Toquéame, la aplicación móvil activista contra Bankia

Captura de pantalla 2013-05-08 a la(s) 12.49.23

#ToqueaBankia, la campaña activista que pretende bloquear todas las sucursales de Bankia físicamente, está a la vuelta de la esquina. Mañana por la mañana, los usuarios registrados en la plataforma #ToqueaBankia llenarán las sucursales de Bankia de toda España e intentarán bloquearlas de forma legal. Nada de violencia o de actos ilegales. El cansinismo – una palabra para definir acciones de guerrilla o de distracción – inundará las sucursales y pondrá el punto de salida de los actos / procesos / eventos de la conmemoración del 15M. Preguntas, performances, reclamaciones, acciones imaginativas. Todo vale siempre que sea legal. Para quien no quien no conozca bien la campaña: aquí una entrada de este mismo este blog.

Me llama la atención que siendo ToqueaBankia una gran campaña de innovación tecnológica y social, muchos medios la estén ignorando. La aplicación móvil Toquéame es un gran ejemplo de dicha innovación. “El kit de Toque a Bankia incorpora – asegura la nota de prensa – la primera herramienta para android de la historia (y la mejor de momento) para cansinear a la banca desde un terminal telefónico. Puede descargarse por el módico precio de 0 euros desde google play, cocretamente aquí“. Toquéame conecta al usuario con las sucursales de Bankia que quiera y facilita la llamada a las mismas. La APP, que bien podría haber creado un banco para facilitar la vida a sus usuarios, se usará para molestar de forma legal a la sucursal e impedir su funcionamiento. Su código fuente es libre y está a disposición en Github.

#ToqueaBankia inaugura un nuevo camino en el activismo: las acciones distribuidas. Crea una plataforma, una herramienta, ponla al servicio de la comunidad. Y la campaña caminará sola. Deja el mundo virtual. Salta al mundo físico. Las nuevas acciones en red, para dejar el a veces ineficiente y superficial clickactivismo, tienen que cocinarse en red y dar el salto al mundo físico. Nada mejor  para concluir esta entrada que un extracto de la nota de prensa de Toque a Bankia: “nos gusta crear bucles entre la red y la calle. Una realidad donde herramientas digitales libres permiten organizarse de forma descentralizada e interferir en esa realidad palpable, es decir, herramientas digitales en la red para cansinear en la calle”.

Hashtags de Twitter para seguir la acción: #ToqueABankia #EscueladeCansinismo

Anuncios

#Peoplewitness, el gran hermano de la ciudadanía

 

Imagen obtenida en Voces con Futura, licencia Creative Commons. 

Somos más. We are more. Y te estamos vigilando. Hace poco mas de un publiqué una entrada titulada Por un gran hermano ciudadano contra el poder. Mencionaba, entre otras cosas, la iniciativa española #PeopleWitness, un contrapoder ciudadano que documenta la violencia policial y los abusos del poder basándose en un hashgtag de Twitter y en una web. El pueblo distribuido, haciendo streaming desde sus teléfonos móviles, documentando la creciente y preocupante violencia policial. Pero la última vuelta de tuerca del proyecto se merece una atención especial.

La novedad se llama @pplwitnessbot. Y es un bot, diminutivo de robot, de Twitter que envía notificaciones sobre los streamers #peoplewitness emiten en vivo. Cualquier persona puede estar totalmente actualizada y saber qué streaming ciudadano está teniendo lugar. Una arma poderosísima, sin duda, para la sociedad en red. Y otra prueba más de que aquello de la inteligencia colectiva no es una lejana teoría ciberespacial: se ha hecho carne. Inserto algunos tweets correspondientes a ayer, a modo de ejemplo.

 

 

Conclusión-de-cajón: el poder tendrá cada vez menos capacidad para ocultar la violencia policial y para controlar la información. Todo gracias a “esos molestos teléfonos“, como bien dice Stéphane Grueso, y a las redes. #PeopleWitness, sin duda, puede cumplir una función importante en el ya cercano #25S que el Gobierno español está intentando criminalizar a cualquier precio.

 

 

Una ciudad en 3D hecha de información

“La arquitectura de la ciudad de hoy tiene más que ver con los espacios sintéticos creados por la información que recopilamos, consumimos y organizamos, que con la forma” (…) La ciudad es una inmersiva interfaz humana en la que  la realidad aumentada ayuda a moverse e interactuar con un ecosistema tridimensional ”. Las declaraciones son del visionario británico japonés Keiichi Matsuda, autor de los proyectos Augmented (hiper) Reality: Augmented 3D City (¡ver vídeo!) y Cell.

