Movimientos red, una nueva atmósfera social

15o_0

Artículo publicado inicialmente en la Transnational Institute de Amsterdam, en junio de 2014.

“Somos la red social”. El lema ocupaba un cartel de la manifestación de Río de Janeiro del 17 de junio de 2013 1. El cartel de aquel ya mítico #17J, el día en el que las protestas por la mejora del transporte público del Movimiento Passe Livre (MPL) se transformaron en unas revueltas corales, explica más sobre los nuevos paradigmas de movilización colectiva que muchas tesis doctorales.

De la veintena de personas que sujetaban la pancarta ninguna tenía banderas de partidos, sindicatos u organizaciones políticas. Unos días después de la manifestación de “Somos la red social”, algunos movimientos sociales y organizaciones de la izquierda clásica intentaron incorporarse a las denominadas jornadas de junio con su método habitual: identidades nítidas (colores simbólicos, banderas), unidad estructural (bloque), jerarquías (líderes, portavoces) y mensajes políticos identificables con las luchas históricas. Intentaban formar parte de una multitud desconcertante que estaba tomando las calles de las principales ciudades de Brasil. Reaccionaban también ante el avance de grupos conservadores que estaban intentando dirigir las protestas contra el Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff.

El choque de trenes de las organizaciones tradicionales con la multitud tuvo su momento álgido el día 21 de junio en la avenida Paulista, la vía más emblemática de São Paulo. La manifestación avanzaba hacia la parada de metro de Brigadeiro. En el lado izquierdo, manifestantes muy heterogéneos (skaters, colectivos LGBT, máscaras de Anonymous, familias de corte conservador) caminaban de forma dispersa, sin símbolos de partidos. Paradójicamente, en el lado derecho, las organizaciones y movimientos de izquierda ocupaban la calle en bloque, enarbolando banderas. Los manifestantes del lado derecho de la avenida se acercarían bastante a la definición de ‛movimiento social’ que planteó Lorenz von Stein en 1846: “Una aspiración de sectores sociales (clases) de lograr influencia sobre el Estado, debido a las desigualdades en la economía”.

¿Pero cómo se podría definir a las personas que ocupaban el lado izquierdo de la avenida de São Paulo o sujetaban la pancarta “Somos la red social” en Río? ¿Sería suficiente el concepto de ‘multitud’ usado por Antonio Negri y Michael Hardt? ¿Serviría la definición de enjambre de la biología, reciclada por Kevin Kelly para abordar el comportamiento colectivo en la era red? ¿Siguen siendo útiles el formato y métodos de los movimientos sociales? ¿O necesitamos nuevos paradigmas y/o términos?

Sigue leyendo

Tres años de revueltas interconectadas

Tres años de revueltas interconectadas

Publicado en eldiario.es el 10/12/2013

¿Existen elementos comunes entre la explosión del 15M español y el nacimiento de #YoSoy132 en México? ¿Se puede trazar algún paralelismo entre la defensa del Gezi Park de Estambul y las revueltas comenzadas por el Passe Livre en Brasil? ¿Hay patrones compartidos en las revueltas que sacuden el mundo desde el estallido de la Primavera Árabe?

Si apenas se tienen en cuenta causas concretas, las revueltas podrían parecer inconexas. El grito de “No somos mercancía en manos de políticos y banqueros” del 15M tendría poco que ver con el “Si la tarifa no cae, la ciudad va a parar” de las revueltas de Brasil. Occupy Wall Street estaría lejos del #YoSoy132 mexicano que nació contra la criminalización de 131 alumnos de la Universidad Iberoamericana. Sin embargo, el imaginario de todas las revueltas parece conectado por algo que escapa a la lógica.

El “vamos hacer como en Tahrir” (la plaza de El Cairo) era un eco de “los cuarenta de Sol” que acamparon en Madrid la noche del 15M de 2011. “Acabou a modormia, o Rio vai virar outra Turquía” (se acabó la buena vida, Río va a convertirse en otra Turquía) resonaba en las manifestaciones iniciales de Río de Janeiro. El hashtag #TomaLaCalle que agitó a los indignados españoles se reutilizó y remezcló en la movilización peruana de julio de este año.

Anonymous Rio hackeó la cuenta de Twitter de la Rede Globo y colocó tres palabras: Democracia Real Ya. Y el imaginario de Occupy está presente en la mayoría de revueltas de los últimos tiempos. ¿Qué, cómo y por qué flota en el aire una conexión inexplicable a primera vista?

Hay, eso sí, conexiones o semejanzas más concretas. Tras la desocupación de la acampada de #direngezi de las plazas turcas, el flujo #direnODTU pone sus esfuerzos en plantar árboles en espacios donde el Estado tiene planeadas megainfraestructuras. Y eso exactamente hace el Movimento Pró-Árvore (Fortaleza) o Fica Ficus (Belo Horizonte) en Brasil, buscado en la red por los participantes de las acampadas turcas.

¿Coincidencias? ¿Contagio formal? Sin existir una respuesta única y definitiva, lo cierto es que hay un creciente número de analogías. Hechos, memes, estética, procesos, protocolos compartidos.

Los abusos policiales de las protestas de Brasil hacen que nazca la red Avogados Ativistas, similar en protocolo a Legal Sol o Toma Parte del 15M. Tras la explosión de #YoSoy132, surge la plataforma Artistas Aliados para criticar a los intermediarios de la industria. Después de Occupy Wall Street, llegó el Occupy Musicians. Y más y más semejanzas. El TomaLaTele del 15M se replicó en un sinnúmero de países. OccupyNews, como el OccupyGeziNews, es un común. Los mexicanos de #YoSoy132 rodearon la redacción del canal televisivo Televisa. Y los brasileños crearon #OcupeAMídia y cercaron la todopoderosa RedeGlobo. Y más y más.

tecnopolitica

Mapa conceptual de la tecnopolítica elaborado por Javier Toret.

