Big data contra el poder

Vídeo deL proyecto chileno Poderopedia

Texto publicado en el Diario Turing de eldiario.es 

¿Quién manda en el mundo? ¿Qué relaciones existen entre las élites políticas y económicas de un país? ¿Cómo se articula el entramado fiscal de los más poderosos? ¿Se puede mapear el esquema transnacional del 1% que controla los flujos financieros del planeta? En los últimos años han surgido varios proyectos, acciones o iniciativas para desvelar los secretos de las élites económicas. Proyectos que utilizan herramientas y código informático para sacarle jugo crítico al denominado big data (datos masivos), la ingente cantidad de datos generadas a diario. Proyectos que también usan bases de datos en general. En España, el colectivo Manuela Lucas realizó diferentes visualizaciones sobre las Sociedades de Inversión de Capital Variable (SICAV), sus entidades gestoras, sus entidades depositarias y sus consejos de administración.

El proyecto Qué hacen los diputados, muy centrado en acompañar el funcionamiento del parlamento a partir de los datos disponibles y el flujo de las redes sociales, fue pionero. La plataforma Quién Manda, la última mutación-evolución de Tuderechoasaber.es, es una de los más recientes. Quien Manda, una iniciativa de Civio, desarrollará “una aplicación para poder mostrar las relaciones entre el poder político y económico de forma más completa y profunda”. ¿Y qué otros proyectos o iniciativas existen en el resto del mundo? ¿Las técnicas de extracción y estudio de datos masivos, aliadas habituales de mercados y Gobiernos, se ha vuelto contra el poder?

La vigilancia, como prueban estos proyectos, está cambiando de lado. La inteligencia colectiva está comenzando a apropiarse de los datos masivos. Datos en red. Datos que según Oscar Marín Miro, del colectivo Outliers, pueden servir para el control de la ciudadanía, pero también para la transformación social. Los proyectos italianos opencongress.com y openpolis.it, centrados en la actividad parlamentaria, fueron pioneros. Sin embargo, cada vez surgen más iniciativas orientadas a desvelar y denunciar los entramados fiscales de las élites a partir de la extracción y relación de datos. El proyecto estadonidense They Rule, que mapea los consejos directivos y las entrañas de las principales empresas del país, fue inspirador para muchas iniciativas del mundo. Especialmente relevante es el proyecto chileno Poderopedia, “una plataforma colaborativa que ayuda a entender las relaciones entre las personas, empresas y organizaciones que se convierten en noticia e influyen en nuestra vida diaria”. Poderopedia, donde trabajan periodistas, programadores, diseñadores y ciudadanos, usa “información pública, visualizaciones de datos y tecnología semántica”. El Mapa de relaciones de Poderopedia ayuda “a entender las relaciones entre las personas, empresas y organizaciones de interés público”.

El proyecto brasileño Eles mandam, inspirado directamente en They Rule, se centra en mapear los asientos de los consejos directivos y fondos de pensiones del país. La iniciativa ha sido posible gracias a la colaboración con la plataforma informativa Reporter Brasil, que lleva años desarrrollando periodismo de investigación para denunciar violaciones de derechos humanos. Y aquí reside una novedad: la cooperación entre plataformas y/o medios de comunicación con proyectos de big data ciudadano es una tendencia que cotiza al alza.El medio independiente colombiano La Silla Vacía, gracias al crowd funding de sus Super Amigos (lectores financiadores), puso en marcha su proyecto para revelar los entramados de poder de las cincuenta mayores empresas del país. El proyecto, desarrollado en colaboración con la empresa de visualizaciones de datos Aentropico, realizó diferentes grafos (visualización de redes) para mapear la red de poder empresarial. El estudio reveló, entre muchas otras cosas, que apenas el 10% de los miembros de los consejos directivos son mujeres y que el 20% son extranjeros.

riseproject

The Rise Project, una plataforma rumana de visualización de las mafias económicas.

