Niños africanos hackean un tablet (mientras yo viajo)

 

 

Este blog estará parado durante las próximas dos semanas. Estoy viajando por Mozambique y Africa del Sur. Estoy conociendo practicas, proyectos y experiencias muy interesantes. No puedo garantizar que pueda publicar lo que estoy viendo en tiempo real: la conexion a Internet deja mucho que desear. Además, la desconexión es necesaria. En la segunda mitad de enero contare algunas cosas que he ido descubriendo relacionadas con redes mesh, conexión de personas a traves de móviles, cultura ancestral colaborativa o P2P. Os dejo con una lectura mas que recomendable: Niños etíopes hackean tablet en 5 meses sin instrucciones.  La iniciativa One Laptop Per Child dejó varios tablets en una aldea etíope donde el analfabetismo llegaba casi al 100%. Y el resultado fue brutal.

Los ninos etiopes no solo aprendieron a encender los tablets sin nunca haber visto un botón. En cinco dias, como cuenta Nicholas Negroponte, fundador de One Laptop Per Child, estaban usando 47 apps por niño  y dia: “En dos semanas, en dos semanas estaban cantando canciones de la ABC en inglés. En cinco meses, hackearon Android”. Este hecho pone de patas arriba muchas cosas, empezando por el sistema educativo. Tambien, ilumina el camino del código abierto. Compartir el codigo de las creaciones, objetos, máquinas, abre una puerta espectacular en el planeta tierra. Cualquier cosa puede evolucionar, mutar, mejorar. Cualquier persona que disponga del código, puede descubrir caminos no sospechados.

#Feliz2013, nos vemos en breve

 

Anuncios

La revolución se llama fab lab

Imagina un mundo donde las fábricas desaparecen. Imagina que cada barrio, cada edificio o incluso cada casa tienen una minifábrica que construye los objetos necesarios para vivir. Imagina que estas fábricas low cost apenas construyen los objetos que necesitan los vecinos. Y que es la misma máquina – una impresa sólida en 3D – la que construye los objetos. Por si fuera poco, esta red de impresoras en 3D utiliza software libre y sus usuarios mejoran su funcionamiento colectivamente con mecanismo transparentes. El planeta de las minifábricas, basado en la demanda real y no en la oferta artificial, funciona a la perfección. Hay menos contaminación, menos atascos, menos transportistas de cosas. La obsolencia programada – estrategia de las marcas para que los productos se estropeen – es un mal sueño del pasado.

La revolución del planeta de las minifábricas sostenibles no es un sueño lejano. Es una realidad. La minifábrica se llama Fab Lab (fabrication laboratory). El primer prototipo nació en el Center fot bits and Atoms (CBA) del Massachussets Institute of Technology (MIT), en el año 2001. Y ya hay un centenar (entre oficiales y no oficiales) en todo el mundo. En España, hay fab labs en Barcelona (vídeo que abre el post), Valladaura, Madrid, BermeoLeón y Sevilla. En América Latina, hay fab labs en  Lima (Perú), Medellín (Colombia) y Costa Rica. Países como Namibia, India, África del Sur, Ghana o Afganistán cuentan con fab labs.

De momento, la tecnología de los fab labs no es barata: se necesitan unos 50.000 euros iniciales de inversión. Además, necesita espacio. Pero Neil Gershenfeld, cabeza del Centro de Bits y Átomos, pronostica una verdadera revolución: “Internet necesitó una habitación llena de ordenadores para funcionar, hoy lo hace en el móvil”. Neil intuye una sociedad diferente. Una plataforma “comercial y mundial que convierta los fab labs en autónomos”. Los fab labs, sueña Neil, mostrarán la salida de la crisis: “La mayoría de los grandes negocios surgieron en épocas de recesión. El mercado actual se basa en inventar un producto y en producirlo en una fábrica. Nuestra filosofía es otra. Se trata de producir bajo demanda en laboratorios locales, independientemente de dónde se haya diseñado el producto“.  Pero la mayor revolución reside en otro pequeño detalle (otra interesante entrevista a Neil):  “el poder de la red de fab lab es que no existe nadie al mando”.

 

Mi web: bernardogutierrez.es Dirijo la consultora futuramedia.net. En Twitter soy @bernardosampa

 

Campus Party: hackers, multinacionales y activistas

 

La Campus Party Brasil 2012 , celebrada en São Paulo, acaba de bajar el telón. He tenido la suerte de estar dos días en el evento, uno de los más importantes del mundo de la tecnología. Me ha sorprendido la convivencia de grandes multinacionales, de la cultura del software libre y del ciberactivismo. Olmo Galvez (@olmogalvez), de Acampada Sol y Democracia Real Ya, incitó a la revolución mundial al lado de stands de gigantes de las telecomunicaciones. Comparto algunas ráfagas con vosotros.

Jandig. Realidad aumentada cooperativa. Fantástico el proyecto Jandig del estudio brasileño Meme Lab. Códigos escaneables entendidos como una Zona Autónoma Temporal (TAZ) basados en la colaboración. Cualquier usuario puede enviar imágenes y/o diseños para el proyecto.

BlablabLab. Sé tu propio souvenir. Me encantó la idea del estudio catalán BlablaLab. Be your own souvenir convierte a cada persona en una pequeña figurita gracias a impresoras 3D. Con software libre 🙂

Vídeo clip colaborativo de ruidos. La banda brasileña Móveis Coloniais de Acaju se curró un vídeo clip elaborado con sonidos aleatorios de la Campus. Vale la pena verlo.

Las profecías del físico loco. Gran conferencia del físico Michio Kaku. Lanzó una profecía con la que estoy de acuerdo. En 2020 no habrá ordenadores. Internet estará en todas partes.

El emprendedor de quince años. El chileno Sebastían Alegría, un adolescente de quince años, presentó su proyecto Alarma Sismos: sensores low cost para detectar terremotos. Inteligencia colectiva con tecnología casera.

Mapa cooperativo. Durante el evento ha sido creado un mapa colaborativo (la palabra no está en el diccionario de la RAE pero debería estar) a partir de Google Maps para encontrar a personas. ¿Dónde estás? ¿Nos tomamos un café? 

Perfiles digigráficos. Conocí en la Campus el fantástico documental, lanzado en You Tube, sobre comportamientos digitales de la agencia DM9.

Acampada Sol+Occupy Wall Street=¿huelga mundial sin sindicatos? Olmo Gálvez, de Democracia Real Ya, hizo una tremenda presentación sobre el 15M. Conmovedora la foto de la rueda de prensa en la que DRY presentó la convocatoria del 15M: sin periodistas.  Olmo habló de cómo “romper la barrera del ruido” con las redes sociales. En la misma mesa conocí una iniciativa de Occupy Wall Street que se me había escapado: el 99% escribiendo cartas al 1%. Historias personales (jodidas) como armas. Storytelling, vaya. Amigos: preparaos para una global strike. Huelga mundial sin sindicatos a través de redes sociales. Está al caer 🙂

Revolución post it. En la Campus contemplé una revuelta post it, espontánea, híbrida (redes+territorio). Me gustó tanto la revuelta (protestaban por robos en la zona de camping) como cómo fue resuelta por la dirección (interrumpieron la charla del palco principal para resolver todo). Acción, reacción, solución. Un vídeo, aquí.