¿Coinspiraciones? ¿Contagio formal? ¿O hay algo más? ¿Podríamos afirmar que existen analogías antropológicas, tecnológicas y/o sociales? ¿Patrones red que se repiten al margen de contextos políticos y causas concretas? La Global Revolution Research Network (GRRN) de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) nace precisamente partiendo de una hipótesis: existen patrones de autoorganización de las diferentes revueltas surgidas desde la revolución de los Jazmines de Túnez.

El objetivo de este grupo transdisciplinar es encontrar patrones red, elementos comunes y conexiones en las movilizaciones de Túnez, Egipto, España, Estados Unidos, México, Turquía y Brasil. Por ejemplo, la conexión de Turquía y Brasil aparece de alguna manera en la visualización realizada por Interagentes sobre la movilización del 6 de junio, en la que dos cuentas turcas ( Recep Tayyip Erdoğan – Türkiye’nin Gururu y Diren Gezi Parkı) figuran entre las diez más compartidas en el evento de Facebook de São Paulo.

Las conclusiones del primer encuentro del grupo, ‘Tres años de revueltas interconectadas’, celebrado en Barcelona a finales de octubre, destacan “la centralidad de las redes de comunicación digital, su dimensión global, la existencia de patrones comunes de acción colectiva, así como la defensa de la democracia y la libertad de acceso a la información”.

Javier Toret, coordinador del estudio “Tecnopolítica: la potencia de las multitudes conectadas” realizado por 15Mdatanalysis para la UOC y uno de los impulsores del GRRN, asegura a eldiario.es que “los marcos teóricos tradicionales no están a la altura de la complejidad de estos nuevos movimientos red”. Por ello, prosigue Toret, es necesario “usar métodos cruzados entre ciencias complejas, teoría de redes, apoyado en datos y cruzar campos disciplinares”. Uno de los conceptos clave para la investigación del GRRN es la tecnopolítica, que Toret aleja del “clickactivismo” o “ciberactivismo”.

La tecnopolítica reconoce a la multitud como un nuevo sujeto político. La tecnopolítica genera movimientos red. La tecnopolítica genera acción multicapa, hibridando espacios físicos y espacios digitales. De las redes a las calles. Y al contrario.

Toni Blanco, participante del GRRN, afirma a eldiario.es que no podemos llamar movimiento social al 15M: “el 15M queda mejor descrito como una “red tecnopolítica ciudadana”. Red y no movimiento. Tecnopolítica y no ciberactivismo.

Un párrafo del estudio “Tecnopolítica del 15MDatanalysis” redondea el concepto: “Esta multitud conectada tiene una anatomía híbrida, física y virtual, en la que destacan las identidades colectivas, posee forma de red y la capacidad de producir activaciones emocionales, convirtiendo el malestar en empoderamiento”. ¿Ocurre lo mismo que en el 15M en #YoSOy132, Occupy, Diren Gezi o en las revueltas brasileñas?

    endogamiapartidos redescolaborativas  

Arriba, redes competitivas (partidos); abajo, redes colaborativas (revueltas globales).

Nada como el uso del denominado big data para profundizar en los padrones red que se repiten en las revueltas interconectadas. Los grafos –visualizaciones de redes– de las organizaciones tradicionales revelan un padrón claramente competitivo.

El estudio elaborado por 15Mdatanalysis (arriba izquierda, página 22 de esta presentación) sobre la relación de los partidos políticos españoles antes de las elecciones del 20 de noviembre de 2011 muestra que no existen interacciones entre las diferentes comunidades de los partidos. Los actores centrales son los designados previamente como líderes.

Lo mismo ocurre en el estudio realizado por el LABIC de Brasil (arriba derecha), que prueba la endogamia del Partido de los Trabajadores (rojo) y el Partido de la Social Democracia Brasileira (azul) frente al diálogo cruzado de las comunidades del Movimento Passe Livre y Anonymous.

En las antípodas de las redes competitivas de los partidos políticos de identidad cerrada y liderazgos permanentes, se encontrarían las redes cooperativas de las revueltas globales. La topología de la red del 15M (grafo abajo izquierda) o la de #YoSoy132 (abajo derecha) revelan el diálogo de diferentes comunidades identitarias y geográficas.

Para la periodista Sandra Yánez, integrante del grupo GRRN, los datos son vitales para percibir “análisis cualitativos o picos de emocionalidad”. Para Toni Blanco, lo importante es “abordar a partir de los datos el fenómeno como un sistema complejo, no como sistema lineal”. Datos que, buceando en la relación de los nodos, consiguen desmenuzar mejor unas revueltas que huyen de explicaciones del paradigma derecha-izquierda.

Precisamente estudiando datos, el 15Mdatanalysis ha llegado a nuevos conceptos como el de “liderazgo temporal distribuido”. Arnau Monty, del Ateneu Candela de Terrassa, lo explica de forma simple afirmando que el 15M no desaparece sino que evoluciona: “La Primavera Valenciana, el 12M15M, 15MpaRAto, las mareas o la propia PAH demuestran la capacidad de actualización permanente de estos movimientos y la facilidad para crear identidades colectivas nuevas para afrontar problemas concretos”.

El investigador brasileño Fábio Malini usa un concepto parecido para describir el 15M, al que denomina un “beta movimiento”. Un movimiento en constante mutación. Un sistema red que, en un determinado momento, pasa a apoyar una causa o acción, ya sea el #25S (Rodea el Congreso) o la huelga de barrenderos de Madrid. El liderazgo no es siempre el mismo. Y puede venir de la periferia del sistema red y no de sus nodos centrales.

Algo similar ocurrió un año después del nacimiento de Occupy Wall Street. Cuando algunos dilapidaban a Occupy, el poder latente de la red creó el proceso #OccupySandy. La estadounidense Joan Donovan, investigadora y participante de InterOccupy, apunta exactamente al potencial de las redes emergentes: “No es lo que ha hecho Occupy Wall Street, sino la red que se ha creado”.

  identidadcolectiva

Una de las hipótesis más importantes para el incipiente estudio mundial de la Global Revolution Research Network es la importancia de las identidades colectivas en la gestación, explosión y desarrollo de las revueltas. En el caso del 15M, la hipótesis de las identidades colectivas se ha comprobado en las visualizaciones de datos.

