pequeña concesión. Te recomendamos este tocho llamado Ulises que este año dejó de tener copyright y pasó a dominio público.

9) Inteligencia colectiva. Por una antropología del ciberespacio. (Pierre Levy). Leyendo este ya clásico libro entenderás (ójala) por que la Enciclopedia Británica perdió la carrera contra la Wikipedia. O por qué tu visión elitista de la educación está condenada a fracasar en la era del aprendizaje distribuido y abierto.

10) La rebelión de las masas (José y Ortega y Gasset). Oh, sorpresa, Ministro del Medalloro Olímpico: Ortega y Gasset no era tan conservador como el nacional-catolicismo creía. Esa apropiación ideológica conservadora de la obra de Ortega hace aguas. Aquí una joyita: “La polis no es, primordialmente, un conjunto de casas habitables, sino un lugar de ayuntamiento civil, un espacio acotado para funciones públicas. La urbe no está hecha, como la cabaña o el domus, para cobijarse de la intemperie y engendrar, que son menesteres privados y familiares, sino para discutir sobre la cosa pública. Nótese que esto significa nada menos que la invención de una nueva clase de espacio”. Coño, otro perroflauta con apego a las plazas.

Mi web: bernardogutierrez.es Fundador de la red futuramedia.net En Twitter soy @bernardosampa

Anuncios

12 pensamientos en “Diez libros para el ministro de (in)cultura

  1. Me atrevo a sugerirselo a mi gobierno también. El argentino. Que si bien está haciendo muchas cosas que marcan una tendencia radicalmente distinta a los últimos 20 años, les vendría bien la cuota de apertura y humildad vital para éstas épocas.

    Saludos desde Córdoba (la americana) =)

  2. Apestan los blog comenabos de este panfleto.

    Pepe Blanco, Elena Valenciano, Patxi López, Leire Pajín, Bibi Aído… y tantos otros analfabetos ilustres de la peor hornada socialista de toda la historia

  3. “Su giro fundamentalista en la asignatura de Educación por la Ciudadanía deja bien clara la huella de su partido (Partido Popular, para despistados): la asignatura dejará de hablar de parejas homosexuales y de sus derechos para hablar de propiedad privada, familia y nacionalismos excluyentes”

    Vuestro problema es que no habéis digerido todavía la derrota electoral. Verás, mandan otros, que no sois vosotros (ohhhh, qué disgusto). Y naturalmente, y al igual que hicisteis vosotros, gobernarán ellos. Y ya que según vosotros mismos educación para la ciudadanía no era una asignatura adoctrinadora, ahora son ellos los que fijan los contenidos. Pero ahora descubrimos que no es adoctrinadora mientras se siga impartiendo exactamente lo que a vosotros os interesa. Cuando no es así… ya no sólo es adoctrinadora. Es incluso fundamentalista (textual de tu artículo).

    La izquierda no sé qué tiene que le impide mirar más allá de su propio ombligo. No sale del “nosotros buenos”, todo lo que no seamos nosotros, malo. No concebís la libertad de expresión ni la libertad de pensamiento (salvo que coincida con el vuestro, naturalmente). Sólo concebís el pensamiento único: el vuestro.

    Todo esto se arregla simplemente con un poco de cultura y educación democrática. Repito: mandan otros que no sois vosotros y gobernarán ellos. Asumidlo. El poder no os pertenece. Os tocó un tiempo y ahora les toca a otros (y aunque no lo concebís, es igual de democrático). Y a vosotros os toca digerir la derrota y asumir el mandato que los ciudadanos le han dado por mayoría absoluta al PP.

  4. Pero bueno, quienes sois vosotros para ponerme en duda? Yo soy Ministro de España y llegue aqui por algo, flexibilizar esas mentes y admitir en ella que hay gente que estamos por encima vuestra….

  5. “Diez libros para el ministro de (in)cultura”

    Dado que este medio es incapaz de mantener ningun tipo de objetividad, jamás pasará de ser mi particular panfleto propagandístico.

  6. Juan: yo nunca goberné, el PSOE no me representa. Ni la dicotomía izquierda derecha me convence. Simplemente la educación por la ciudadanía anterior la recomendaba la Unión Europea. Esta, veremos si la prohiben por panfletaria. Infelizmente, el PP tiene un deje autoritario y dictatorial tremendo. No cree en la democracia y mucho menos en la libertad de expresión. Todos y cada uno de los acontecimientos de este último año lo demuestran.

  7. Gracias a Fernando por preguntar por mi, estoy bien, pero un poco harto de hacer comentarios por todas partes, y como resulta que a mi Web están acudiendo miles de visitas a leer mi ültima novela gratis , me he tomado unos dias de asueto, y de paso dejar tranquilo a algún recalcitrante. Y sobre el tema de hoy te diré que ya puestos a recomendar libros podias haber incluido mi novela que es una pasada por la inmensa cantidad de lectores que me estan visitando mi WEB de todas las partes del planeta Tierra y sobre todo de los EEUU , Rusia y Japón .Muy bueno el blog , a mi me gusta.

  8. La enseñanza-aprendizaje que estudiamos en las facultades de educación, esa que nos dicen debemos impartir en las aulas, debe ser supuestamente con el fin de inculcar en el alumnado un espíritu crítico. Se trata -en un estado democrático- de enseñarles a pensar por sí mismos, y es algo repito que supuestamente debe buscarse en un estado democrático, independientemente de qué partido esté en el gobierno. Por tanto Juan no se trata de que el partido que gobierne imponga lo que le dé la gana como preceptos, es un derecho del alumnado en un estado democrático que le enseñen de esta manera. Obviamente -y desgraciadamente- ambos partido utilizan la escuela como medio de control de masas, el problema es que el actual lo hace de una forma tan descarada que es un insulto al alumnado y a los profesionales de la educación. Negar u omitir en la escuela una realidad como la existencia y derechos de personas con una ideología diferente a la que ellos consideran únicamente válida -como por ejemplo: homosexuales- es ademças de adoctrinamiento y una forma de autoritarismo, una verdadera muestra de poquísima vergüenza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s