Guerrilla de la comunicación

Captura de pantalla 2013-09-29 a la(s) 16.20.17

Buda = Anonymous. Duchamp trolea a Leonardo da Vinci. La Biblia es la añeja inspiración cortapega de William Borroughs y su técnica del cut cut. Las acciones del 15M beben de fuentes tan policéntricas como el situacionismo, los Yippies, la antiglobalización o el activismo de Argentina tras la crisis del 2011. ¿Afirmaciones  temerarias? ¿Verborrea inconexa? Quien desconfíe de este principio de post, no tiene más que darse un paseo por la presentación Guerrilla de la comunicación que preparé para el taller que realicé hace unos días en la Campus Party de Quito.

¿Por qué escogí este eje para un taller en un evento tecnológico? Principalmente porque considero que quien más está innovando en el mundo de la comunicación es el mal denominado “activismo” (que para mí es siempre algo más). Desde el estallido de la Primavera Árabe, las revueltas en red han llegado de la mano de un huracán innovador en las herramientas, tácticas y/o estrategias de comunicación. Comunicación que en la mayoría de los casos es comunicación-acción y que no suele limitarse a lo digital. Impregna con frecuencia los territorios, esa realidad híbrida de redes-calles.

Sin embargo, esta innovación bebe de fuentes remotas. Especial importancia tuvo el legado del ARTvisismo de la década de los noventa y de la denominada antiglobalización, que arrancó a finales de dicha década, recopilado en el libro Insurgências poéticas (portugués), de André Mesquita. En la primera parte del taller hice un repaso histórico a la creación colectiva (libros sagrados), a identidades colectivas importantes (Buda, Poor Konrad, Nedd Ludd…), a movimientos artísticos o sociales influyentes (dadaismo, situacinismo, yippies, zapatistas…), a colectivos relevantes en la historia de la guerrilla de la comunicación  (Wu Ming, Guerrilla Girls, enMedio…)…

En la segunda parte, aprovecho algunos de los ejemplos prácticos del ya clásico libro Manual de la Guerrilla de la comunicación (Virus Editorial) y completo con casos más recientes. También embadurno todo con algunas ideas de personas que me parecen claves en el asunto, de Roland Barthes a Umberto Eco, de Saul Alinsky al SubComandante Marcos. ¿Cuál es la fórmula ideal para una acción de Guerrilla de la Comunicación? Confieso que no tengo la fórmula perfecta. Nadie la tiene. Nada mejor que continuar experimentando de forma colectiva.

Anuncios

El activismo transmedia que golpeó a #Madrid2020

Cobri2020_EDIIMA20130827_0328_5

¿Puede la ciudadanía influir en la decisión del Comité Olímpico Internacional a la hora de apostar por una ciudad olímpica? Directamente no. El COI es tan poco participativo como la mayoría de democracias representativas o los gobiernos que proponen una ciudad como candidata. Pero de forma indirecta, la ciudadanía tiene cada vez más voz. La respuesta a la hipótesis-titular en la que insinúo que el activismo contra la candidatura de Madrid puede haber sido importante hay que buscarla en la letra pequeña. Las deficiencias de la candidatura y de su ecosistema político, el delicado clima económico de España, han sido evidentes motivos del fracaso. Sin embargo, la letra pequeña y los ángulos no iluminados por la prensa nos presentan una concatenación de campañas activistas, analógicas y digitales, contra la candidatura de #Madrid2020. Ni Estambul ni Tokyo han contado con campañas activistas fuertes contra sus candidatura. Más bien todo lo contrario. Madrid sí ha tenido.

En primer lugar, el blog No queremos Madrid 2020 dio voz a un malestar ciudadano que no quería saber nada de gastos en una candidatura mientras los recortes se hacen más profundos. Se divulgaron informaciones, relatos, cifras, encuentras. Pero también se hicieron remezclas visuales potentes, carne de meme, como la “mano olímpica”  en la cara de Alberto Ruiz Gallardón, que defendió la anterior candidatura de Madrid. Aunque sin lugar a dudas, el antilogo COBRI2020 se lleva la palma de la campaña contra #Madrid2020.  COBRI es una mezcla de COBI (mascota de Barcelona 92) y el imaginario del sobre corrupto que persigue al Partido Popular (PP) desde el caso Bárcenas.  Su cuenta de Twitter (@Cobri2020) ha sido un auténtico dolor de cabeza para la candidatura oficial.  Y Cobri ha sido Trending Topic en Twitter en diferentes ocasiones.

Stéphane Gruesso, cineasta y activista vinculado al ecosistema 15M, realizó una genial entrevista a Cobri. Una respuesta joyita: “He venido para quedarme, hay muchos chanchullos que señalar: hay más chanchullos que chorizos. #CobriSeQueda.”

La popularidad de su logo macarra fue creciendo. Y Cobri ha pasó a ser un habitual de las más diferentes manifestaciones.