Por ejemplo, el grafo del día de acción #15O de 2011 muestra cómo los nodos de @DemocraciaReal, @AcampadaSol, @15OctoberNet, @TakeTheSquare y @OccupyWallStreet fueron los más influyentes. Los grafos de la red de #YoSoy132 también revelan la preponderancia de algunos nodos, como @Global132, @AnonOpaHispano o @YoSoy132Camp. Los estudios de Facebook realizados por Interagentes sobre las protestas de Brasil también prueban que las identidades colectivas desplazaron a los actores tradicionales a lo largo del proceso.

La peculiaridad brasileña hace que en Twitter las celebridades convivan con las identidades colectivas en campañas concretas como #AbaixoRedeGloboOPovoNãoÉBobo ( página 15 de esta presentación). O que en las protestas de Río de Janeiro ni famosos ni identidades colectivas impongan el ritmo: el grafo de Media Lab de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ) sobre #ProtestosRJ presenta una red hecha por actores menores. Por otro lado, existen otro tipo de identidades colectivas a ser investigadas, como las comunidades surgidas en redes sociales de Egipto tras la muerte del bloguero Khaled Said o tras la desaparición del obrero Amarildo en Río de Janeiro.

Marcelo Branco, activista del software libre, destacó en el reciente encuentro #RuasEmRede de São Paulo el papel, en las revueltas de Brasil de 2013, de “movimientos sin liderazgos de las organizaciones conocidas tradicionales”. Y es que uno de los grandes comunes de todas las revueltas tiene más que ver con una nueva y más abierta arquitectura de las convocatorias y las protestas que con componentes ideológicos.

En las revueltas interconectadas, la agregación sustituye a la división (los fans de los equipos de fútbol de Estambul o São Paulo desfilan juntos). Lo “pro” (construcción, acampadas, prototipos, dispositivos) a lo “anti” (destrucción). Y las emociones se convierten en el combustible que conecta los diferentes sistemas red.

Captura de pantalla 2013-12-04 a la(s) 20.43.48  

#15MData: análisis emocional

El estudio #15MData: análisis emocional, del Colectivo Outliers, revela que los tuits del la gestación del 15M español tienen el doble de carga emocional de lo normal. La indignación y el empoderamiento son las dos emociones más presentes. Y precisamente la secuencia indignación-empoderamiento, activada por la violencia policial, ha sido la tónica en las revueltas de 2013.

La represión policial en la plaza Taksin de Estambul hizo brotar la indignación. Y cuando los medios llamaron a los manifestantes “chapullers” (vándalos), la indignación se transformó en empoderamiento. El movimiento se autoproclamó el chapulling movement y creó la çapul.tv. Cuando los medios brasileños usaron la palabra “vándalos”, los manifestantes se transformaron en vándalos empoderados, con su VândalosNews y cientos de identidades colectivas.

Aunque no está basada en criterios de extracción de datos y análisis de red, la Cartografía Afectiva de las protestas de Brasil visibiliza también la potencia de emociones como la indignación, el miedo, la esperanza o el empoderamiento. Por ello, Javier Toret insiste en la necesidad elaborar un estudio global riguroso y basado en big data sobre el papel de las emociones en la revueltas en red: “La emociones han sido un factor clave que ha disparado la velocidad, la viralidad y la conectividad entre personas, redes y causas de estos movimientos red. La multitud conectada afecta al mundo y ocupa el espacio urbano, desactivando el embrujo de los mass media”.

  comunesurbanos  

Arriba // Aula Pública en #OcupaCabral de Rio de Janeiro , #UnienLaCalle do 15M-Marea Verde de Madrid. Abajo // #OccupyGeziArchitecture (Estambul) y El Campo de Cebada (Madrid).

¿Qué más elementos comunes presentan las revueltas interconectadas de los últimos años? Para el arquitecto e investigador Pablo de Soto, las revueltas de Turquía y Brasil “colocan los bienes comunes urbanos como nuevo eje de luchas”. Pablo, que está desarrollando el proyecto Mapping the commons en Río de Janeiro, asegura que 2013 confirma la tesis de las ciudades rebeldes del geógrafo David Harvey. También, la construcción teórica de Antonio Negri y Michael Hardt, quienes consideran la ciudad como el terreno donde la multitud cocinará las nuevas instituciones de lo común.

El Diren Gezi de Turquía explotó con la defensa del parque Gezi y de otros bienes comunes. En Brasil, los principales ejes de la lucha también están alrededor de los comunes urbanos. Las campañas Tarifa Zero (transporte), O Maraca é Nosso (una propuesta de gestión colectiva contra la privatización del estadio Maracanã), los movimientos del Parque do Cocó (Fortaleza) o los Comitês da Copa convierten la defensa de lo común en la esencia de sus luchas.

Por otro lado, las “aulas públicas” durante las protestas de Brasil (clases en el espacio público) comparten formato y protocolo con la #UniEnLaCalle o la Universidad Indignada del 15M. De hecho, aunque el 15M no tuviera causas o motivos urbanos para ocupar las plazas o las calles, está transformando la ciudad en el nuevo prototipo de participación política.

Un prototipo global (conecta territorios dispersos) e híbrido (combina redes analógicas y digitales). Un prototipo construido de asambleas, flujos, rituales, protocolos, consensos de mínimos y forks (desvíos, en jerga hacker) que en palabras de los investigadores Alberto Corsin y Adolfo Stalella transforma la urbe en una nueva interfaz abierta.

¿Qué tienen en común las revueltas interconectadas de los últimos años? ¿Veremos nuevos estallidos?