Otra iniciativa que destaca por su calidad, complejidad y circulación transmedia del contenido es el rumano The Rise Project. El proyecto pone su foco en las relaciones económicas entre los políticos y grupos mafiosos de la Europa del este. Su sección CONEXIUNI da acceso a una lista de personas y empresas, así como a casos judiciales, clasificados en orden alfabético. El proyecto ha desvelado, gracias a las visualizaciones del Registro de Empresas de Panamá, que el presidente de Azerbayán Ilham Aliyev usa dicho país para lavar dinero, a partir de empresas británicas y la participación de sus dos hijas. También, que el presidente sirio Bachar al-Asad tiene negocios en Rumanía usando opacas empresas basadas en Austria. Además, The Rise Project está conectado al proyecto Exposing the Invisible, en el que participa, entre otros, el hacker islandés Smári McArthy. El documental Our currency is information es la cara multimedia de las investigaciones visuales de The Rise Project.

Por otro lado, cabría destacar la creciente importancia de los hackatones (encuentros de hackers, programadores y periodistas) para denunciar o mapear las redes del poder. Destacan el Data Gotham de Nueva York, las iniciativas surgidas alrededor de El Rancho Electrónico (México), el grupo de trabajao Visualizar del Media Lab Prado o Hacks Hackers. Especialmente relevante es Hacks Hackers Buenos Aires, la mayor red / encuentro de hackers de América Latina. De hecho, cada vez son más frecuentes las iniciativas nacidas en encuentros de hackers. Durante las protestas de Brasil de 2013, por ejemplo, fueron los hackatones incentivados por Transparencia Hacker o la Casa de Cultura Digital de Porto Alegre los que revelaron los entramados corruptos de las concesiones a empresas de transportes urbano. El 1º hackaton D3.js de Belo Horizonte, convocado en medio de la explosión de las protestas, fue un claro ejemplo de cómo la inteligencia colectiva puede conseguir denunciar irregularidades en el uso de dinero público.

Anuncios

#SmartCitizensCC, un protocolo de redes expandidas

crt

¿Cómo se construye un proceso colectivo a partir de una exposición? ¿Existe una fórmula de gestión distribuida de redes sociales que beneficie al bien común? ¿Cómo deconstruir un proyecto que el mercado y las instituciones entienden como una marca? ¿Como generar un proceso de comunicación expandida que beneficie a los diferentes nodos pero que refuerce un proceso común? Las preguntas salen a colación a partir del proyecto#SmartCitizensCC, al que me incorporé con mi red Futura Media.

El punto de partida del proceso fue Smart Citizens, una exposición en el Centro Centro de Madrid, comisariada por Paisaje Transversal. La exposición comenzó a transformarse en proceso #SmartCitizensCC con la licencia usada para los contenidos de la misma (Creative Commons). No tardó en llegar la primera remezcla-reuso  del contenido, de la mano de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura (ETSA) de Madrid. Los hang outs (aquí uno de ellos) que comenzamos a realizar con algunas experiencias mapeadas en la exposición inicial y otras diferentes ayudaron a expandir el proceso. Teníamos claro desde el inicio también que el contenido de las redes de #SmartCitizensCC (Twitter, Facebook y Flick) no tenía que hablar exclusivamente de la exposición Smart Citizens. Ni siquiera del proceso #SmartCitizensCC. De hecho, el contenido del proceso en dichas redes es minoría.

El paso natural era crear una plataforma de contenido propia, para ir más allá la exposición Smart Citizens, definida / criticada como “espectáculo” por el urbanista Doménico di Siena. La plataforma SmartCitizens.cc ya está online. Su contenido, como explicaba en este mismo blog, será transversal, fresco, interdisciplinar, inspirador, poético, teórico. Y claro: el contenido sobre el proceso #SmartCitizenscc no superará el 25% del total. Al mismo tiempo, creamos una revista social en Rebel Mouse, automatizando el hashtag #SmartCitizensCC,  que ya no controlamos los que empujamos inicialmente el proceso. Sin embargo, considerábamos claramente insuficiente esta estrategia de comunicación-conexión para generar un verdadero proceso abierto.

pantallazosmart

Para seguir investigando y expandiendo el proceso hemos trabajado en un documento abierto titulado Protocolo de redes compartidas, disponible online en un PAD colectivo, con los protocolos de uso de redes abiertas. Del documento, que admite modificaciones, destaco los siguientes puntos:

-La clave de las redes (twitter, facebook, flickr y las que se abran) estará a disposición de las redes y colectivos que quieran hacer uso de ella.