En el salto al territorio se esconden otras claves del golpe a #Madrid2020. La sinergia redes / calles, una de las marcas más visibles del 15M, fue especialmente importante para viralizar las Olimpiadas de la Corrupción que se celebraron en la mismísima puerta del Ayuntamiento de Madrid, en la campaña #TapaMadrid2020 que incitaba el hackeo físico del logo oficial o la acción del activista que estuvo subido 17 horas a una farola de la Puerta del Sol. Las otras olimpiadas de Periodismo Humano hacen un buen repaso de diferentes momentos del activismo transmedia que fue visibilizando internacionalmente el rechazo ciudadano a la candidatura madrileña. Por si fuera poco, la campaña No queremos los JJOO de 2020 en Madrid de Oiga.me envió más de 20.000 mails al mismísimo COI.  Mientras la cuenta oficial hacía el ridículo en su versión en inglés, las redes ocupan hashtags y cocinaban TT en Twitter. Y seguro que me dejo en el tintero pixel unas cuentas acciones.

¿Cómo influyó al movilización orgánica de la ciudadanía en redes y calles contra la candidatura de Madrid? Dudo que haya sido una causa directa. Tampoco creo que haya una linealidad en la explicación del fracaso de Madrid. Pero sin duda que ha sido un factor importante a la hora de visibilizar el malestar ciudadano y de hacerle llegar el recado a los jurados del COI.  Sin duda, que la situación se merece un estudio más profundo y elaboración de grafos. Larga vida a #COBRI2020.

olimpiadas

Activarse o no, esa es la cuestión

Texto publicado por Ricardo Cana en su blog Calles Paralelas

Pad, hashtag, wiki, hack, P2P, trending topic, streaming… si a usted toda esta jerga no le suena a marciano, quizás es porque ya forma parte de uno los innumerables colectivos ciudadanos que tejen redes ciberactivistas para tratar de cambiar las cosas. Pero si su lucha se concentra íntegramente en las calles, no importa, sumergirse en este mundo tecnológico no es tan complejo como a priori aparenta su caprichosa neolengua. Tras estos nombres hay herramientas de fácil manejo que le permitirán autogestionar procesos, colaborar en red, tomar sus propios medios, incidir en el poder y retomar espacios públicos, que nunca nos dejaron de pertenecer.

Herramientas o ‘armas’ (en el buen sentido de la palabra) con las que ejercer una legítima desobediencia civil para pasar a la acción y transformar nuestras realidades. Esta sería la principal conclusión del taller de activismo SocialTIC que vivimos en el Medialab-Prado Madrid a mitad de mayo, en el que nos acercamos a luchas paralelas que utilizan las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) para parar desde desahucios, hasta privatizaciones sanitarias; sensibilizar sobre las ‘verdades’ del exilio laboral, o denunciar especulaciones finacieras y esclavismo en pleno siglo XXI; o, en su cara más amable, tratar de reconstruir colaborativamente otro mundo posible.

Porque sus señorías ya no pueden ignorarnos tan fácilmente, como demostró la Plataforma de Afectados de la Hipoteca (PAH) en sus ya famosos escraches (más neolengua de la Argentina post Videla). Acciones con las cuales han logrado visibilizar las reclamaciones de personas afectadas por los desalojos frente a la criminalización del sistema. Porque para defender el derecho a la salud, no basta hoy en día con saber utilizar el bisturí, sino que hay que armarse de plataformas ciudadanas (de pacientes y no clientes) que mantengan en la cresta de la ola la Marea Blanca que contrarreste a quienes dicen que la Sanidad Pública está curando por encima de nuestras posibilidades. Porque no nos vamos, nos echan, y esta fuga de cerebros ahora la pueden contar sus propias víctimas gracias a mapas en masa como los de Juventud Sin Futuro . Y porque la lucha salta de las asambleas a las casas, de las redes a las calles, para continuar aprendiendo a compartir el código 15M que nos ayude a reclamar que nos devuelvan nuestros espacios, como demostrara Toma Tu Ágora en la celebración del segundo aniversario del movimiento.

Pero había vida, lucha, organización y esperanza mucho antes de mayo de 2011… e incluso de Internet. Hay quien habla de V de Vivienda, o quien señala al movimiento altermundialista (aún vivito y coleando), la okupación de centros sociales, o la solidaridad con países empobrecidos que despertó la Plataforma 0,7%. Sea como fuere, un tejido asociativo que se vio fortalecido con la actuación de algunas ONG(D), que también sembraron la semilla del cambio. Organizaciones que nos demuestran que sí se puede lograr un Tratado Internacional de Armas si hay trabajo común y la sociedad se lo exige a sus gobiernos. Similares mimbres que están permitiendo tejer una necesaria Tasa Robin Hood, ya aprobada por países como España, aunque el verdadero quid de la cuestión es que se destine lo recaudado a rescatar nuestros derechos (y no nuevamente a sus bancos). También campañas como Ropa Limpia hacen que nos rasguemos las vestiduras por un consumo consciente y responsable, para que nunca más tengamos que volver a ser cómplices de tragedias como las de Bangladesh. Pero asimismo para que el activismo no sea solo cosa de mayores, e implique participación para desterrar la homofobia desde la infancia, como tratan de lograr iniciativas tecnológicas como Cibercorresponsales.