Difícil hacer cualquier tipo de predicción. Pablo de Soto piensa que 2014 verá nacer “un nuevo internacionalismo metropolitano por los bienes comunes”. La Global Revolution Research Network seguirá buscando respuestas en su investigación global, “un laboratorio en tiempo real de análisis y prospectiva”. Héctor Huerga, del 15M Barcelona Internacional, hace hincapié en un detalle: “En las revueltas interconectadas, la convocatoria parte de un meme. Y es el sujeto receptor, no el emisor, quien está dando las claves de las nuevas revueltas”. La imprevisibilidad de los sistemas emergentes y de las subjetividades en red dibujan un final abierto y múltiple.

De momento, el estudio “Tecnopolítica: la potencia de las multitudes conectadas”, sienta un buen punto de partida para estudiar unas revueltas que en la mayoría de los casos no encajan con la definición de revolución clásica (toma del poder), pero sobrepasan el formato de manifestación: “Componen un sistema red mutante, con fronteras móviles, híbrido, cyborg, un cuerpo colectivo que resiste al tiempo y que puede extenderse en el espacio”.

 

 

 

Mutaciones de la #GlobalRevolution

El pasado día 14 de mayo celebramos una sesión en la plataforma ThinkCommons.org titulada Mutaciones de la #GlobalRevolution, que inauguró el canal #GlobalP2P que coordinaré en dicha plataforma. Participaron personas de diferentes países, movimientos, sectores, ideologías. Físicamente, lo proyectamos en el MediaLab Prado de Madrid, para comenzar a enredar lo glocal (local+global) con el mundo físico, para potenciar los espacios híbridos. En el vídeo que abre esta entrada está el debate entero. El texto que reproduzco a continuación es el que preparamos para presentar la sesión. Espero que continúe en los comentarios. La pregunta, desde luego, da mucho de sí, ¿hacía dónde va la #GlobalRevolution que estalló con la Primavera Árabe en los inicios de 2011? ¿Qué ha significado para el mundo?

MUTACIONES DE LA #GLOBALREVOLUTION

De la plaza Tahrir de El Cairo al Zuccotti Park de Nueva York, de la puerta del Sol de Madrid al Zócalo de Ciudad de México. La denominada #GlobalRevolution, asociada a la ocupación de plazas, irrumpió en el planeta ante la sorpresa e incomprensión del viejo mundo. Sin embargo, su frescura y novedad iba mucho más allá de una ocupación urbana. Su nueva forma de auto organizarse en red sin jerarquías, la explosión de la inteligencia colectiva y la comunicación en tiempo real con plataformas y herramientas sociales marcaron un antes y un después.

Los viejos movimientos sociales y el Foro Social Mundial, envejecieron un siglo a los pocas semanas de la #GlobalRevolution. Los medios de comunicación de masas perdieron el control de la agenda informativa. La industria cultural se hizo casi irrelevante ante el aluvión creativo, la remezcla colectiva y las nuevas formas de crear en red. Y la democracia representativa se quedó rezagada ante una nueva forma de cocinar la política en red, de hacer política en nuevos espacios, de comunicar política con una transparencia en tiempo real. Sin embargo, mucha gente todavía no entiende el cambio de paradigma empujado por la #GlobalRevolution. E intenta explicar la misma con lógicas cuantitativas o estudiando sus escasos logros concretos. Muchos asocian a la #globalrevolution apenas a los movimientos o procesos más visibles, como la Primavera Árabe, el 15M- Indignados de España, Occupy Wall Street o #YoSoy132 en México.

Sin embargo, las denominadas redes globales están modificando profundamente cómo funciona la sociedad. Del urbanismo a la cultura, de la protesta a la política, de la comunicación a la enseñanza, de la innovación tecnológlobalrevolutiongica a la economía. La militancia, el antagonismo, las fronteras y la jerarquía del viejo mundo están en jaque. Y el trabajo en red, la colaboración, la identidad colectiva y el bien común comienza a contagiar todo. 

Mutaciones de la #GlobalRevolution será una sesión de ThinkCommons en la que se pretende visibilizar los nuevos rumbos del mundo en red y las mutaciones sociales de los últimos dos años. No será un ejercicio de nostalgia de las plazas tomadas del pasado, sino una conversación coral, con invitados de todo el mundo, para empaparse del cambio global.

globalrevolution

Imagen: la sesión, proyectada en el MediaLab Prado de Madrid, en tiempo real.

#Intersobres, Goldman Sachs y juegos activistas

Intersobres según 4Ojos.com

Imagen: Perteneciente a la entrada La terraza de la Puerta del Sol de 4Ojos.com

Juego, luego existo. El juego no es apenas diversión. Es civilización. La teoría no es de un perroflauta. Es del filósofo holandés Johan Huizinga, que abordó la antropología del juego en un libro visionario de 1938  Homo ludens. Algunos gurús del Silicon Valley pillaron al vuelo el ‘juego, luego existo’ y convirtieron la gamification en tendencia, en mercado y en estrategia de marketing. Sin embargo, los movimientos activistas de la era red están también convirtiendo lo lúdico en el suelo resbaladizo y colectivo de sus luchas. El juego #Intersobres, celebrado en la Puerta del Sol de Madrid el domingo 24 de marzo contra la posible privatización del espacio público, es un gran ejemplo de ello.

El 15M – ya sea un movimiento, un conjunto de vínculos o un estado de ánimo – usa como pocos el ludismo. Su guerrilla nómada convierte vagones de metro en fiestas de etiqueta (#MetrodeLujo), las torres de un banco en una película de terror (#OccupyMordor) y los bancos en cajeros electorales (#CajeroElectoral), basureros (#Tubasuralbanco) o salas de discoteca (#CierraBankia). Sin embargo, el pasado domingo ocurrió una mutación lúdico-activista llamada #Intersobres que merece especial mención. Diferentes asambleas se encontraron en la Puerta del Sol para jugar al clásico juego del pañuelito con un toque ácido-festivo.