-Puesta en marcha de la gestión colectiva de la cuenta de Twitter con la herramienta crTweet, que permite una gestión colaborativa a partir de retweets (RT). Autorizando el uso a determinadas cuentas, cualquiera de ellas consigue un RT automático desde @SmartcitizensCc usando crT + la cuenta al final del tweet. Ya están participando las siguientes cuentas:

  • @bernardosampa @codigoabiertoCC @futura_media  @reportera09  @paistransversal  @jarevalomartin  @territorista @cdebatesurbanos @conectakultura @Wikimedia_mx @alanlzd

-La gestión del blog SmartCitizens.cc será colaborativa. Cualquier colectivo afín podrá agragar contenido. El porcentaje de contenido del proceso #SmartCitizensCC no deberá superar el 25%.

Una pregunta que algunos pensarán que debeíra abrir esta entrada. ¿Y qué es exactamente #SmartCitizensCC? Lo que más me interesa es que no tenemos una respuesta cerrada ni definitiva. #SmartCitizensCC es más un juego infinito que uno finito, siguiendo la teoría de James Carse. Tal vez #SmartCitizensCC sea más pregunta que respuesta. Personalmente, me gustaría que pasarán algunas de las siguientes cosas (o todas) alrededor de #SmartCitizensCC.

-Co-crear un imaginario de Smart Citizen (ciudadano inteligente) que se contraponga al de Smart City creado por el mercado.

-Cocinar un código ético estricto del proceso #SmartCitizensCC que permita la expansión geográfica del proceso. Un código que, como las cuatro libertades del software libre, impida que cualquiera que no lo cumpla no pueda apropiarse de dicho código y de los protocolos compartidos.

-Realización de múltiples exposiciones post it en diferentes ciudades del mundo, donde #SmartCitizensCC sea apenas un código fuente enriquecido por diferentes agentes, colectivos, redes.

-Incentivar el intercambio de métodos, protocolos, proyectos, contenidos y experiencias de diferentes colectivos del mundo gracias a las plataformas y herramientas usadas por #SmartCitizensCC.

-Desarrollo de diferentes laboratorios urbanos que incentiven las intervenciones urbanas, la activación de la inteligencia colectiva en entornos urbanos y/o rurales.

-Que los colectivos que implementen el proceso #SmartCitizensCC puedan rentabilizar con recursos el emprendimiento. Que el bien común – y recursos comunes – se vean beneficiados de la expansión del proceso.

Y tú, ¿qué piensas del proceso #SmartCitizensCC? ¿Alguna sugerencia en el PAD común?

 

#SmartCitizensCC estrena plataforma

grande

Si #SmartCitizensCC fuera una ecuación podría ser algo así como Exposición expandida + inteligencia colectiva + urbanismo táctico + participación + comunicacion / acción glocal  + cultura de red + colaboración + laboratorio ciudadano. En realidad es una ecuación abierta en la que ni siquiera están completamente definidas las incógnitas a ser despejadas. Lo que arrancó como una exposición en el Centro Centro de Madrid comisariada por el colectivo Paisaje Transversal, se transformó en una muestra de código abierto, con el contenido liberado y a disposición de quien quisiera reutilizarlo. Lo que nació como un proceso de comunicación unilateral (emisor-receptor) va camino de transformase en una conversación coral, descentralizada y expandida. Lo que era un evento y/o proyecto es ya un proceso que lo supera.

