Ráfagas de software libre

De izquierda a derecha: Jeferson Assunção (Secretaria de Cultura de Rio Grande do Sul),  Fabrício Solagna ( Gabinete Digital), Bernardo Gutiérrez (yo) y Ney Hugo (colectivo  Fora do Eixo). Imagen:  CC BY-SA) Fora do Eixo.

El sábado acabó el 13º Foro Internacional del Software Libre de Porto Alegre (Fisl). Mi participación ha sido tan intensa que hasta hoy no he podido escribir nada. Resumiré estos días tan ricos en encuentros, ideas, charlas, debates y soluciones tecnológicas para un nuevo mundo con una ráfaga orgánica, caótica y no cronológica.

Literatura remix. Mi participación empezó el pasado miércoles, con un debate nocturno sobre Literatura como código fuente en el Espaço Cultural 512 con la excusa de mi reciente libro #24H. Charlé con Marcelo Branco (hacktivista) y Giselle Beiguelman (de la revista Select) sobre arte, licencias abiertas y el derecho al remix libre de cualquier obra.

Realidad aumentada. Vj Pixel, como siempre, usando el “aquí te pillo y aquí te mato”. Me colocó un adhesivo de realidad aumentada en el cuerpo, legible con el aplicativo para Android de Jandig. Este tweet resume el momento.

 

Cobertura colaborativa de Fora do Eixo. Como siempre, la cobertura fotográfica del colectivo Fora do Eixo, fue ágil y fresca. Un detalle: ellos colocan en todas las fotos la licencia Creative Commons. Curiosamente, los fotógrafos oficiales del evento comenzaron cubriendo con licencia copyright y por presión tuvieron que cambiar de licencia.

De máquinas tragaperras a ordenadores. Soprendente el proyecto que transforma máquinas tragaperras en ordenadores gracias a soluciones de software libre.

Banco Colaborativo ADA. Fantástica iniciativa la de este banco colaborativo basado en el bien común y no en el lucro de los banqueros, amiguetes y politicos arribistas de turno.

Ciudades de código abierto, ciudades copyleft. Preparé una pequeña charla sobre ciudades de código abierto basado en este texto mío. Ameno y transversal debate posterior con Vj Pixel (Meme Lab), Aron Krause (Estúdio Nomade) y Giselle Beiguelman (de la revista Select).

Carta a Dilma. Los participantes en el Foro escribieron una carta de presión al Gobierno brasileño. El apoyo del ex presidente Lula al software libre fue absoluto. Parece que Dilma Rousseff está cediendo un poco ante la presión del lobby internacional. Aquí la Carta de la comunidad del Software libre a Dilma Rousseff.

 Ágora Virtual. Curioso: mientras algunos gobiernos (como el español) caminan en una deriva autoritaria, usan la represión y criminalizan el uso del espacio público, otross avanzan en direcciones radicalmente opuestas. El Ágora Virtual del municipio de Canoas (una plataforma de diálogo entre gobierno y vecinos) y el Gabinete Digital (la plataforma participativa digital del Gobierno de Rio Grande do Sul demuestran que algunas de las peticiones del movimiento 15M están al alcance de la mano. Para llegar a la democracia en red apenas falta actitud.

Marco Civil de Internet. Fundamental el debate sobre el Marco Civil de Internet que la sociedad ha redactado colaborativamente para garantizar la cultura digital, la neutralidad de Internet y la libertad de expresión en la misma. Marcelo Branco arrancó con un tweet explosivo

 

 

Organizaciones sociales y software libre. Tremenda la mesa de debate sobre organizaciones que ayudan a implantar el software libre en instituciones compuesta por Ricardo Fritsch (ASL – Brasil), Verónica Xhardez (SoLAr – Argentina), Deborah Bryant (OSI – EUA), y Ramón Ramón Sanchez (Iniciativa Focus – España).  Un placer conocer en persona a Ramón Ramón. ¡Muy loable el esfuerzo de la Iniciativa Focus para expandir el conocimiento libre!

Aquí el tweet de despedida de Ramón Ramón

Cultura libre, cultura digital.  Participé en el debate Cultura Digital y Cultura Libre, junto a Jeferson Assunção (Secretaria de Cultura de Rio Grande do Sul), Ney Hugo (colectivo  Fora do Eixo) y Fabrício Solagna ( Gabinete Digital). Un placer hablar de cultura libre, participación y democraciar en red.

Y el detalle freak: la figutira de Yoda impresa por la Metamáquina, la impresora 3D comprada gracias a un proceso de crowd funding.

 

¡Hasta la próxima!

 

Un autobús lleno de hackers

¿Qué pasaría si a un autobús destartalado se le añaden webcams, conexión 3G y GPS?  ¿Cómo se llamaría la película si el autobús se remezcla en un garaje, se pinta de graffitis y se llena de códigos QR de realidad aumentada para ser leídos con teléfonos móviles ? ¿Y si llenamos el mixbus de hackers que pretenden incentivar la transparencia política, la participación ciudadana y expandir señal abierta de internet por las carreteras? La película se llama Ônibus hacker (autobús hacker), tiene versión original en portugués y acaba de hacer su primer viaje, desde São Paulo a Río de Janeiro. Carretera, wifi y manta.

La historia comenzó con una pregunta inocente: ¿y sí compramos un autobús? El colectivo de activistas Transparencia Hacker  colgó el proyecto en la plataforma Catarse de crowd funding (financiación colectiva). Y recaudaron a toda velocidad 58.593 reales (24.393 euros),  un 50% más de lo necesario). Quizá sea porque Transparencia Hacker tiene un nombre respetado forjado a golpe de gamberradas, proyectos serios y acciones ácidas. Ellos clonaron el aburridote sitio del Gobierno brasileño (que no permitía comentarios) en un blog espejo con comentarios. Aquello del 2.0, vaya, que algunos no han entendido todavía.

Imagínate por un minuto este autobús rumbo al Festival de Cultura Digital  de  Río de Janeiro. Su parte trasera: guitarras, cerveza, Ipads, routers, cables sueltos, ordenadores... Pedro Markum, uno de sus ideólogos, medita entre sonrisas:  “Es un proceso colaborativo. Queremos incentivar debates, propuestas. Recibir ideas. Será multidireccional”.  Pedro Belasco, otro de los impulsores  de la iniciativa define al autobús como un laboratorio social: “Es un experimento sobre un bien sin propiedad privada gestionado colectivamente. Un ejemplo para la sociedad“.

El autobús recorrerá Brasil a lo largo de 2012 expandiendo su buenrollismo de wifi, talleres y laboratorios hackers. Allá por donde pase, el bus laboratorio se convertirá en todo un paréntesis analógico-digital. En una verdadera Zona Autónoma Temporal como las que soñó el ciberpensador Hakim Bey: una zona temporal, instantánea, provisional, regida por otras reglas, por otras jerarquías que tal vez sirvan para una nueva sociedad.  

A estas alturas del campeonato, creo que no hace falta explicar la diferencia de hacker y cracker, aquello del hacker malo, hacker bueno.  ¿Para cuándo un autobús hacker que recorra España, el único país de Europa sin una ley de transparencia? ¿Lo debatimos en el hashtag #códigoabiertoblog?

 

Foto: Gilberto Gil, músico y ex ministro de cultura de Brasil, visitando el ônibus Hacker el pasado fin de semana, en Río de Janeiro.