Con el trasfondo de la corrupción (la alusión de los sobres de Bárcenas) y el músculo comunicacional del 15M, #Intersobres consiguió su propósito: denunciar públicamente el intento de abrir una macroterraza en la mismísima Puerta del Sol de Madrid y la consiguiente privatización del espacio público. Así de claro lo explicaba en televisión una participante del #Intersobres. Así de entrañable lo retrataba Enrique Flores en su blog 4Ojos. Así lo denunciaba la Asamblea Austrias: “Este modelo de transeúnte-consumista entra frontalmente en conflicto con un pueblo que atesora en el espacio común su gran potencial para el ágora de participación directa en política”.

Captura de pantalla 2013-03-27 a la(s) 20.30.47

Juego, luego existo. En el post Gaming the city repasé hace unos meses algunos proyectos lúdicos en espacios urbanos, como el City Fireflies del MediaLab Prado de Madrid, los juegos urbanos del colectivo neoyorquino Revolutionary Games o el Koppelkiek del estudio  holandés Whatsthehubbub. Pero de estos tiempos para acá están surgiendo iniciativas lúdico-activistas tan interesantes como el SFZero de San Francisco, un juego colectivo que incita al descubrimiento de la urbe desde lógicas no consumistas. SFZero conecta personas en el mundo digital y posibilita que se pongan a colaborar en conjunto para transformar la ciudad. Cualquiera puede organizar una misión (¿cerrar un McDonalds que explota a sus trabajadores? ¿bloquear el tráfico de la urbe con una cascada de bicicletas?), buscar compañeros y ejecutarla. Siempre con la lógica del juego.

La última campaña de la revista Adbusters contra Goldman Sachs, #Goldman, es otro clarísimo ejemplo del activismo lúdico. Así convocan la acción en su web: “Hey all you rebels, jammers and meme warriors out there. Let’s play a game“. Juguemos. Liémosla. La idea es simple: intentar cerrar las 73 oficinas que Goldman Sachs, una de las instituciones responsables de la crisis financiera, tiene por el mundo. #Goldman, según Adbusters, es un “juego no definitivo, en tiempo real y de acción que se llevará a cabo en cada uno de estos lugares. Los participantes conseguirán juegos por su velocidad, espectáculo, coraje o innovación. En Madrid, por cierto, hay dos oficinas.

Adbusters incentiva que se envíen las historias-acciones de #Golman,  fotos & vídeos a kono@adbusters.org. También a que se agite el meme #Goldman en facebooktwitter y tumblr.

¿Quién dijo que lucha por un mundo mejor era aburrida?

 

Oiga.me, un entorno activista al servicio del 99%

Nueva cara de la plataforma activista Oiga.me

Nueva cara de la plataforma activista Oiga.me

“Tecnología libre para la acción ciudadana. Del 99% para el 99%”. Así se define así misma Oiga.me, una “plataforma activista de movilización distribuida, transparente, con software libre y sin ánimo de lucro”. Oiga.me, que lleva funcionando desde el octubre de 2011, está presentando su nueva cara y funcionalidades en el Reina Sofía de Madrid mientras yo escribo estas líneas. El hashgtag de Twitter para seguir lo de presentación es #NuevoOigame.

 

Oiga.me es mucho más que una plataforma. Una definición más acorde con la realidad sería la de un “entorno activista”. Para empezar, tiene serias diferencias con otras plataformas del denominado clic-activismo en las que una persona propone una petición, los usuarios la firman y miles de mails llegan a una dirección concreta. Oiga.me no tiene ánimo de lucro. Impulsada por diferentes colectivos, Oiga.me tiene un consejo social del que forman parte entidades de la sociedad civil. Además, está diseñada con software libre, su código está abierto (aquí está documentado todo el proceso) y la licencia es libre. “Usamos software libre porque así la capacidad de pensar y decidir sobre lo que haces es de todos y fluye libremente por la red. Esto beneficia a toda la comunidad y hace que Oiga.me sea mejor”, aseguran sus impulsores en una respuesta colectiva a una entrevista que les he mandado por  mail. El software libre de Oiga.me garantiza la privacidad e impide que el dueño de la plataforma vendra los mails de los firmantes de peticiones, como ocurre en el mundo anglosajón.

Quizá la diferencia mayor con otras plataformas de clic-activismo sea su forma de funcionamiento. La mayoría son verticales y monolíticas. Alguien crea una petición, el resto la firma digitalmente. Oiga.me cree en los procesos en red. Y por eso ofrece todo un abanico de posibilidades. Con las nuevas funcionalidades de Oiga.es se pueden organizar campañas de forma orgánica. La presión podrá llegar por e-mail, pero también por teléfono, fax o listas de firmas. Además, existirá un ‘kit de ayuda’, para que quien inicie una campaña reciba consejos sobre las mejores tácticas a seguir. La inclusión del fax ha llamado mucha atención durante la presentación.

¿Por qué incluir una herramienta del pasado para ejercer presión? Desde Oiga.me, por mail, me responden así: “Las formas analógicas de comunicación tipo fax son un mecanismo deliberado de filtro para inhibir las reclamaciones. Es normal que las operadoras telefónicas, o las compañías de agua, luz, gas, o las propias instituciones públicas abusen de este tipo de medios para reducir las reclamaciones”. El uso de fax en Oiga.me incluirá un módulo que permitirá que los usuarios firmantes de una petición puedan darse de baja de los servicios de, por ejemplo, una compañía operadora que no ofrece calidad.

Oiga.me irá lanzando nuevas funcionalidades en los próximos meses. Siempre – aseguran – con las perspectiva de realizar “acciones que se trasladen de la red digital al mundo físico”. En un futuro próximo incluirán telefonía (SMS) y , más adelante, sistemas de geoacciones “que faciliten movilizaciones de enjambre de manera distribuida”. Aprovechando el lanzamiento del #NuevoOigame la Plataforma de Afectados por la Hipoteca acaba de crear una campaña para que el Instituto de Vivienda de Madrid “no ejecute ningún desahucio más sin alternativas de habitabilidad”.