Matsuda apuesta por la superposición de capas de realidad. Los objetos domésticos conviven con los contenidos de las redes sociales. La arquitectura de la ciudad es un híbrido de edificios, paisaje, subjetividad y datos. Y por eso Matsuda dota a la realidad aumentada de una normalidad / cotidianidad abrumadora. Lo físico y virtual se fusionan gracias a las visualizaciones de la web semántica. Todo tiene una nueva capa de datos e información. El  proyecto Cell resume a la perfección  este nuevo espejo virtual ubicuo que puede llegar a ser la realidad aumentada. Las palabras de nuestros perfiles sociales generan una segunda piel. Pero también adoptan nuevos cuerpos y formas entrelazadas en una nueva dimensión de la realidad.

Mi web: bernardogutierrez.es Dirijo la consultora futuramedia.net En Twitter soy @bernardosampa

La fusión definitiva de lo virtual y lo real

*El prestigioso medio Tic Beat me invitó a escribir un artículo sobre tendencias para 2012. Replico el texto que publiqué  hace unos días en la sección Trends 2012 de Ticbeat.

En los últimos dos años llevo insistiendo mucho en el concepto de ciudad híbrida, en la fusión del ciberespacio y el territorio. De hecho, la cada vez más nombrada Web 3.0 se encamina a una mezcla de sensores de datos ubicuos, individuos conectados en el territorio y web semántica. También se está hablando de esta web squared , un cóctel de geolocalización, cloud computing y realidad aumentada. 2012 será el año de la consagración del mundo híbrido. Casi todas mis predicciones van en esa dirección. Dejaremos pronto de hablar de internautas y comenzaremos a hablar de ciudadanos, digitales y físicos al mismo tiempo.

1) Visualizaciones de big data. Se habla mucho de la inmensa producción de datos del nuevo mundo conectado, pero no tanto de las visualizaciones que se realizan para traducir semejante maremagnum de datos. La visualización de Mercamadrid desarrollada dentro del Visualizar del Media Lab Prado es buen ejemplo. Cada vez habrá más datos recopilados y traducidos visualmente gracias al crowd sourcing. Los mapas que elabora Eric Fisher, como el del uso de Flickr y Twitter en Estados Unidos serán tendencia. El experimento Tráfico libre del Diário de Pernambuco (Brasil), un mapa en tiempo real sobre el estado del tráfico en la ciudad de Recife elaborado con datos de los usuarios, es un buen ejemplo.
2) Nuevas superficies de medios. Los medios de comunicación impresos están perdiendo presencia física (papel) en el territorio. Como ya escribí en TicBeat, los medios irán encontrando nuevas superficies (pantallas, cristales, tickets de tren..) para reforzar esa presencia. El digital signage – visualización de información y tweets de usuarios en grandes pantallas – es otra tendencia. Las nuevas plataformas – principalmente los tablets – también irán adquiriendo fuerza. Otra forma de presencia en el territorio. Creo que algunas aplicaciones para tablets como Readitlater, que permiten que el usuario marque un contenido y lo almacene para leer después en el metro, por ejemplo, son otro nuevo e interesante camino.
3) Territorio escaneable. La relación de las personas y el territorio a través de smart phones va mucho más allá de la lectura comercial de códigos QR o de servicios como Shazam (reconocimiento de música). Google ha lanzado, por ejemplo, Google Goggles, una app de reconocimiento de imagen. Creo que aplicaciones como leafsnap (identifica especies de árboles a partir de foto de sus hojas o haciendo fotos de sus hojas) o WeBIRD (reconocimiento de pájaros a partir de trinos grabados) abren una senda interesante.

4) Interacciones en el territorio. 2011 fue el año de Instagr.am, la red social móvil fotográfica. También fueron (mini) tendencia algunas aplicaciones como Color, que permite geolocalizar fotos y compartirlas con personas próximas. Algunos proyectos como Skanz, que permite escanear un código QR con información personal de personas físicas, abren la puerta a relaciones de gente desconocida en festivales, bares o eventos. Por otro lado, los llamados “objetos sociales”, con capas de contenido creadas por los usuarios, inauguran una época de wikiespacio construido con narraciones colectivas.