El proceso #SmartCitizensCC acaba de estrenar nueva plataforma: SmartCitizens.cc. Tras unos meses en los que el microsite inicial se vio arropado por la vida en redes sociales (perfil de Facebook, cuenta de Twitter , Flickr y Rebel Mouse), el proceso #SmartCitizensCC gana una plataforma que servirá de puente entre los diferentes flujos comunicacionales. No será epicentro. Será una plataforma conectora. Será un nodo transmisor.  SmartCitizens.cc dara prioridad a contenidos multimedia, creativos, inspiradores. Será una galería viva para dar forma al nuevo imaginario Smart Citizens (ciudadanos inteligentes, inteligencia colectiva) en contraposición al de Smart City (más vertical y centrado en la tecnología). En SmartCitizens.cc se encontrarán lo académico, lo (re)creativo, lo poético, lo procesual.

Los contenidos de actualidad serán divuglados en los perfiles de Facebook y Twitter. Circularán extensamente en el hashtag #SmartCitizensCC en todas las redes sociales. Y podrán leerse comodamente en la revista social construida a partir del  mismo hashtag #SmartCitizensCC en Rebel Mouse. Sin embargo, quien busque reposo, contenido más profundo, estética de la inteligencia ciudadana, tendrá que asomarse a SmartCitizens.cc. La plataforma dará voz a los proyectos y colectivos mapeados en la exposición SmartCitizens y a los que se estén sumando al proceso #SmartCitizensCC. Pero será también un miradora procesos y proyectos de todo el mundo en el que la inteligencia ciudadana sea clave en la transformación de las ciudades y la sociedad en general.

De hecho, los contenidos del proceso #SmartCitizensCC no acapararán el espacio de SmartCitizens.cc. En la plataforma ya se pueden encontrar entradas sobre procesos mapeados en la exposición Smart Citizens (como Desayunos Ciudadanos o El Campo de Cebada), sobre partes del proceso #SmartCitizensCC (como De la cooperación al empoderamiento transnacional), sobre proyectos ajenos al proceso (como Guía fantástica de São Paulo, Mapping the commons o atNight), contenido teórico alrededor de los paradigmas abiertos (como Qué es el procomún o Inteligencia colectiva para reinventar la sociedad), cápsulas poéticas (como #CiudadesEmocionales: Lima Neón o Hacking the city).  Los procesos urbanos de las revueltas en red que agitan el planeta están presentes en entradas como Arquitecturas (collage) de la revolución.

En los próximos días, los colectivos / redes que estamos implicados en la expansión del proceso #SmartCitizensCC (Paisaje Transversal y Futura Media) compartiremos un nuevo protocolo de comunicación abierta que podremos a disposición de quien quiera incorporarse al proceso.

#CiudadesEmocionales y #SmartCitizensCC conectan España y Brasil

El pasado miércoles 27 de noviembre de
2013, nueve colectivos de Barcelona, Recife, São Paulo, Barcelona y
Madrid participaron en el primer hangout en conjunto entre #SmartcitizensCC y #CiudadesEmocionales 
(vídeo aquí). Juntos, buscan reivindicar
la emoción como desencadenante de los procesos de creación
colectiva aplicadas a la transformación urbana. Cabe destacar que
este encuentro digital se realizó  en Madrid desde
@campodecebada,
un espacio autogestionado ubicado en el céntrico
barrio de La Latina. Desde allí intervinieron el colectivo de
cultura libre @c4c_colectivo; @TransitCultura, una plataforma que que
promueve y gestiona proyectos para facilitar el acceso al capital
cultural, y @paistransversal, una oficina dedicada la innovación en
ciudad y territorio.
«Necesitamos
transformar las ciudades que ya tenemos a través de una
participación activa de su ciudadanía.
Una ciudadanía proactiva,
comprometida y sensibilizada con las problemáticas de su entorno,
que hace un uso inteligente de los recursos, recupera su condición
política y es capaz de generar nuevos imaginarios, iniciativas para
construir entornos más equitativos y sostenibles desde una
perspectiva integral, económica, social y ambiental»,
eso es lo que reclamaba en el encuentro
digital #SmartcitizensCC  y #CiudadesEmocionales,  Jon
Aguirre Such de @paistransversal,
participante en esta multiconfrencia transatlántica e
involucrado en un proceso que busca rescatar la emoción como parte
inherente a los procesos de transformación de las ciudades, o dicho
en palabras del colectivo @baixocentro  otro
de los participantes del hangout que intervino desde Recife—:
«Por más que las
emociones sean efímeras, son las que inician los procesos de
creación colectiva».
La
emoción no permanece pero si lo hacen los procesos.