Oiga.me es una iniciativa promovida por colectivos y organizaciones sociales como la asociación aLabs, el Patio Maravillas, las cooperativas de software libre Dabne y xsto.info, Greenpeace, Attac, Facua, Ecologistas en Acción, el sindicato CGT, la Plataforma Política de Apoyo al Pueblo Saharaui, la Asociación Libre de Abogados y abogadas (ALA), o la Alternativa Antimilitarista (Movimiento de Objeción de Conciencia).

Ráfagas sobre Anonymous

“Somos Anonymous. Somos legión. No perdonamos. No olvidamos. Esperadnos”. Sin lugar a dudas, esta concatenación de frases ya ha pasado a la historia. Y la irrupción de Anonymous en el activismo global marca un antes y un después en la lucha social. La fundación alemana Konrad Adenauer Stiftung, que va a publicar un libro sobre hacktivismo global, me ha pedido un capítulo sobre Anonymous. No es el primer texto que hago sobre Anonymous y es un asunto que me interesa bastante. Me parece uno de los fenómenos más fascinantes del nuevo milenio. Por eso, he decido compartir con los lectores de este blog algunos pedacitos del texto que ya he entregado a la fundación. Lo he titulado, por cierto, Anonymous, la conexión del enjambre. El vídeo que abre esta entrada es el documental We Are Legion, The Story Of The Hacktivists. Espero que los que no conozcan el fenómeno Anonymous, tras ver el documental y leer estas ráfagas, dejen de considerarlo un grupo “terrorista” o “criminal”. Anonymous es otra cosa.

¡Marchando las ráfagas!

“Primer error: limitarse a describir Anonymous como un grupúsculo descentralizado de enmascarados que luchan por objetivos concretos. Antes de hablar de ´grupo´ hay que aclarar la etimología “anonymous”. En torno al año 2004, el término “anonymous” se popularizó en imageboards (tablones de imágenes) como 4chan.org. Los usuarios que dejaban un comentario sin identificarse aparecían como anon (forced anon según la policía). Muchas personas bromeaban, como si Anon fuese una persona”.

“Anonymous, antes que grupo o colectivo, fue una conciencia colectiva. La primera gran conciencia colectiva de la era de Internet. Un heterogéneo supra cerebro formado por miles de neuronas desconocidas entre sí con escasa o nula relación”.

“La narrativa de los mensajes de Anonymous de los últimos tiempos – solemne, apocalíptica, redonda, cinematográfica -puede llevar a engaño.El fenómeno Anonymous se fraguó con irreverencia, humor e informalidad en la Encyclopædia Dramatica, un wiki lanzado a finales del año 2004. Aquí se esconde un gran secreto sobre Anonymous. La Encyclopædia Dramatica es un wiki, una herramienta-site elaborado colectivamente que permite la creación de entradas con procesos no jerárquicos y bottom up (de abajo arriba)”

“La inteligencia colectiva en la era digital es en tiempo real. Cientos, miles, millones de personas conectadas simultáneamente generando superestructuras, flujos, acciones y conciencias nunca vistas. Anonymous es, tal vez, la primera forma de una identidad colectiva en tiempo real, en beta (inacabada), mutante e imprevisible de una nueva era.”

“Anonymous – supraconciencia, identidad colectiva o grupo – participó intensamente en la elaboración de las irreverentes The rules of the Internet, unas wiki-normas irónicas redactadas colectivamente. Vale la pena leer con calma estas leyes de Internet para identificar algunas de las señas identidad de lo que, unos años después, el mundo conocería como grupo o colectivo Anonymous: Somos Anonymous (regla 3), Anonymous es legión (4) o el contenido original es original apenas unos segundos antes de hacerse viejo (21). También están presentes el descontento con el mundo (416. I CAN GET NO… SATISFACTION!), la desconfianza de las explicaciones oficiales (42.5. Nada es sagrado. 2012. La ciencia no existe. Dios no existe. Sólo Chuck Norris existe) o el pesimismo (413. El mundo acabará con una tormenta de meteoritos)”.

“Las “unofficial official rules of the Internet” son el fruto de lo que Steven Johnson denomina un sistema complejo, término que popularizó en su libro Emergencia. Lo que tienen en común hormigas, neuronas, ciudades y software (2001). La entrada de Wikipedia de ‘sistema complejo’ definiría bastante bien la comunidad que fraguó las ‘unofficinal rules’ y por extensión Anonymous:

Un sistema complejo está compuesto por varias partes interconectadas o entrelazadas cuyos vínculos crean información adicional no visible antes por el observador. Como resultado de las interacciones entre elementos, surgen propiedades nuevas que no pueden explicarse a partir de las propiedades de los elementos aislados. Dichas propiedades se denominan propiedades emergentes”.

“Pero para comprender del todo el nuevo paradigma de este sistema autogobernado que entendemos como Anonymous tenemos que leer a su vez la definición de Wikipedia de ‘sistema emergente’, también popularizada por Steven Johnson:

“Sistemas emergentes son sistemas complejos de adaptación que despliegan comportamientos emergentes. Se caracterizan por resolver problemas, al menos en apariencia, espontáneamente; es decir, sin recurrir a una inteligencia de tipo centralizado o jerarquizado (descendente), sino de forma ascendente, desde la base, a partir de masas de elementos relativamente no inteligentes”.

Imagen extraída del álbum de Raincoster de Flickr. Licencia Creative Commons

“Los miembros de Anonymous insisten en una definición que el periodista estadounidense Chris Landers hizo en abril de 2008: “Anonymous es un grupo, en el sentido de que una bandada de aves es un grupo. ¿Por qué sabes que son un grupo? Porque viajan en la misma dirección. En un momento dado, más aves podrían unirse, irse o cambiar completamente de rumbo”

“Y aquí llegamos a un concepto clave para entender Anonymous, el hacktivismo y la nueva era de multitudes conectadas: el enjambre. (…) Por primera vez, la palabra enjambre se aplicaba a algo diferente. Kevin Kelly enredó el término/concepto de enjambre con las redes, los sistemas complejos o los viviosistemas. Y llegó a algunas conclusiones interesantes para definir un nuevo tipo de sociedad conectada:

Organizacionalmente, está formado por muchos (miles) de miembros autónomos. Estos miembros autónomos están altamente conectados entre ellos pero no a un hub central. Como no hay centro de control, la gestión y corazón del sistema están descentralizadamente distribuidos, tal como funcionan las colmenas”.