5) Redes libres, tecnología libre. El cierre de Megaupload, los proyectos de ley PIPA y SOPA estadounidenses, la aprobación de la Ley Sinde Wert en España, la censura de algunos contenidos en Facebook y la nueva postura de Twitter en cuanto a la posibilidad de borrar tweets marcan un antes y un después en la historia de Internet. El software libre será más tendencia todavía en 2012. Veremos la explosión de redes sociales desarrolladas con software libre, como N-1.cc (y todas las redes del proyecto Lorea o Identi.ca (un clon libre de Twitter). Los movimientos ciudadanos como el 15M español o Occupy Wall Street serán referencia en el desarrollo de tecnología libre. Occupy ya anunció el lanzamiento de Global Square, una red libre para todos los ciudadanos del mundo. Al mismo tiempo, veremos surgir aplicaciones móviles de lectura de códigos, críticos con SOPA, Ley Sinde-Wert y/o empresas de dudosa ética.

Campus Party: hackers, multinacionales y activistas

 

La Campus Party Brasil 2012 , celebrada en São Paulo, acaba de bajar el telón. He tenido la suerte de estar dos días en el evento, uno de los más importantes del mundo de la tecnología. Me ha sorprendido la convivencia de grandes multinacionales, de la cultura del software libre y del ciberactivismo. Olmo Galvez (@olmogalvez), de Acampada Sol y Democracia Real Ya, incitó a la revolución mundial al lado de stands de gigantes de las telecomunicaciones. Comparto algunas ráfagas con vosotros.

Jandig. Realidad aumentada cooperativa. Fantástico el proyecto Jandig del estudio brasileño Meme Lab. Códigos escaneables entendidos como una Zona Autónoma Temporal (TAZ) basados en la colaboración. Cualquier usuario puede enviar imágenes y/o diseños para el proyecto.

BlablabLab. Sé tu propio souvenir. Me encantó la idea del estudio catalán BlablaLab. Be your own souvenir convierte a cada persona en una pequeña figurita gracias a impresoras 3D. Con software libre 🙂

Vídeo clip colaborativo de ruidos. La banda brasileña Móveis Coloniais de Acaju se curró un vídeo clip elaborado con sonidos aleatorios de la Campus. Vale la pena verlo.

Las profecías del físico loco. Gran conferencia del físico Michio Kaku. Lanzó una profecía con la que estoy de acuerdo. En 2020 no habrá ordenadores. Internet estará en todas partes.

El emprendedor de quince años. El chileno Sebastían Alegría, un adolescente de quince años, presentó su proyecto Alarma Sismos: sensores low cost para detectar terremotos. Inteligencia colectiva con tecnología casera.

Mapa cooperativo. Durante el evento ha sido creado un mapa colaborativo (la palabra no está en el diccionario de la RAE pero debería estar) a partir de Google Maps para encontrar a personas. ¿Dónde estás? ¿Nos tomamos un café? 

Perfiles digigráficos. Conocí en la Campus el fantástico documental, lanzado en You Tube, sobre comportamientos digitales de la agencia DM9.

Acampada Sol+Occupy Wall Street=¿huelga mundial sin sindicatos? Olmo Gálvez, de Democracia Real Ya, hizo una tremenda presentación sobre el 15M. Conmovedora la foto de la rueda de prensa en la que DRY presentó la convocatoria del 15M: sin periodistas.  Olmo habló de cómo “romper la barrera del ruido” con las redes sociales. En la misma mesa conocí una iniciativa de Occupy Wall Street que se me había escapado: el 99% escribiendo cartas al 1%. Historias personales (jodidas) como armas. Storytelling, vaya. Amigos: preparaos para una global strike. Huelga mundial sin sindicatos a través de redes sociales. Está al caer 🙂

Revolución post it. En la Campus contemplé una revuelta post it, espontánea, híbrida (redes+territorio). Me gustó tanto la revuelta (protestaban por robos en la zona de camping) como cómo fue resuelta por la dirección (interrumpieron la charla del palco principal para resolver todo). Acción, reacción, solución. Un vídeo, aquí.