#SmartCitizensCC: Inteligencia colectiva en entornos rurales

Este texto se publicó previamente en Paisaje Transversal. 
El pasado 13 de septiembre realizamosel primer encuentro digital del proceso #SmartcitizensCC en el marco del sexto encuentro de la red Arquitecturas Colectivas en Galicia (#AACC_Galiza). En esta conexión internacional participaron gente desde diversos puntos del planeta para hablar sobre prácticas colaborativas e innovación social en el mundo rural. El debate se focalizó en analizar y aprender de experiencias que estén sucediendo en otros tableros de juego que no respondan al apelativo de «ciudad».
Durante el mismo se hizo una
conexión en directo con #AACC_Galiza en Valadares, donde
intervinieron los colectivos asistentes al encuentro, que tuvieron la
posibilidad de interactuar con experiencias al otro lado del océano,
tales como el colectivo
Sursiendo (México), Alfonso Pérez
Urzábal (Francia), Bernardo Gutiérrez (Brasil), Carolina Espinoza
(España) y Paisaje Transversal. Podéis  leer la relatoría completa y el Storify del encuentro y ver el vídeo íntegro del
hangout a continuación
.

Sigue leyendo

#SmartCitizensCC, inteligencia colectiva para reinventar la sociedad

fotoportada

¿Ciudades inteligentes o ciudadanos inteligentes? ¿Tecnología como sinónimo de infraestructuras electrónicas o como inteligencia colectiva? ¿Qué es la inteligencia ciudadana? La muestra interactiva SmartCitizens, comisariada por Paisaje Transversal para el Centro Centro Cibeles de Cultura y Ciudadanía de Madrid, no pretende encontrar respuestas. Sin embargo, los cincuenta y tres proyectos incluidos en la exposición buscan colectivamente un ángulo diferente: el epicentro de las experiencias y procesos son las personas y no lo que el mercado denomina tecnología.

Los proyectos incluidos en SmartCitizens parecen murmurar aquella sentencia del filósofo de la cibercultura Ted Nelson: “Nuestros cuerpos son hardware, nuestro comportamiento software“. De LiberaTuBici a FixMedia.org, de Datea a Desayunos Ciudadanos, de El Campo de Cebada a La Galería de Magdalena, las experiencias recogidas en SmartCitizens crean un nuevo imaginario: el de los ciudadanos inteligentes. Frente al modelo de Smart City – basado en datos cerrados, centralizados y gestionados verticalmente – el paradigma SmartCitizens representa un grito coral, fresco, descentralizado, colectivo. Nosotras, y no las iniciativas que nacen de forma vertical en el seno de compañías multinacionales, somos smart / inteligentes.

Por si fuera poco, la muestra SmartCitizens da un nuevo giro de tuerca: la exposición libera el código de su contenido. Cualquier persona puede replicar, remezclar, reducir o ampliar la exposición con proyectos locales. La exposición -material, vídeos, tríptico, galería de imágenes – está a disposición con licencias libres en un microsite. Desde Futura Media hemos aceptado el reto de embarcarnos en el proceso #SmartCitizensCC. Queremos que la muestra pase ser un proceso. Una caja de herramientas. Un catalizador de conexiones. Un escenario de aprendizaje colectivo. Una exposición P2P (peer-to-peer), replicable en cualquier ciudad del mundo. Una muestra glocal (global+local) que difumina las fronteras
Intuimos, eso sí, cinco desafíos en este proceso:

-El primer desafío de cualquier exposición en la era red es convertirse en un proceso. Por todo ello, para ir más allá de una exposición, estamos creando perfiles en redes sociales que no serán apenas para hablar de la exposición, sino para conversar, intercambiar métodos, procesos, agenda. Serán perfiles de lo común, en el que la interacción prevalecerá sobre la difusión.