El gran desafío ahora es que todo este conocimiento compartido forme parte de ese procomún glocal (sí, más términos de esa neolengua que marcan tendencia). En ese imaginario es donde ganan fuerza proyectos transmedia como la #GlobalP2P (Wikisprint), remezclas hackers de Latinoamérica y Europa para liberar el código universal del activismo.

Todo está en fase beta, en construcción permanente, en redes transfronterizas y distribuidas que tratan de unificar las luchas. Porque como demuestra ahora el pueblo turco, la chispa del cambio social recorre el mundo.

Mapa #GlobalP2P via @bernardosampa

Mapa #GlobalP2P via @bernardosampa

Mutaciones de la #GlobalRevolution

El pasado día 14 de mayo celebramos una sesión en la plataforma ThinkCommons.org titulada Mutaciones de la #GlobalRevolution, que inauguró el canal #GlobalP2P que coordinaré en dicha plataforma. Participaron personas de diferentes países, movimientos, sectores, ideologías. Físicamente, lo proyectamos en el MediaLab Prado de Madrid, para comenzar a enredar lo glocal (local+global) con el mundo físico, para potenciar los espacios híbridos. En el vídeo que abre esta entrada está el debate entero. El texto que reproduzco a continuación es el que preparamos para presentar la sesión. Espero que continúe en los comentarios. La pregunta, desde luego, da mucho de sí, ¿hacía dónde va la #GlobalRevolution que estalló con la Primavera Árabe en los inicios de 2011? ¿Qué ha significado para el mundo?

MUTACIONES DE LA #GLOBALREVOLUTION

De la plaza Tahrir de El Cairo al Zuccotti Park de Nueva York, de la puerta del Sol de Madrid al Zócalo de Ciudad de México. La denominada #GlobalRevolution, asociada a la ocupación de plazas, irrumpió en el planeta ante la sorpresa e incomprensión del viejo mundo. Sin embargo, su frescura y novedad iba mucho más allá de una ocupación urbana. Su nueva forma de auto organizarse en red sin jerarquías, la explosión de la inteligencia colectiva y la comunicación en tiempo real con plataformas y herramientas sociales marcaron un antes y un después.

Los viejos movimientos sociales y el Foro Social Mundial, envejecieron un siglo a los pocas semanas de la #GlobalRevolution. Los medios de comunicación de masas perdieron el control de la agenda informativa. La industria cultural se hizo casi irrelevante ante el aluvión creativo, la remezcla colectiva y las nuevas formas de crear en red. Y la democracia representativa se quedó rezagada ante una nueva forma de cocinar la política en red, de hacer política en nuevos espacios, de comunicar política con una transparencia en tiempo real. Sin embargo, mucha gente todavía no entiende el cambio de paradigma empujado por la #GlobalRevolution. E intenta explicar la misma con lógicas cuantitativas o estudiando sus escasos logros concretos. Muchos asocian a la #globalrevolution apenas a los movimientos o procesos más visibles, como la Primavera Árabe, el 15M- Indignados de España, Occupy Wall Street o #YoSoy132 en México.

Sin embargo, las denominadas redes globales están modificando profundamente cómo funciona la sociedad. Del urbanismo a la cultura, de la protesta a la política, de la comunicación a la enseñanza, de la innovación tecnológlobalrevolutiongica a la economía. La militancia, el antagonismo, las fronteras y la jerarquía del viejo mundo están en jaque. Y el trabajo en red, la colaboración, la identidad colectiva y el bien común comienza a contagiar todo. 

Mutaciones de la #GlobalRevolution será una sesión de ThinkCommons en la que se pretende visibilizar los nuevos rumbos del mundo en red y las mutaciones sociales de los últimos dos años. No será un ejercicio de nostalgia de las plazas tomadas del pasado, sino una conversación coral, con invitados de todo el mundo, para empaparse del cambio global.

globalrevolution

Imagen: la sesión, proyectada en el MediaLab Prado de Madrid, en tiempo real.

#REactivxs, el activismo en red toma Bolivia

reactivos

“Un proceso que suma acciones, aprendizajes, modos de hacer, lógicas, nuevas narrativas, formas de ejercicio de la ciudadanía para la construcción, colaboración y articulación de los movimientos juveniles en Latinoamérica”. Así podría definirse el encuentro #REactivxs, que desde hoy hasta el viernes toma La Paz, Bolivia. En #REactivos, colectivos culturales de toda América Latina convivirán con movimientos globales como #YoSoy132, 15M o la Primavera Árabe. El folklore se encontrará con el ciberactivismo, la cultura ancestral indígena con la democracia en red, las cartografías colaborativas con prácticas milenarias orientadas al procomún como el ayni.

#REactivos es un proceso que pretende buscar  mecanismos de movilización y acción social en la era de la red. Quizá por ello han puesto un especial esfuerzo en que #REactivxs sea una plataforma abierta y participativa. De hecho, han apostado por una wiki editable por cualquier persona y no por un site cerrado. Habrá una cobertura colaborativa en tiempo real en sus perfiles de Facebook y Twitter. Cualquiera puede editar y remezclar la gráfica. También existirán streaming desde la #Postv. Y se elaborará un mapa colaborativo en la plataforma peruana Datea.

