15M: Hacia una democracia en tiempo real

Imagen captada del mapa de la #Spanish Revolution en Twitter de @Manuelalucas_

*Una versión reducida de este texto se ha publicado hoy en inglés en Open Democracy.

Durante la explosión del movimiento 15M, en mayo de 2011, cuando las plazas de España se llenaron de ‘indignados’ se produjo una innovación tecnológica que pasó casi desapercibida: el Tweetómetro Yes We Camp. El colectivo Platoniq, especialista en tecnologías del procomún, ideó esta herramienta que fusionaba la participación de las plazas e Internet. Cualquier internauta podía votar vía Twitter las propuestas políticas discutidas en las asambleas ciudadanas de las plazas. Bastasta tuitear (Sí) o (No) junto a un hashtag de Twitter para participar en la votación. El Tweetómetro escondía dos intuiciones poderosas sobre el futuro de la democracia:

1)   La participacion política puede regirse también por el real time que gobierna las redes sociales.

2)   El espacio público puede ser una versión revisitada, más participativa y abierta, de las polis griegas. Las redes de ciudadanos pueden coordinar parcelas de poder cedidas por las instituciones en estas nuevas P2Polis.

Un año después de la Spanish Revolution, la lectura macro política de España es engañosa. El ultra conservador Partido Popular (PP) arrasó en las elecciones municipales del 22 de mayo de 2011. Lo mismo sucedió en las elecciones generales del pasado 20 de noviembre. El PP consiguió el mejor resultado de su historia. Sin embargo, apenas 1 de cada 3 españoles votó a dicho partido. La vetusta ley electoral quedó al desnudo. Y la escasa motivación de los jóvenes por los partidos (elevadísima abstención) chocaba con la intensa participación política de los mismos en las plazas. ¿Qué reveló la explosión colectiva y participativa del movimiento 15M?

Primero, que la topología de red distribuida de Paul Barán es un poderoso cóctel político. El 15M se convirtió en un temido lobby ciudadano que está en todas y en ninguna parte al mismo tiempo.  No sólo está consiguiendo marcar la agenda mediática – consigue Trending Topic en Twitter habitualmente –  sino que ha forzado al poco dialogante PP a presentar una Ley de Transparencia. Más interesante todavía es que el 15M, reconstruyendo vínculos ciudadanos, ha convertido a España en uno de los países más próximos a la sociedad P2P que preconiza Jochai Benkler en The Wealth of Networks. Mientras el desempleo sigue creciendo  (24,1%), a la luz del 15M está surgiendo iniciativas como Goteo (crowdfunding para el procomún), Nockin (búsqueda de servicios  P2P), Kune (una plataforma colaborativa), No-Ma-des (una red de empleo paralela al sistema del gobierno) o Nolotiro (red de reciclaje de objetos).

Aunque quizá lo más interesante sea la descentralización de las acampadas. Toma los barrios ha creado una red de asambleas locales vinculadas a asambleas temáticas. Estas asambleas populares – redes políticas en el espacio público – tienen un fuerte poder de convocatoria. Y crean opinión. Además, el 15M está transformando la inteligencia colectiva  de Pierre Levy en una acción colectiva en tiempo real. Los proyectos StopDeshaucios (que frenan los desalojos de familias que no pueden pagar al banco con presión popular) o las Brigadas Ciudadanas (vecinos protegiendo a inmigrantes ante el acoso policial) muestran que un hashtag de Twitter puede ser una nueva ágora griega. Que la sociedad puede ser un Big Brother ético y ciudadano de políticos bajo vigilancia.

El espacio Campo de la Cebada – un mercado de Madrid cuyas obras fueron paradas por la crisis – es uno de los grandes prototipos político del 15M. Los ciudadanos conviven en el espacio, buscan soluciones a problemas, crean proyectos. El Campo de la Cebada, apenos uno de los muchos espacios urbanos gestionados por redes ciudadanas,muestra un nuevo camino: la democracia en red. Una democracia distribuida, híbrida (territorio+Internet), en tiempo real. Una nueva democracia donde el Estado – como sostiene Michel Bauwens de la P2P Foundation  – apenas es un marco que garantiza el intercambio libre entre los ciudadanos.

Este texto forma parte del proyecto #GuerraNarrativa

Mi web: bernardogutierrez.es Dirijo la consultora futuramedia.net En Twitter soy @bernardosampa

Anuncios