-El segundo desafío de una exposición es transformase en una muestra expandida. El espacio expositivo se queda pequeño, limita el contenido de la misma. Distribuir el contenido expositivo por el barrio, ciudad y/o mundo sigue siendo un reto. El primer paso, pues, es liberar el contenido de SmartCitizens, que ya es una muestra libre, con licencia copyleft. El Do It Your Self (DIY, hazlo tú mismo) o Do It With Others (DIWO, hazlo con otros) pasarán a ser el sistema nervioso de lo que ocurra a partir de ahora con #SmartCitizensCC. Cualquier persona podrá replicar la muestra o parte de ella. Cualquiera podrá incorporar elementos locales. Será una muestra glocal, infinita y mutante.

-El tercer desafío es que una muestra no se convierta en una marca y sí en una plataforma de diálogo. El mejor branding pasa a ser el cultivar diálogos, incentivar vínculos y conectar pares. El intercambio de experiencias, métodos, protocolos, se convierte en la moneda social del proceso.

-El cuarto desafío es transformar una muestra en un laboratorio itinerante. Que el conocimiento, prototipos y bagajes de las redes y colectivos participantes en SmartCitizens se conviertan en un hub urbano flexible, itinerante, replicable. Generar espacios de reflexión / acción en el territorio, zonas autónomas temporales de intercambio de conocimiento. Un laboratorio post it que genere intervenciones en las ciudades.

-El quinto desafío es construir un imaginario de “Inteligencia Ciudadana” para contraponer al concepto Smart City fabricado por el mercado y que transforma las urbes en algo previsible en manos de las compañías multinacionales. #SmartCitizensCC no es un hashtag. Es ágora, es máquina de relatos, es fábrica de nuevos mundos.

Serendipia al poder. Remezclemos ese grito tan de la era red:  “el pueblo, distribuido, jamás será vencido”.

 

Perfiles sociales de #SmartCitizensCC

Facebookhttp://www.facebook.com/smartcitizensCC   // Twitter:  https://twitter.com/SmartcitizensCC // Flickr:  http://www.flickr.com/photos/99346985@N04/ (pronto abriremos un álbum común titulado Smart Citizens / Inteligencia Ciudadana).

Microsite SmartCitizens con los materiales para descargar

http://smartcitizens.paisajetransversal.com/

México ya tiene su Wikipartido

México ya tiene su Wikipartido, un partido  “totalmente abierto, democrático y colectivo” que acaba de solicitar su registro en el Instituto Federal Electoral. Inspirado en las redes, en el software libre, en conceptos como la inteligencia colectiva y en experiencias concretas como el Wikipartido español, este nuevo partido mexicano promete poner de patas arriba el sistema democrático del país. El Wikipartido de México resume su programa en cinco puntos fundamentales: Democracia Real y Directa, Apertura Total, Construcción Colectiva, Asignación del Dinero Público por Votación y Derechos Humanos. Y en una actitud participativa que permite que cualquier usuario proponga cosas concretas. En sus preguntas y respuestas, el Wikipartido de México aclara sus líneas generales. Vale la pena leer el documento con calma:

“Creemos en la democracia, la apertura y la inteligencia colectiva. (…) El Wikipartido es una plataforma, no una posición ideológica (…) La idea del Wikipartido es pasar de consumidores a creadores e innovadores de oferta política”.

¿De quién parte la iniciativa de Wikipartido de México? A diferencia del Partido X español, que nació el pasado enero ocultando la identidad de sus miembros como estrategia para denunciar al sistema personalista, el Wikipartido de México ha nacido con caras. El ingeniero Alfonso Tamés, que participa también en la plataforma de crowdfunding  Fondeadora, es el fundador del Wikipartido de México. Sin embargo, el Wikipartido critica de frente, como hace el Partido X, el personalismo y la política construída alrededor de candidatos: “Creemos que cualquier intento para generar una nueva opción política fracasará si se le asocia a una persona o si es utilizado para el beneficio personal de unos cuantos”. No es casualidad, que el propio Alfonso Tamés, decepcionado con la política clásica, haya dejado de estar afiliado al Partido de Acción Nacional (PAN).