En #REactivos, organizado por la Fundación Hivos, participan, entre otros, Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (Chile), Activistas de la Comunidad de Chiapas (México), Fora do Eixo (Brasil), Redada (Venezuela), #YoSoy132 o el bloguero sirio español Yassin Swehat. #Reactivxs es la continuación de una serie de encuentros propiciados por redes bolivianas como mARTadero o TelArtes, como el  Entretejer Bolivia que tuvo lugar en Cochabamba el pasado mes de noviembre.

Hashtag de Twitter para seguir la cobertura: #REactivxs

Tejer redes para diluir fronteras

Captura de pantalla 2013-04-07 a la(s) 11.31.51Imagen: Culturomics 2.0, First Monday peer-reviewed Journal on the Internet 

Este texto mío aparecerá en el libro Empodera, del colectivo Cibervoluntarios, que se editará el próximo mes de junio. 

“Un colectivo indígena de Chiapas, enredado con un espacio de co-working de Quito. Una plataforma de crowd funding de Barcelona, trabajando con el movimiento de datos abiertos de Montevideo. Una cooperativa griega, inspirando a colectivos artísticos de Caracas (y viceversa). Un grupo hacktivista de Madrid, retroalimentándose de la permacultura de las favelas de Río de Janeiro”. Así comenzaba un texto mío, titulado La Europa del Sur y América Latina, unidos por el P2P, que publiqué el pasado mes de marzo. En él, presentaba el #Wikisprint convocado por la P2P Foundation que se celebró el pasado 20 de marzo, en el que estuve especialmente implicado. En él, participaron centenares de redes, colectivos, fundaciones, activistas, Gobiernos … Personas de todo el mundo, participando por razones muy diferentes. Y sin un intermediario claro. Activistas del 15M, por ejemplo, colaboraron con el mismísimo Estado español (varios centros de cultura de España de América Latina) en una nueva topología de red donde todos los nodos podían conectarse con todos los nodos. El P2P, su filosofía abierta, mostró su verdadera fuerza empoderadora.

¿Pero qué es exactamente el P2P (peer-to-peer)? Demos voz a Wikipedia: “Una red peer-to-peer, red de pares, red entre iguales, red entre pares o red punto a punto (P2P, por sus siglas en inglés) es una red de computadoras en la que una serie de nodos se comportan como iguales entre sí”. Como topología de red, una red P2P sería lo equivalente a la red distribuida que Paul Barán, uno de los fundadores de Internet, definió en el inicio de los años sesenta. Como contraposición a los otros dos tipos de redes, la centralizada y la descentralizada, la red distribuida demuestra una fortaleza inusitada. Y está basada, paradójicamente para el viejo mundo, en su flexibilidad. Cuantos más nodos, cuantos más vínculos existan entre ellos, cuando menos centros haya, mejor. Internet fue concebida durante la Guerra Fría como una red distribuida para evitar que la caída de un nodo en manos enemigas supusiera el colapso de la red. Sin embargo, el lobby del copyright y de la decadente industria del entretenimiento insisten en identificar el P2P con piratería. ¿Por qué siguen sin entender este nuevo paradigma de redes e intercambios entre pares?

El surgimiento de Napster en el año 2000, que posibilitó el intercambio de archivos entre usuarios de todo el mundo, significó la primera gran explosión del potencial del P2P. La fortaleza de las redes P2P ya no era un exclusivo patrimonio de las universidades o ejército estadounidenses. Napster, una mero programa informático, conectaba en tiempo real a usuarios y ordenadores de todo el mundo. Cualquiera persona podía intercambiar música, textos, fotos. Dialogar en tiempo real. Relacionarse con cualquier persona sin un intermediario. Las fronteras dejaron de existir, por lo menos en ciertos aspectos. Tras Napster llegaron muchas otras mutaciones P2P, como el servicio de telefonía SKYPE o el protocolo Bit Torrent de intercambio de archivos. E incluso la World Wide Web – que es una interfaz centralizada – empezó a impregnarse de la filosofía y modus operandi del P2P. Miles de personas escribiendo un artículo en Wikipedia tiene mucho de nodos conectados, de diálogo P2P, a pesar de su centralismo.

p2p1

La topología de red P2P, con la irrupción de la tecnología, pone sobre la mesa una cuestión de vital para las próximas décadas: las fronteras y Estados nación pierden parte de su sentido. El culebrón del site sueco The Pirate Bay, que la justicia estadounidense no pudo cerrar directamente por problemas de jurisprudencia, demuestra que el mundo basado en países, tal como lo diseñaron en el siglo XIX, está agonizando. Con Tor Project o una Red Privada Virtual (VPN), por ejemplo, podemos navegar por Internet escondiendo nuestro IP (Internet Protocol) geográfico. Nadie sabrá dónde estamos. Y sólo el hecho de hospedar un site en un servidor de otro país provoca un dolor de cabeza para cualquier Gobierno. El mundo conectado, el mundo P2P, nos revela una nueva carta colectiva: el empoderamiento trasnacional.