Anonymous es un enjambre. Un enjambre distribuido. Un enjambre altamente interconectado. Un enjambre sin abeja reina. Un enjambre que se comporta con una inteligencia colectiva en tiempo real, regida por conexiones tenues y por valores éticos sólidos. Un enjambre imprevisible. 2+2=5, solía decir Kevin Kelly. More is always different. 2 nodos de Anonymous+2 nodos de Anonymous pueden ser cualquier cosa”.

“Las normas del foro Whyweprotest.net incentivan a cumplir la legalidad. Incluso hay normas claras en caso de manifestaciones en la calle: “No a la violencia, las armas, el graffiti o el vandalismo”. La irrupción de Anonymous en el escenario activista marcó un antes y un después en las luchas sociales. Tras Anonymous, la resistencia pacífica volvió a ser una tendencia en muchos países del mundo”.

“Ser anónimo es “una forma de comunicar y promover el cambio social” (…). El mercado y los gobiernos que pretenden controlar Internet no han entendido que el anonimato es una de las principales características de la era red. El anonimato abre la puerta a la existencia del enjambre, a la identidad colectiva”.

“Paradoja: la identidad individual puede estar compuesta de retazos de diferentes identidades colectivas. Y justamente porque la identidad colectiva no es totalitaria ni absoluta. El vínculo con una identidad colectiva es mucho más flexible que la militancia en un partido político o en un sindicato, que la pertenencia a una religión o a la hinchada de un equipo de fútbol. La flexibilidad es la fuerza del enjambre. El poder salir del enjambre o bando de pájaros cuando se quiera garantiza su unidad. Y otra paradoja: el anonimato genera una identidad colectiva icónica que puede llegar a ser pop. Una identidad colectiva resumida en un icono que deviene en casi-individuo”.

“Para entender las dinámicas de poder y autoridad en Anonymous debemos afrontar lo que es una de las más interesantes y socialmente vibrantes normas de Anonymous: su ética anti líder y anti-celebridad. Esta ética modula la concentración de poder. Anonymous aporta lo que Mike Wesch ha descrito como “una crítica mordaz del culto posmoderno de la celebridad, individualismo e identidad

Imagen extraída de la galería de Flickr de The G. Licencia Creative Commons

Anonymous es una idea. Aquellos que se identifican a sí mismos con Anonymous comparten una idea  común de libertad y de un mundo libre de opresión”.

“Anonymous utiliza el denominado ataque Ddos (Distributed Denial of Service), en el que muchas personas al mismo tiempo acceden desde diferentes puntos a un servidor y lo bloquean. El aplicativo más utilizado en la historia de Anonymous se llama Low Orbit Ion Canon“.

Richard Stallman, uno de los padres de Internet y fundador de la Free Software Fundation, afirmó en un artículo que Low Orbit Ion Cannon (LOIC)  es absolutamente legal: “Son lo equivalente en Internet a una manifestación en la calle”. “No son hackers (uso de astucia informática) ni crackers (invasión de sistemas de seguridad). Los cibermanifestantes de Anonymous entran por la puerta delantera de un site, que simplemente no aguanta tantas visitas”, afirma Ricchard Stallman”.

“Si en el principio era la diversión, en el final llegó la política. Si en el principio primaba lo lúdico, al final los Anonymous participaron muy activamente en la explosión del 15M en España, en la Global Revolution y en Occupy Wall Street.
Casi todos los Anonymous abrazan las banderas de la transparencia, la libertad de expresión y la libertad de Internet“.

“¿Qué mueve a Anonymous? ¿Qué rige su comportamiento? Diálogo plano, sin jerarquías, espontáneo, descentralizado, autónomo, colectivo. Transparencia. Libertad. Ideas compartidas que se expanden a un ritmo de vértigo”.

“El nacimiento de LocalLeaks, un site para incitar la transparencia inspirado en Wikileaks, fundado por People´s Liberation Front y apoyado por Anonymous, insinúa nuevas e imprevisibles mutaciones de aquellos jóvenes que creían más en Chuck Norris que en Dios”.

“¿Pero por qué el poder fáctico asocia automáticamente a Anonymous con hackers, crackers o incluso los define como ciberterroristas? ¿Por qué cuando la policía española detuvo en 2011 a tres miembros de Anomymous en Barcelona, Alicante y Almería aseguraron haber desactivado a la cúpula del movimiento? Por un lado, por desconocimiento de Las reglas de Internet, de aquel “vasto universo paralelo”, de sus ideales y de sus conceptos. Pero quizá sea el miedo al último giro político de Anonymous lo que desconcierte y amedrente al mismo tiempo al poder”.

“Quizá Anonymous, para subsistir fiel a su espíritu, apenas tenga que tener cuidado de sus propias “unofficioal official” rules of The Internet: “Todo lo que puede ser etiquetado puede ser odiado (18)”. Aunque si se llega a ese punto, si Anonymous empieza a funcionar como una marca o colectivo clásico, quizá apenas haga falta aplicar la ley 11 (Es el final del mundo). Y entonces baste con volver a empezar todo de nuevo. Tras el ‘Somos Anonymous, somos legión’, apenas tenemos una certeza: en la era red 2+2 nunca es igual a cuatro”.

Agora99: las redes tecnopolíticas globales se encuentran en Madrid

Las redes de Europa y el Mediterráneo se funden a partir de hoy en Madrid. Tras varios meses de debate, las redes tecnopolíticas que están reconfigurando la sociedad se encontrarán en Agora99, un evento/proceso independiente. Hasta el próximo domingo, esta iniciativa que nació en las jornadas europeas “Blockupy” que tuvieron lugar en la ciudad de Frankfurt del 17 al 20 de mayo, debatirá sobre deuda, democracia y derechos. Sin embargo, Agora99 tiene un objetivo: ser un encuentro práctico de intercambio de conocimientos. Por eso, habrá muchos talleres. El 15M, gran referencia tecnopolítica global y uno de los grandes movimientos P2P de masas según el prestigioso pensador belga Michel Bauwens, es el gran protagonista. El movimiento abrirá su código, compartirá metodologías, herramentientas y experiencias. El programa completo, aquí.