¿Y de dónde saca la inspiración política el Wikipartido de México? Alfonso Tamés, en declaraciones a Animal Político, afirmó que “el Wikipartido pretende funcionar igual que la Wikipedia”. Otro fundador del Wikipartido, Armando Sobrino, afirmó al mismo medio, que “la idea es que esto funcione como funciona el software libre”. De hecho, el funcionamiento de las comunidades de programadores de software libre – meritocracia, no jerarquía, abertura, transparencia, participación – están muy presentes en sus cinco principios fundamentales. Cualquier usuario podrá crear una entrada en la Wiki relacionada con cualquiera de los cinco principios. El Wikipartido de México ha escogido el método Schulze como sistema de votaciones.

El WikiPartido  de México aspira a presentar candidaturas “para disputar en las elecciones los puestos del poder ejecutivo y legislativo para los tres niveles de gobierno”. De momento apenas tienen 255 miembros activos, de los 220.000 necesarios para que su candidatura sea reconocida legalmente. En caso de conseguir representantes, el Wikipartido de México destinará los recursos “a proyectos de política pública y cierre de brecha digital que someterán a concurso instituciones de educación superior e investigación sin fines de lucro”.

#Peoplewitness, el gran hermano de la ciudadanía

 

Imagen obtenida en Voces con Futura, licencia Creative Commons. 

Somos más. We are more. Y te estamos vigilando. Hace poco mas de un publiqué una entrada titulada Por un gran hermano ciudadano contra el poder. Mencionaba, entre otras cosas, la iniciativa española #PeopleWitness, un contrapoder ciudadano que documenta la violencia policial y los abusos del poder basándose en un hashgtag de Twitter y en una web. El pueblo distribuido, haciendo streaming desde sus teléfonos móviles, documentando la creciente y preocupante violencia policial. Pero la última vuelta de tuerca del proyecto se merece una atención especial.

La novedad se llama @pplwitnessbot. Y es un bot, diminutivo de robot, de Twitter que envía notificaciones sobre los streamers #peoplewitness emiten en vivo. Cualquier persona puede estar totalmente actualizada y saber qué streaming ciudadano está teniendo lugar. Una arma poderosísima, sin duda, para la sociedad en red. Y otra prueba más de que aquello de la inteligencia colectiva no es una lejana teoría ciberespacial: se ha hecho carne. Inserto algunos tweets correspondientes a ayer, a modo de ejemplo.

 

 

Conclusión-de-cajón: el poder tendrá cada vez menos capacidad para ocultar la violencia policial y para controlar la información. Todo gracias a “esos molestos teléfonos“, como bien dice Stéphane Grueso, y a las redes. #PeopleWitness, sin duda, puede cumplir una función importante en el ya cercano #25S que el Gobierno español está intentando criminalizar a cualquier precio.

 

 

Por un gran hermano ciudadano contra el poder

El vigilante vigilado. El poder controlado por un nuevo big brother distribuido. La distopía de 1984 pero al revés. La acción Surveillance chess del colectivo Mediengruppe Bitnik es totalmente inspiradora: sustituyeron las imágenes en tiempo real de las cámaras de vigilancia del metro de Londres por una invitación para jugar al ajedrez.Vale la pena ver el vídeo. Reverlo. Do you wanna play chess, vigilante?.  El sistema de vigilancia queda en un absoluto ridículo cuando aparece el pantallazo con el tablero de ajedrez y una frase intrigante: “You are white. I am black. Call me or text me to make your move. This is my number: 07582460851.”

El colectivo artístico transformó el Londres preolímpico en una partida táctica contra el poder con una acción poética que desnuda una vez más los sistemas de vigilancia. ¿Para qué nos observan? ¿Por qué nos vigilan? ¿Con qué derecho nos graban? Hace dos años, el colectivo madrileño Un barrio feliz lanzó una campaña contra las cámaras de videovigilancia que el ayuntamiento instaló en el barrio de Lavapiés. Divulgaron un falso hackeo de las imágenes (dijeron que las habían interceptado para divulgarlas),  creando una gran polémica. Y denunciaron el sistema de vigilancia que costó 600.000 euros de dinero público con ludismo, mucha creatividad, un cómic de Camaroncito (personaje creado contra las cámaras) y hasta pruebas de Artivismo en el Medialab Prado.