La campaña activista Israel loves Iran, que desmanteló la narrativa nacionalista de Israel e Irán, es un claro ejemplo del nuevo empoderamiento sin fronteras que puede modificar el mundo tal como lo entendemos. El diseñador israelí Ronny Edry subió a Facebook un mensaje con un diseño colorido: Iraníes, nunca bombardearemos vuestro país. Os amamos. La reacción en cadena-red fue explosiva: miles de diseños y mensajes de amor de ciudadanos israelíes hacia iraníes. El propio Ronny subió un vídeo a You Tube explicando su preocupación sobre el peligro de que los Estados usasen el odio para enfrentar a los ciudadanos de diferentes países. Israel loves Iran se convirtió en un fenómeno con página web propia, decenas de grupos de Facebook, carteles en muros y autobuses de todo Israel…

Y llegó el efecto de ida-y-vuelta. Desde Irán, no tardaron en llegar mensajes de amor. Israel, we love you. El mundo P2P, la conexión de los nodos, desmontó una narrativa vertical, creada por un Estado nación cuya estructura se hunde en el siglo XIX, cuando la única conexión entre los pueblos del mundo se daba en los cafés y los diarios. Y mostró que en esta nueva era las fronteras pueden diluirse en actos concretos. Las campañas de Avaaz, que recogen firmas de cualquier país para acciones puntuales, son buena prueba de ello.

hackestecho

Imagen: proyecto Estrecho mental, de Hackitectura

Los filósofos franceses Gilles Deleuze y Félix Guatari intuyeron ya en los años setenta la fragmentación de los territorios. Entrevieron una conexión subterránea entre territorios, subjetividades, personas. Le llamaron “desterritorialización”. Y usaron la metáfora del “rizoma” como nueva liana conectora. El rizoma como una estructura subterránea, no jerárquica, de múltiples brazos. Como redes de afectos que escapan al control vertical de Estados y estructuras supranacionales

Y es que Internet, como pocas otras cosas, deja al Estado Nación desnudo: inservible, obsoleto, anacrónico. La red corroe las aristas del Estado nación, difumina sus tentáculos, sus reglas fijas. Zygmunt Bauman, en Cities of fear, City of Hope, aborda la decadencia del Estado Nación y el auge de las ciudades como espacios políticos. Manuel Castells habla ya hace muchos años del Estado Red y de un espacio de flujos en el que los ciudadanos se relacionan desde espacios físicos distantes. David de Ugarte, en su Trilogía de las Redes, habla de la filé (estructura económica transnacional) y la plurarquía (nuevo sistema político basado en las decisiones colectivas) como estructuras que sucederán a las naciones y Estados. Juan Urrutia sugiere “una confederación asimétrica de comunidades identitarias con acuerdos entre ellas y sin ninguna autoridad central”.

Además, la misma topología irregular de la red desmonta cualquier tipo de mitificación nacional. Nueva York (480ms) está más cerca de Buenos Aires que de Montevideo (713ms), teniendo en cuenta las distancias en el ciberespacio, según un estudio de la Revista Meridiano. Cualquier grafo (visualizaciones del 15M), como las 499 cuentas de la Spanish Revolution, coloca en un mismo mapa de conexiones a personas de diferentes países. La global revolution, con sus acciones cruzadas en tiempo real, está acabando de reconfigurar aquel mundo que empezó a temblar con los primeros estertores de la antiglobalización.

#ToqueaBankia, estrategias digitales para bloquear bancos físicamente

Objetivo inicial: parar completamente la actividad de las 2.764 sucursales que tiene Bankia en todo el mundo el próximo 9 de mayo. Herramientas: la web toqueabankia.net y todas las herramientas clásicas (redes sociales, teléfono, mail, boca a boca…). Estrategia: (mucha) colaboración social. Objetivo final: paralización de los desahucios de Bankia, la dación en pago retroactiva y el uso de sus viviendas en régimen de alquiler social, entre otras. ¿Pero en qué consiste exactamente Toque a Bankia?

La campaña Toque a Bankia, que lleva meses fraguándose en redes, puede marcar un antes y un después en la historia del activismo. La novedad: trasladará las dinámicas de las campañas activistas digitales al mundo analógico.  Sus promotores, los colectivos Hacktivistas e Interviene Gila, han llegado a definir la acción como “un ataque Ddos presencial a las oficinas de Bankia”. Un ataque Ddos, jerga digital popularizada para el gran público por Anonymous, consiste en saturación de servidores con accesos multitudinarios a un site. En la versión analógica de Toque a Bankia se traducirá en un bloqueo a las oficinas con “pequeñas  acciones divertidas y sin riesgo, para que se puedan apuntar hasta nuestras abuelas”. Las claves serán “la creatividad, el cansinismo y el camuflaje”.