El site del encuentro lanza algunas preguntas al aire, que considero interesante compartir:  “¿Qué compone ese espacio para el 99%? ¿Qué hizo que millones de personas se sintieran afectadas profundamente por lo que estaba sucediendo en Egipto, en Túnez, en Portugal, en la plaza Syntagma de Grecia, en Wall Street, en Chile y México y en muchos más lugares en el mundo? ¿Cómo funciona la estructura política de nuevo tipo tras el estallido de la primavera árabe, Islandia, Grecia, tras el 15 de Mayo en el Estado español? Más importante aún, ¿cómo seguimos?”. Un imaginario que será trabajado: #DemocraciaenRed a la vista.

99agora es una iniciativa autogestionada. Hay cosas que el dinero no puede comprar. Para todo lo demás, esa crisis llamada estafa.

Una microficción para el #GlobalNoise

El sistema económico global colapsó en octubre de 2012 cuando nadie lo esperaba. Muchos años después, las investigaciones de la CIA apuntaron a un vídeo de You Tube como origen del bloqueo. El vídeo, titulado Cómo hackear pantallas en Times Square, mostraba a un ciudadano que conseguía hackear las pantallas de Times Square de Nueva York con un simple teléfono móvil. Gracias a un plug in y a un transmisor, bastaba grabar un vídeo y apuntar con el teléfono móvil para que los anuncios publicitarios de las pantallas fuesen sustituídos por un vídeo concreto. La investigación desveló cómo dicha acción fue vinculada en redes sociales, sobre todo en Twitter, al día de acción global #GlobalNoise. El vídeo se convirtió en un meme global, en una red de acciones distribuidas jamás vista.

El 13 de octubre (#13O), millones de personas salieron a la calle en todos los continentes para protestar contra la deuda ilegítima que sufrían varios Estados y, por extensión, millones de ciudadanos. El plan inicial era simple: hacer ruido, caceroladas. Los grandes medios, como era previsible, no se hicieron eco. El ruido no sonaba. Pero el vídeo de You Tube inspiró una nueva oleada de microacciones conectadas. Millones de pantallas con anuncios publicitarios de todo el mundo fueron hackeadas. La cacerolada, repetida-multiplicada hasta la saciedad, fue invadiendo pantallas. Las imágenes, un imprevisible cañonazo cognitivo, sembraron pavor entre las élites. E inspiraron al enjambre del 99%. Las imágenes no cesaron. Todo lo contrario: aumentaron en número. Parecía que habían substituído al mundo. El lunes 15 de octubre, las principales bolsas abrieron en estado de shock. El colectivo hacktivista RYBN lanzó un bot anti-especulador, el ADM9, que atacó directamente a quienes se beneficiaban de los intereses de las deudas de los Estados.

El cuerpo técnico de las bolsas que gobernaban el planeta no tardó en huir. Las pantallas de los círculos económicos no dejaban de emitir las imágenes del continuum cacerolada. Los ciudadanos ocuparon las bolsas y los congresos. No tardaron en caer gobiernos. Primero, el de España. Luego, la Unión Europa. Cuando cayó el Suiza – junto con sus cavernas de dinero lavado y sucio – el resto del mundo se desplomó. En medio del caos, la inteligencia colectiva encontró un camino: un transición hacia un planeta compuesto por micronaciones en red. La activista y política islandesa Birgitta Jónsdóttir fue nombrada la ‘unofficinal official speaker’ temporal para conducir el planeta hacia la nueva wiki-era. La primera medida, tomada por consenso entre millones de asambleas, fue la confiscación de todos los fondos de los paraísos fiscales para crear un nuevo fondo de economía colaborativa global.

(continuará…)

Una cobertura de flujos del #29S

El pasado día 25 publiqué una entrada titulada ‘Tuits’ clave para entender el #25S, una selección de tuits sobre la acción Rodea el congreso. Tuvo muchos lectores y circuló por todo el mundo. Me supo a poco la fórmula. Hoy voy a realizar una cobertura en tiempo real de los tuits que surjan alrededor del #29S. Iré actualizando en tiempo real hasta que considere necesario. El flujo de tuits es tan grande que creo que es necesaria una mirada detallada y reposada de lo que vaya sucediendo.

El Gobierno de Mariano Rajoy ha prohibido la instalación de equipos de televisión en la madrileña plaza de Neptuno. Los periodistas somos más necesarios que nunca. Los ciudadanos, con sus streamings y documentación multimedia, son los pilares de la libertad de expresión. Cuando una democracia empieza a parecerse a una dictadura, uno encuentra energías para trabajar en su día libre, señor Rajoy. Tras la intolerable represión a ciudadanos y periodistas del pasado #25S, tras la arbitraridad de las detenciones y los malos tratos a los detenidos, el mundo merece conocer la deriva autoritaria del gobierno del Partido Popular.

 

 

 

Tuits clave para entender el #25S

“Este paternalista y anticuado intento de modelar la opinión pública frente a la realidad parece indicar que, como muchos comentaristas locales han observado, la administración española está operando como si Internet no existiese”. Esta frase, incluida en un texto de The Guardian publicado ayer antes de que se rodease el congreso de España resume todo a la perfección. La ciudadanía consigue que #25S, #RodeaElCongreso y el nuevo proceso constituyente sean tendencia en todo el mundo y el Gobierno de Mariano Rajoy niega la realidad. Esta entrada podría ser infinita.Voy a destacar algunos tuits de la jornada para que queden en forma de memoria-flujo. El orden cronológico, como suele suceder en Twitter, no es estrictamente cronológico. Es muy posible que mañana actualice la entrada.