Existen otras iniciativas para denunciar el big brother en el que se apoya el poder, como el proyecto mexicano Contra Vigilancia. El colectivo anonimoColectivo construyó una herramienta que permitía a cualquier persona conocer “la ubicación de las cámaras de vigilancia dentro de la ciudad de México y Cuernavaca“. Y existen otras iniciativas que utilizando la inteligencia colectiva dejan fuera de juego a las fuerzas de seguridad. Los brasileños se escapan de los controles de alcoholímetro  de la Ley Seca gracias a Twitter y el uso de hashgtags. Este  movimieto está siendo muy criticado, pero que muestra el potencial de la sociedad en red. 

Del movimiento 15M de España nació la fascinante iniciativa #peoplewitness, un hashgtag que sirve para documentar la violencia policial y los abusos del poder. El pueblo distribuido graba, hace streaming, cuelga fotografías, en esta etiqueta de Twitter. Además, existe una web para completar el giro de “la comunicación a manos del pueblo”.

Y acá llegamos a donde quería llegar. ¿Y si naciese un proyecto llamado #BigBrotherCiudadano que diese la vuelta a la tortilla de la videiovigilancia y el control? ¿Y si todos los ciudadanos colocasen una webcam en su balcón y vigilasen a las fuerzas de seguridad? ¿Y si nace una web que recopile todas las webcams, barrio a barrio, calle a calle, para que la policía esté totalmente vigilada? ¿Y si la policía, digamos la española, suelta de porra y reincidente en abusos de fuerza y maltratos arbitrarios, comenzase a sentirse de verdad vigilada? ¿ Y si esta red distribuida de imágenes convirtiese nuestras ciudades en un territorio blindado contra los abusos? ¿Y si el vigilante empezase a sentirse vigilado? Do you wanna play chess, señor Mariano Rajoy?

Mi web: bernardogutierrez.es Fundador de la red futuramedia.net En Twitter soy @bernardosampa

 

 

 

Smartcitizens.me

SmartCitizen.Me de Fab Lab Barcelona en Vimeo.

“¿Cuáles son los índices reales de contaminación del aire en torno a tu casa o comercio? ¿Y de contaminación acústica? ¿Y de humedad del aire? Ahora imagina que los pudieras conocer, compartir y comparar al instante con otros lugares de la ciudad, en tiempo real… ¿Cómo podría esa información ayudar a mejorar la vida en nuestro entorno?”. Así empieza la explicación del proyecto Smart citizens que el Fab Lab de Barcelona ha inscrito en la plataforma de crowd funding Goteo.

El proyecto SmartCitizen.me se “basa en la geolocalización, en Internet y el hardware y software libres para la captura de datos y la producción de objetos; conecta personas con su entorno y su ciudad para crear relaciones más eficaces y optimizadas entre recursos, tecnología, comunidades, servicios y acontecimientos en el entorno urbano”. O sea: coloca a los ciudadanos en el centro. Convierte a cada persona en una interfaz entre la ciudad y sus datos. Humaniza la tecnología. Democratiza la producción y uso de los datos. Incentiva la inteligencia colectiva.

Hace unos meses, escribía en este blog una entrada titulada Se buscan ciudadanos inteligentes para el espacio público, para hablaba precisamente de la necesidad de incorporar a los ciudadanos a la era de Internet of things. También escribí Hardware libre para una ciudad libre, repasando algunos casos de arduino (que usa este proyecto barcelonés) en el espacio público. Por eso considero que este proyecto de Smartcitizen.me que necesita 8.938 euros mínimos para arrancar merece nuestro apoyo.

Mi web: bernardogutierrez.es Fundador de la red futuramedia.net En Twitter soy @bernardosampa