 

Botón rojo para regalos inteligentes


Imagina que cada vez que sientes una necesidad absurda de comprar un pantalón o un nuevo coche tienes un mecanismo sencillo que elimina el deseo. Imagínate un botoncito rojo en el teléfono móvil que puedes apretar cuando el consumismo facilón se apodera de ti. Un botón que cada vez que lo aprietas te comunica que has ahorrado, digamos 5 euros. Tan sencillo y extravagante mecanismo ya existe. Se llama Impulse saver. Y arrasa en nuestras antípodas físico-metafóricas, Nueva Zelanda. Lo curioso es que fue un banco, el Westpac, quien encargó a la agencia Colenso BBdo este inventillo de No Consumo. La campaña tenía un eslogan claro: Nueva Zelanda tiene un problema. Gastamos demasiado. 16,1 millones de dólares en consumismo impulsivo al día. ¿Para qué comprar cosas que no necesitamos con dinero que no tenemos? Parece lógico, ¿no? ¿Un juego de palos de golf para papá? No, botón rojo. ¿Nos casamos con un bodorrio de 16.500 euros (la media por boda en España? No, botón rojo (y abrimos una empresa).

Código Abierto, para estas tan entrañables fiestas, recomienda la estrategia del botón rojo. Aunque también, para los que regalan por verdadero placer, tenemos un plan B: que envuelvan los regalos con Infinit Loop, un proyecto que busca financiación en Goteo a través de crowd funding que mezcla inclusión social, sostenibilidad y tecnología (geolocalización). Con lo que ahorremos apretando el botón rojo de Impulse Saver en estos consumo-días recaudaríamos fácilmente los 6.000 que le faltan a Infinit Loop. Botón rojo para regalos inteligentes.  

 

Aplicaciones móviles para perderse (sin consumir)

Ciudadano: el mercado tiene la aplicación perfecta para tu teléfono móvil. Imaginemos que se llama The Clever Sense. Y que desde que te la descargas sabes siempre, gracias a un gran sistema de geolocalización, dónde comprar un perfume o dónde cenar. Consumes, luego existes para tu App. Amigo, la sociedad-en-red tiene la aplicación perfecta para ti. Imaginemos que se llama Dérive (deriva). Y que cuando te la descargas en el móvil va sugiriéndote rutas imprevisibles, fortuitas. Dérive ayuda a que te pierdas en la ciudad, a que descubras nuevos rincones/vecinos. La app Dérive, construida con código abierto, tiene apenas un punto de partida,”explorar el espacio urbano de otras formas“. Tras sucesivas pérdidas, cada uno encuentra objetivos y/o metas diferentes. Nuevos paisajes de la psicogeografías.

El mercado tiene un chaparrón de Apps para consumir geolocalizadamente. Pero la sociedad-en-red y la tecnología están haciendo posible que el situacionismo, un movimiento intelectual casi olvidado, resurja del letargo con un buen puñado de Apps. Dicho movimiento, liderado por Guy Debord, incentivaba la creación de nuevas situaciones, “el valor del juego, la vida libremente construida”. Su manifiesto era bastante cañero. El principal arma situacionista contra el sistema era el irreverente concepto de deriva. La deriva como mecanismo lúdico-constructivo que despedaza las definiciones clásicas de viaje o paseo. La  deriva como enemigo de la rutina, del orden social.

El norteamericano Mark Shepard, uno de los gurús de la sentient city, es el autor de Serendipitor, otra gran app de deriva que te ayuda a “descubrir algo mientras buscas otra cosa“. Cuando sigues sus instrucciones, te perderás por la ciudad-sorpresa. Harás fotos de un árbol o regalarás una flor a un desconocido. WalkSpace – otra recomendable App- es una opción para los amantes de imprevisibles rutas culturetas. Incentiva, además, que las rutas se compartan on line. Y las relaciones entre personas desconocidas.

El mercado lo tiene claro: la distancia más corta entre dos puntos es una recta (repleta de tiendas y shopping centers). Horacio y La Maga, protagonistas de Rayuela, obra maestra de Julio Cortázar, no se habrían encontrado al azar sobre los puentes del Sena si tuvieran la red social Foursquare (geolocalizada) en sus móviles. Con The Clever Sense sería peor: la Maga compraría compulsivamente en las Galerías Lafayette. Y Rayuela sería un tostón. Con nuestros App para perderse, La Maga derivaría, se liaría con el quiosquero. Horacio descubriría un club de taxidermistas y  se pasaría el resto del libro disecando arañas. Rayuela sería otra cosa. Pero seguiría siendo ese flujo imprevisible,  laberíntico, rabiosamente vivo.

Por eso, la sociedad-en-red huye de rectas predeterminadas : busca la curva, las divagaciones sin consumo, nuevos hilos de relaciones, la urbe instantánea. La ciudad desnuda que Debord regaló a los psicogeógrafos. Y eso no tiene precio.