Las mutaciones de #OccupyWallStreet (feliz cumpleaños)

Hace exactamente un año publiqué en mi blog personal la entrada Occupy Wall Street, toma la bolsa. Me llamaba mucho la atención entonces que los grandes medios de comunicación estuviesen ignorando el fenómeno emergente, movimiento o acción Occupy Wall Street. “Supongo que los medios están esperando a que ocurra la noticia, para después llegar más tarde que Twitter”, escribí entonces. Las expectativas, tras la inercia global del 15M español, eran altas. Altísimas. La conexión global cristalizó el pasado 15 de octubre, en el ya mítico 15O, gracias a la visión universal de aquella Acampada Sol que trastocó el activismo global y gracias al empujón de Occupy Wall Street.

La revista canadiense Adbusters, de donde partió la iniciativa de Occupy Wall Street, ha publicado un texto especial para  el primera aniversario, para este #s17 que promete ser caliente. En el texto s17 anniversay, where do we stand? Adbusters reflexiona sobre el último año de insurreciones globales en red. Mencionan las protestas estudiantiles de Quebec o Chile, las prácticas poscapitalistas que se están fraguando en España, el fenómeno Free Pussy Riot o las protestas contra la corrupción de la India. Pero Adbusters no se queda en la nostalgia, porque “nuestras metas son más profundas” y “nuestros sueños más salvajes”. Y nos regala un bello imaginario poético para las próximas luchas. Ellos ven un camino llamado Blue-green-black hybrid politics.  Traduzco libremente, recortando un poco.

En el frente azul, erradicamos el virus comercial que infecta nuestra cultura. Liberamos el flujo de la información, premiamos a los leakers (los que colectivizan cables informativos), protegemos el anonimato y rompemos los monopolios de los medios con ‘hacks’ escandalosamente creativos.

En el profundo frente verde, nos encaminamos haca una decisiva victoria de la lucha ambiental.  Institucionalizamos un acuerdo internacional sobre el cambio climático y perseguimos una agenda global de decrecimiento basada en la tasa Robin Hood.

En el frente negro, restauramos el dominio de las personas sobre las corporaciones con todos los medios no violentos necesarios: desatamos una visceral ola de jams, guerras de memes e intervenciones culturales contra la adinerada élite, los defraudadores fiscales y contra los sobornados por políticos y corporaciones que controlan nuestras ciudades. Queremos acabar con las corporaciones criminales como Goldman Sachs, Exxon, Pfizer, Monsanto, Philip Morris y otras que han roto la confianza pública.

No quiero hacer un post de análisis. Sigo de cerca a teóricos de esta global revolution. Pasé, incluso, por el Zuccotti park de Nueva York durante la ocupación de Occupy Wall Street. Pero me parece más importante destacar los procesos que están en marcha. Las actividades de esta semana de movilización global que arranca mañana se encuentra en la página de #S17. Me gustan dos de las mutaciones de Occupy Wall Street. Por un lado, Occupy Monsanto, que ha declarado la guerra a la multinacional agrotóxica Monsanto (aquí un documental El mundo según Monsanto, sobre esta maquiavélica corporación). Por otro, People´s Wall, una tierna iniciativa para rodear con un cordón humano Wall Street. Una acción que anticipa al #RodeaelCongreso de España del próximo 25 de septiembre (#25s), algo que ya ocurrió el sábado en Lisboa, por cierto.

Os dejo con un tweet mío que contiene algunas de las etiquetas calientes de los próximos días.

#S17 #99zone #eduzone #debtzone #ecozone #OccupyMonsanto Algunos hashtags del cumpleañitos de #OccupyWallStreet para llegar juntas al #25S

 

Anuncios