Captura de pantalla 2013-04-08 a la(s) 17.06.35

¿Y cómo se desarrollará la campaña? Los participantes de Toque a Bankia serán, según sus promotores, indistinguibles de clientes. Actuarán como clientes normales, “pero muy cansinos: convertirán cualquier pequeña gestión en una odisea”. El secreto de la campaña se esconde en una frase que luce en el site oficial: “Todo sucede en la sucursal más cercada”. Cualquier persona puede darse de alta en el site Toqueabankia.net, averiguar dónde está la sucursal más próxima y ponerse en contacto con las personas que van a participar en la acción. Ya hay miles de personas se han sumado a la iniciativa, abriendo grupos de trabajo en León, Tenerife, Asturias y Madrid, entre otros. También han realizando vídeos virales contra Bankia.

La novedosa iniciativa de movilización, que ha sido cocinada de forma colaborativa y abierta, inaugurará la acciones del aniversario del #15M de este año 2013. Y es una vuelta de tuerca a prácticas como el escrache político o a las campañas como la #OperaciónLolaFlores. Toque a Bankia ya ha sido asumida y es apoyada por muchas asambleas del 15M, colectivos y personas, entre ellos la Plataforma de Afectados de la Hipoteca (PAH). Pero el 9 de mayo puede ser apenas el primer día de Toque a Bankia. Si la entidad financiera no acepta las exigencias planteadas, la campaña se repetirá “tantas veces como haga falta” .

El colectivo Hacktivistas ha liberado el código de la herramienta: cualquiera podrá utilizarla contra otras instituciones o entidades. Bankia será sólo el primer objetivo, después vendrán más.

#Intersobres, Goldman Sachs y juegos activistas

Intersobres según 4Ojos.com

Imagen: Perteneciente a la entrada La terraza de la Puerta del Sol de 4Ojos.com

Juego, luego existo. El juego no es apenas diversión. Es civilización. La teoría no es de un perroflauta. Es del filósofo holandés Johan Huizinga, que abordó la antropología del juego en un libro visionario de 1938  Homo ludens. Algunos gurús del Silicon Valley pillaron al vuelo el ‘juego, luego existo’ y convirtieron la gamification en tendencia, en mercado y en estrategia de marketing. Sin embargo, los movimientos activistas de la era red están también convirtiendo lo lúdico en el suelo resbaladizo y colectivo de sus luchas. El juego #Intersobres, celebrado en la Puerta del Sol de Madrid el domingo 24 de marzo contra la posible privatización del espacio público, es un gran ejemplo de ello.

El 15M – ya sea un movimiento, un conjunto de vínculos o un estado de ánimo – usa como pocos el ludismo. Su guerrilla nómada convierte vagones de metro en fiestas de etiqueta (#MetrodeLujo), las torres de un banco en una película de terror (#OccupyMordor) y los bancos en cajeros electorales (#CajeroElectoral), basureros (#Tubasuralbanco) o salas de discoteca (#CierraBankia). Sin embargo, el pasado domingo ocurrió una mutación lúdico-activista llamada #Intersobres que merece especial mención. Diferentes asambleas se encontraron en la Puerta del Sol para jugar al clásico juego del pañuelito con un toque ácido-festivo.

Con el trasfondo de la corrupción (la alusión de los sobres de Bárcenas) y el músculo comunicacional del 15M, #Intersobres consiguió su propósito: denunciar públicamente el intento de abrir una macroterraza en la mismísima Puerta del Sol de Madrid y la consiguiente privatización del espacio público. Así de claro lo explicaba en televisión una participante del #Intersobres. Así de entrañable lo retrataba Enrique Flores en su blog 4Ojos. Así lo denunciaba la Asamblea Austrias: “Este modelo de transeúnte-consumista entra frontalmente en conflicto con un pueblo que atesora en el espacio común su gran potencial para el ágora de participación directa en política”.

Captura de pantalla 2013-03-27 a la(s) 20.30.47

Juego, luego existo. En el post Gaming the city repasé hace unos meses algunos proyectos lúdicos en espacios urbanos, como el City Fireflies del MediaLab Prado de Madrid, los juegos urbanos del colectivo neoyorquino Revolutionary Games o el Koppelkiek del estudio  holandés Whatsthehubbub. Pero de estos tiempos para acá están surgiendo iniciativas lúdico-activistas tan interesantes como el SFZero de San Francisco, un juego colectivo que incita al descubrimiento de la urbe desde lógicas no consumistas. SFZero conecta personas en el mundo digital y posibilita que se pongan a colaborar en conjunto para transformar la ciudad. Cualquiera puede organizar una misión (¿cerrar un McDonalds que explota a sus trabajadores? ¿bloquear el tráfico de la urbe con una cascada de bicicletas?), buscar compañeros y ejecutarla. Siempre con la lógica del juego.

La última campaña de la revista Adbusters contra Goldman Sachs, #Goldman, es otro clarísimo ejemplo del activismo lúdico. Así convocan la acción en su web: “Hey all you rebels, jammers and meme warriors out there. Let’s play a game“. Juguemos. Liémosla. La idea es simple: intentar cerrar las 73 oficinas que Goldman Sachs, una de las instituciones responsables de la crisis financiera, tiene por el mundo. #Goldman, según Adbusters, es un “juego no definitivo, en tiempo real y de acción que se llevará a cabo en cada uno de estos lugares. Los participantes conseguirán juegos por su velocidad, espectáculo, coraje o innovación. En Madrid, por cierto, hay dos oficinas.

Adbusters incentiva que se envíen las historias-acciones de #Golman,  fotos & vídeos a kono@adbusters.org. También a que se agite el meme #Goldman en facebooktwitter y tumblr.

¿Quién dijo que lucha por un mundo mejor era aburrida?

 

El Foro Social Mundial frente al espejo de las redes

Captura de pantalla 2013-03-26 a la(s) 13.29.31

Imagen: Global Square

“¿Será la hora de que el Foro deje sitio para nuevos modos de organización global de la resistencia y transformación?”. Así acababa un reportaje mío titulado La hora de la verdad ante el mundo global, publicado a finales de enero de 2009, coincidiendo con la celebración del IX Foro Social Mundial en Belém (Brasil). La crisis global estaba comenzando. Y sin embargo, las respuestas y forma de acción de los movimientos sociales, parecía estancada. La única estrategia de legitimación pasaba por incorporar al star system de presidentes latinos de izquierda. La flexibilidad, frescura e innovación del Foro Social Mundial y del movimiento antiglobalización que unió por primera vez a los pueblos en la era de las redes, estaba marchita. ¿Qué estaba pasando? ¿Por qué el altermundismo parecía viejo?

Y de repente ocurrió algo que no entraba en ningún plan. Primero, el cosquilleo de los movimientos en red de Grecia. Luego, la Primavera Árabe. Y después el 15M español, Occupy Wall Street, #YoSoy132 en México… La global revolution estalló en red. Y el Foro, en unos meses, envejeció un siglo. Take the Square, con un perfil de Twitter, otro en Facebook y un site elaborado con wordpress, pasó a ser más influyente que el mismísimo Foro Social Mundial. ¿Qué había ocurrido? Lo curioso es que algunas propuestas históricas del Foro, como la eliminación de los paraísos fiscales, fueron un grito común de los movimientos en red. Otra petición del Foro, como al tasa Tobin a las transacciones financieras, acaba de aprobarse en Europa. Sin embargo, el formato de la mayoría de movimientos aglutinados en el Foro, se quedó de repente fuera de juego. ¿Por qué?

Mientras la global revolution, especialmente el 15M, Occupy y YoSoy132, se declaraban claramente apartidistas, el Foro insistía en la bendición de la izquierda clásica. Mientras el 15M reinventaba el antagonismo de la izquierda y la derecha con lógicas agregadoras, el Foro se aferraba al modelo de revolución cubana. Mientras en España nacían las Mareas, una mutación del sindicalismo sin banderas, el Foro seguía considerando a los sindicatos sus grandes aliados. Mientras los movimientos en red renegaban de los lideratos personales y creaban acciones con nuevas identidades colectivas y no jerárquicas, el Foro seguía entronando a su consejo internacional de gurús altermundista. Además, como afirma Esther Vivas en su texto Del Foro Social Mundial a las revueltas árabes,en los últimos años “el eje de la movilización no se encuentra ya en América Latina, donde, precisamente, nació el FSM, sino en el mundo árabe y en una vieja Europa tercermundizada”.

Pero sería una injusticia desdechar toda la historia, conocimiento y redes tejidas por el Foro Social Mundial. Los movimientos de redes tienen mucho que aprender de los movimientos clásicos. Algunas de las organizaciones históricas fueron vitales en la expansión del 15M. Attack y Ecologistas en Acción, entre otras, fueron nodos importantes en la spanish revolution. Eso sí: tuvieron que aprender a comportarse de otra forma: lógicas de enjambre, horizontalidad, nada de lideratos personalistas… Curiosamente, desde finales de 2011 existe una lista de correos para unir el Foro Social Mundial y los nuevos movimientos de red. Originalmente llevaba el título de 15M-FSM. Ahora se llama 2011movements-fsm-wsf-discussion. Y ha dado su fruto: en la edición del Foro Social Mundial que arrancó ayer en Túnez, la global revolution tendrá más peso.

El ágora donde el Foro y los movimientos de redes de 2011 se encontrarán será Global Square, que es un proyecto en sí mismo anterior a esta edición del Foro. Global Square -que pretende construir una red social global libre – tiene una programación intensa: debates, asambleas, streamings, talleres… En estos momentos se celebra el debate que busca intersecciones entre grupos políticos, ONGs, sindicatos y las plazas ocupadas. ¿Y qué pueden aprender los movimientos clásicos con los nuevos? Muchísimo. En general, los clásicos no acaban de dominar la tecnología y ya no consiguen movilizar tan bien. Invierten demasiado dinero en encuentros presenciales. No utilizan Mumble (herramienta grupal de voz hecha con software libre) o The World Café (espacio de diálogo virtual), como lo hacen los nuevos movimientos. “He visto cómo de aisladas están estas ONGs, no tienen contactos, no saben cómo tejer redes en Internet”, me confiesa por mail Ternura Rojas, una activista de la global revolution. El Foro se juega mucho en esta edición. Y no es casualidad que tenga sede en Túnez, donde arrancó la oleada de revoluciones en red.

¿Cómo seguir lo que está ocurriendo en el Foro Mundial en Túnez? Para empezar, una presentación en Prezi (en francés). Twitter, sin duda, será la mejor herramienta para seguirlo. Recomiendo los hashtags #WSF2013, #FSM2013 y #GlobalSquare (especialmente éste)En RebelMouse (genial herramienta libre) se ha creado un canal especial con cobertura multimedia. Habrá streaming desde Global Revolution. Y aquí un PAD con todas las instrucciones para seguir lo que pase. A continuación, algunos tuits de cuentas que realizarán una buena cobertura del Foro Social Mundial y, especialmente, de Global Square. Seguiré actualizando hasta el final del Foro. ¡Buen provecho!

 

 

 

 

 

 

 

 

Razones para leer ‘El kit de la lucha en Internet’

Captura de pantalla 2013-02-14 a la(s) 18.05.23

 

Existen libros escritos para especialistas que nunca llegan al gran público. Existen libros divulgativos orientados a todos los públicos que nunca son tomados en serio por la academia o los eruditos. Y existe un tipo de libro, una pieza rara en el mundo editorial actual, que deja boquiabiertos a todos los públicos. Este es el caso de El kit de la lucha en Internet, de Marga Padilla, recientemente publicado por Traficantes de Sueños con licencia Creative Commons, una verdadera obra maestra que aborda la mutación y convulsión que está viviendo la sociedad tras la llegada de Internet.

Ameno y profundo, leve e incisivo, simple pero complejo, redondo pero lleno de recovecos, práctico pero sugerente. El kit de la lucha en Internet es un libro camaleónico, resbaladizo y altamente impactante. Y explica como pocos por qué Internet, el software libre, la conexión entre personas y las herramientas digitales están haciendo tambalearse el mundo. Las viejas estructuras políticas, mediáticas y culturales se hunden por no haber entendido algunos de los conceptos que toca Marga Padilla en El kit de la lucha en Internet. De transparencia a recursividad, de copyleft a paradigmas de red, de auto organización a identidad colectiva, de clickactivismo al movimiento 15M, el texto de Marga Padilla es una especie de abecedario elemental de una nueva era. Sin embargo, la simplicidad del relato esconde una doble lectura, una capa de profundidad y análisis deslumbrante.

Marga explica, por ejemplo, cómo un discurso genérico simple, la lucha por las libertades digitales, unió a Wikileaks (organización basada en la transparencia y en el liderato de Julian Assange) y a Anonymous (colectivo basado en la ambigüedad, la distribución y el anonimato). Especialmente brillante es el trecho en el que Marga explica por qué Wikileaks ha pillado a contrapié a medios de contra información como Nodo50, Kaos en la Red, Rebelión o Insurgente. Wikileaks ofrece toda la información en bruto. Transparencia total. El periodismo de análisis, el opinólogo, ya sea informador o contrainformador, se queda fuera de juego: “El periodista ya no es necesario y por lo tanto ha de ser eliminado, en aras de la transparencia, no hay lugar para la opinión” (una frase recogida en el libro que no es de Marga).

Marga Padilla insiste en un concepto que deambula por todo el libro, el de ‘dispositivo inacabado’. Wikileaks como un dispositivo inacabado, como una herramienta que cada uno termina como quiere. Xmailer, un dispositivo lanzado por el colectivo Hacktivistas que permitía enviar un mensaje a una lista de destinatarios múltiples, como un dispositivo inacabado. Y es que Marga, con paciencia y puntería, va desmantelando todos los clichés del mercado y los Gobiernos contra la cultura libre, contra la red de redes, contra la revolución tecnológica. Marga nos pone cara a cara a un nuevo mundo. Nos presenta una nueva realidad de bienes inmateriales compartidos hasta el infinito. Una nueva esfera público-privada de cuartos conectados (a Internet). Una nuevo mundo autogobernado, rizomático, fascinante, moldeado por un nuevo crisol de identidades colectivas. Marga nos ofrece un jugoso aperitivo de un cocktail llamado La libertad en la era red. Libertad cercada, machacada, perseguida, sí. Pero libertad invencible. Cuestión de tiempo.

Por todo lo anterior, y por mucho más, El kit de la lucha en Internet debería ser de obligada lectura en colegios, hemiciclos políticos, plazas, parques, comisarías, parqués de bolsas de valores, agencias de rating…. Para concluir, nada mejor que una metacita, un fragmento de Un cuarto propio conectado, de Remedios Zafra, que aprece en el libro:

“Los cambios de los que estoy hablando tratan sobre nuestros días conectados a Internet. No se caen torres, no hay rugido de la banca, no hay guerras de petróleo ni muertes físicas. No hay una imagen épica que simbolice el cambio al que aludo. Es como una gota sobre una piedra. Es como la acción de los universos simbólicos sobre los cuerpos. Lenta, pero crucial”.

El Kit de la lucha en Internet. Precio papel: 6 euros. Descarga libre en formato PDF. Twitter de Marga Padilla:  @cien_margaritas